Comercio electrónico, la tabla de salvación

En plena crisis económica, con los peores augurios sobre decrecimiento y recesión cumpliéndose y con un diagnóstico que muestra que la economía estatal pasa por uno de sus momentos más duros desde 2008 (año en el que comenzó este calvario), el comercio electrónico vuelve a demostrar una solvencia sorprendente y un crecimiento envidiable. ¿Cuál es su secreto?

 

Durante el primer trimestre del año 2012 la facturación de las compraventas vía internet batió su propio récord y crecieron un 19,3% hasta llegar a los 2.452,6 millones de euros. En cuanto al número de transacciones que se llevaron a cabo durante el periodo, éstas superaron 36,7 millones o, lo que es lo mismo, un 21,5% más que en 2011.

 

Según los analistas, una mayor confianza en la seguridad de estas operaciones unido a un incremento exponencial en el número de accesos -aunque las conexiones desde dispositivos de sobremesa están «estancadas», las conexiones de alta velocidad desde equipos móviles se han multiplicado- han sido claves en unas cifras ajenas al resto del sector tradicional.

 

Por sectores, las agencias de viajes y los operadores turísticos han sido los más beneficiados con una subida del 12,7%. Las aerolíneas, por su parte se quedaron en segundo lugar con un 12% más de operaciones de compraventa.

 

Por volumen de negocio, el marketing directo (un 7,2% más); el transporte terrestre de pasajeros (5,4%); los juegos de azar y apuestas (4,5%); los espectáculos artísticos y deportivos (4,1%) y la ropa (3,1%) han sido los más beneficiados. En este último punto parece que el desembarco de las tiendas online del gigante textil Inditex ha sido definitivo para el conjunto del mercado minorista.

 

En cuanto a los mercados preferidos de los compradores, las operaciones en el extranjero superaron por primera vez los 1.000 millones de euros gracias a una subida del 17,1% mientras que el nacional también supero la cifra y aglutinó el 41,7% de la facturación global con 14,2 millones de operaciones realizadas.

 

Si tenemos en cuenta el origen -no el país donde se realiza la transacción- de las páginas, las españolas siguieron siendo las favoritas y se quedaron con un 55,8% del pastel: 1.368,9 millones de euros. Sin embargo, la balanza comercial del comercio electrónico sigue siendo negativa. Si comparamos lo que los españoles compran en el extranjero con lo que los foráneos compran en el Estado, el bagaje es negativo en casi 740 millones de euros. La tendencia, además, parece ser cada vez más acentuada gracias al atractivo de los precios -y de los portes- de otros mercados europeos y, sobre todo, la fortaleza del euro para comprar en Estados Unidos.

Publicado por

Gaizka Manero López

Nacido en 1982 en Portugalete, Bizkaia, soy doctor en "Periodismo, Comunicación y Memoria en la era digital" por la Universidad del País Vasco.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.