Google, semana negra (I)

Hay días (en este caso semanas) que es mejor no levantarse de la cama. Eso es precisamente lo que ha debido pensar Larry Page, máximo responsable de Google, al ver el giro de los acontecimientos que han tomado la pugna con Oracle y la nueva denuncia que han sufrido ante la Agencia de Protección de Datos. Una mala época en la que todos parecen olvidarse del famoso «Don´t be evil».


La sorpresa saltó hace unos pocos días. El pasado día 7 varios medios de comunicación se hacían eco de la denuncia que el bufete ePrivacidad había presentado contra el gigante de internet. El objetivo de la querella -según la propia firma de abogados- era doble: «que se sancione a Google por la captación que hizo en el pasado de imágenes de ciudadanos españoles y le prohíba continuar realizando esta actividad en su servicio StreetView» y, por otro lado, «que la Agencia de Protección de Datos explique por qué da permiso al buscador para llevar a cabo esta actividad cuando no se lo permite a otros ciudadanos o empresas».


No es la primera vez que el servicio de geolocalización de la empresa de Mountain View se encuentra con problemas en el Viejo Continente. En agosto del año pasado ya tuvo problemas en Bélgica por la captación de señales WiFi así como de imágenes de viviendas privadas y en Alemania y Francia ha tenido que afrontar multas, retirada de imágenes o intentos de cierre (este es el caso de Suiza).


Los coches de StreetView suelen recorrer las calles de casi todo el mundo periódicamente con el fin de actualizar las imágenes y rutas que seleccionamos en el servicio Google Maps (para mi imprescindibles, por cierto). A partir de toda esta presión (privada, popular y judicial) el titán de las nuevas tecnologías se ha comprometido ha no captar datos, a difuminar rostros y a «eliminar del mapa» a quien lo solicite por escrito. Sin embargo, parece que no es suficiente.


Ante las suspicacias que este proceso -del que nos beneficiamos todos cada vez que cargamos una ruta en internet o en nuestro dispositivo iOS o Android- pueden provocar el bufete especializado en materia digital ha pedido a la Agencia que vele por el cumplimiento de la legalidad que impide rotundamente la captación de ningún dato sin el consentimiento de los afectados.


En la noticia referida a este tema en El País explican que, curiosamente, la legalidad es implacable en esta materia con las personas privadas: un joven fue multado en 2008 con 600 euros por intentar captar una imagen de su vecina desde su balcón y una abuela tuvo que pagar la misma cantidad por poner una cámara en la parte exterior de su vivienda para averiguar quiénes eran los gamberros que escupían y pintaban su puerta.


La Agencia explica que la clave para estas diferencias es la finalidad de las imágenes. En el caso de Google se pretende reconstruir un callejero virtual de interés público mientras que en los dos casos antes citados se busca localizar a un privado en particular para el interés de una única persona. ePrivacidad, por su parte discrepa y afirma que el derecho a la imagen propia es un derecho fundamental y que, por tanto, ha de quedar igualmente protegido en ambos casos.


Parece que Street View, uno de los mejores y más demandados productos que actualmente ofrece la empresa de Silicon Valley está condenada a ganarse el respeto de todos… y a respetarnos a todos nosotros. Hay cosas de las que ni la tecnología puede escapar.

Publicado por

Gaizka Manero López

Nacido en 1982 en Portugalete, Bizkaia, soy doctor en "Periodismo, Comunicación y Memoria en la era digital" por la Universidad del País Vasco.

4 comentarios en «Google, semana negra (I)»

  1. Gaizka,

    Qué opinas del nuevo coche con conductor de software que ya ha recibido la homologación en un Estado del oeste de USA? Es la solución definitiva para quienes derestamos conducir. Ir en tu propio coche y no hacer nada.

    Supongo que estás preparando algo sobre este tema que combina tan bien los dos temas estrella de tu Blog, TI y coches.

    Lo malo es que hay que irse de momento a vivir a Arizona para ello, y no se puede estar sin papeles.

    La pregunta es, qué pasa cuando sales del límite de Arizona y entras en Colorado y no te da tiempo a cambiarte de asiento si estás en el trasero y tomar el volante antes de la primera curva? Se para el coche antes y se dirige al arcén?

    1. El pasado miércoles 25 de abril tocamos un poco ese tema. De momento he intentado recabar información sobre el proyecto y las posibilidades que hay de que se haga realidad y la verdad, todavía falta bastante tiempo para que veamos a los primos de KITT rodar por las carreteras. Me parece algo impresionante y que demuestra las grandes posibilidades que tienen las sinergias entre estos dos mundos (como bien indicas). No obstante, para los que nos gusta conducir -para mi es un gran momento de evasión y disfrute- es una «tragedia». Supongo que tendrá su aplicación en el transporte público -de un modo muy similar al de los metros y los trenes «automatizados»-.

      Respecto al cambio de Estado, si tenemos en cuenta que usa la tecnología de geolocalización de Google y que la empresa de Mountain View «controla» perfectamente toda Norteamérica, supongo que una versión definitiva no tendría tal problema. De momento, sigue en pruebas.

      Muchas gracias por aportar temas al blog. Eres siempre de lo más útil.

  2. S vivias don yo lo hago entenderías por qué no me gusta conducir. Entiéndeme, me gusta conducir siempre y cuando no haya otros conductores, pero el problema es que hay otros conductores, y solo el nuevo coche-helicóptero aún en pruevas y sin homologar, que te permite evitarlos ocasionalmente, podría hacer que me gustara conducir.

    Por contra en Arizona seguramente sí me gustaría conducir, porque allí hay más espacio y los conductores no se meten con los demás -no es una coincidencia que Google haya pedido y conseguido la homologación de su Prius inteligente en ese Estado, y no en Michigan, claro-, aunque pueda haber alguna excepción como la que nos exhibió Spielberg en aquel telefilme de los ’70 rodado en alguna carretera de Arizona, Utah, Nevada o esa zona:

    http://www.youtube.com/watch?v=1003em-pDM8&feature=youtube_gdata_player

    Si he de encontrarme con ese camión en Arizona, prefiero ir en moto de cross.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.