Samsung Galaxy, todo al tres

Que Samsung es un gigante de la electrónica de consumo es algo que no sorprende a nadie. Que se ha convertido en el dominador absoluto del mercado de telefonía gracias a su enorme gama de productos y a la gran acogida que estos tienen en todos los países donde están presentes, tampoco. Que la familia Galaxy es la única que ha conseguido hacer frente -con mucho éxito- a los emblemáticos iPhone de Apple es una realidad. Ahora, sin embargo, algo ha cambiado. Los coreanos parecen tomar como ejemplo a los estrategas de Cupertino para lanzar su último producto, el espectacular Galaxy SIII.

 

Lo primero que llama la atención del nuevo terminal es todo el ruido mediático que ha generado -casi tanto como el de cualquier dispositivo con una manzana mordida-. Los 2.000 invitados presentes en el lanzamiento supieron además, de primera mano, que la multinacional asiática va a crear una red de minitiendas por todo el mundo para vender sus móviles y sus accesorios -esto también nos suena-. Otra de las curiosidades del lanzamiento es el distanciamiento de los coreanos de Google, su gran aliado y el compañero de viaje sin el que no podrían haber llegado a la cima del negocio.

 

Parece que en Seúl se preparan para que los de Larry Page anuncien su vuelco con Motorola -es de suponer que más pronto que tarde comenzará a ser el fabricante favorito de los de Mountain View después de lo que pagaron hace unos meses por comprarlo-. La única referencia es que el nuevo dispositivo trabaja con Ice Cream Sandwich. Nada más. Hasta el interfaz lo han personalizado por completo.

 

Los recordatorios a los californianos -de Apple se acordaron mucho- vinieron de la mano de la presentación de algunos de los accesorios “oficiales” como son la carcasa con activación automática del terminal y, sobre todo, del sistema de reconocimiento por voz.

 

Es como Siri, parece Siri y no lo ocultan (por qué si tanto éxito ha tenido). Sin embargo, esta vez la copia supera al original en un aspecto: entiende más idiomas. Entre ellos el castellano. Por lo demás, el funcionamiento es muy parecido. Permite enviar correos electrónicos, mensajes, añadir citas al calendario, buscar en internet -Google, cómo no-. S Voice es un gran salto adelante que hará que los de Cupertino tengan que ponerse las pilas para mejorar su sistema.

 

En cuanto a las características del terminal destaca su potentísimo procesador de cuatro núcleos que mueve rápidamente su cámara HD con disparador sin demora; permite visionar imágenes maravillosas en su pantalla HD Super AMOLED de 4,8 pulgadas y hace que el sistema operativo parezca casi tan liviano como iOS.

 

Respecto al envoltorio, pesa 133 gramos. Muy poco para todo lo que equipa. Además, hace un guiño a la primera versión del Galaxy S con una forma ligeramente redondeada por detrás donde, eso sí, sobra el plástico que da sensación de poca calidad. Un Galaxy S Plus pinta mucho mejor por mucho menos precio.

 

Otra de las novedades que agradecerán todos aquellos que se animen a leer revistas y libros en el terminal -su generosa pantalla no llega a la del Galaxy Note pero permite leer un buen rato sin fatigarnos- es el SmartStay. El sistema, basado en el eye tracking emplea la cámara frontal para detectar los movimientos de nuestros ojos y pasar de hoja automáticamente cuando sepa que estamos en la parte inferior de la página… o desplazará la barra lateral en una página web mientras la leemos.

 

En cuanto a la conectividad -uno de los puntos fuertes de los Samsung frente al iPhone- los coreanos han añadido a la compatibilidad LTE el sistema AllShare Play que, vía WiFi o conexión DLNA, nos permite acceder a archivos o contenidos remotos. Para mejorarlo -y a falta de un sistema como iCloud o el futuro servicio de LG- la empresa nos regala 50 gigas en Dropbox durante los dos primeros años del terminal. Mucho más que suficiente para jugar con fotos, textos y archivos.

 

En general se trata de un terminal potente que se vuelve a erigir como estrella indiscutible de los Android y como el único capaz de plantarle cara al iPhone. Muy por encima de los Lumia de Nokia y a años luz de cualquier BlackBerry del momento -veremos BlackBerry 10 que puede hacer para recortar distancias-. Por cierto, por primera vez no habrá que esperar una eternidad para hacerse con uno, el 29 de mayo comenzará a comercializarse en el Estado. Bien por Samsung. ¡Qué ganas de que se presente el iPhone 5!

Publicado por

Gaizka Manero López

Nacido en 1982 en Portugalete, Bizkaia, soy doctor en "Periodismo, Comunicación y Memoria en la era digital" por la Universidad del País Vasco.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *