Oracle vs Google, comienza la batalla

23 de abril de 2012. Un jurado popular y 75 abogados se reúnen en la corte del distrito californiano presidido por el juez William Aslup. De un lado, Oracle. La firma de Larry Ellison demanda a otro gigante de Silicon Valley. Del otro, Google, el titán de internet se juega una demanda de miles de millones de dólares. Podría ser una novela de John Grisham de los años noventa. No lo es. El mayor juicio entre tecnológicas de las últimas dos décadas está en marcha.

 

La cuestión es sencilla. El ejército de abogados de ambas multinacionales tendrá que demostrar si los de Larry Page han usado sin permiso patentes de Oracle para programar su sistema operativo Android, el más extendido entre los dispositivos móviles y el que más rápido crece en todo el planeta.

 

Pero esto es sólo la punta del iceberg. Lo más importante es saber si Java, el lenguaje de programación desarrollado en los 90 por Sun Microsystems y ahora propiedad de los de Redwood Shores, puede estar sujeto a las leyes de copyright. Los del buscador intentarán exponer al jurado que colocar la «c» en este lenguaje de programación es como hacerlo en el castellano o el inglés y hubiera que pagar cada vez que habláramos. Imposible.

 

Una de las cosas más curiosas de este litigio es, precisamente, el jurado popular. Si en las causas «el pueblo contra una empresa» sí son habituales, en las pugnas entre tecnológicas no. El motivo es sencillo, normalmente estos enfrentamientos suelen resolverse extrajudicialmente con acuerdos multimillonarios. Esta vez, sin embargo, no ha habido acuerdo posible. Por eso, un puñado de ciudadanos californianos ha tenido que ver durante horas vídeos sobre lenguaje de programación, el origen de Java y para qué sirve.

 

Precisamente éste es el órdago que Larry Ellison le ha planteado a los de Mountain View. Acostumbrado al «todo o nada», ya ha ganado dos importantes litigios -de temáticas muy diferentes- con jurados recientemente. El primero, al ayuntamiento de la ciudad de San José, que le prohibía usar su avión por la noche. El segundo hizo que la alemana SAP (otra de las empresas punteras en software) tuviera que pagar casi 100 millones de dólares en minutas para sus abogados.

 

El litigio entre ambas compañías tiene su origen con la compra de Sun Microsystems, en quiebra, en 2010 por 6.000 millones de dólares. El principal valor de la firma no eran sus geniales hardwares (desde ordenadores hasta reproductores de MP3) sino su enorme cartera de patentes -que crecía cada año desde 1982- y, sobre todo, el lenguaje Java.

 

A partir de entonces las demandas han sido frecuentes -todavía hay pendientes otras tres-. Esta vez Oracle reclamaba a Google la vulneración de siete patentes: cinco han sido desestimadas, la sexta expira este año… y la séptima es referida a «la joya de la corona». Google le ofreció 2,8 millones de dólares por su uso. Oracle exige más de 1.000.

 

Si Ellison se sale con la suya y consigue proteger Java el problema no sólo sería le enorme indemnización a la que se enfrentaría Google, sino también el cambio de perspectiva en el mundo de la programación donde gran parte de los lenguajes nacen de Java.

Publicado por

Gaizka Manero López

Nacido en 1982 en Portugalete, Bizkaia, soy doctor en "Periodismo, Comunicación y Memoria en la era digital" por la Universidad del País Vasco.

2 comentarios en «Oracle vs Google, comienza la batalla»

  1. Oracle es una empresa de prestigio.

    Colaboré con una empresa americana con clientes en todo el mundo que fue a bankruptcy hace unos meses y que tenía a Oracle entre sus clientes.

    Pues bien, antes de hacer la liquidación cancelaron todos los contratos con sus clientes excepto con Oracle en ME, cuyo negocio traspassaron a otra companía (sin dar cuenta al liquidador, lo que por razonaes que no vienen al caso me gustaría poder demostrar).

    Es decir, que se quedaron solo con Oracle, quien a su vez les provee de programas a muchos de sus clientes ( a los mejores).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.