Amazon, comparte tu archivo usado

Son muchos los que ven en los archivos digitales un conjunto de datos (música, cine, literatura…) faltos de alma. No envejecen. Siempre están iguales. No adquieren el olor característico de un libro usado, ni tampoco los surcos de «edad» de un vinilo. Las fotografías nunca amarillean ni redondean sus bordes y las películas siempre se disfrutan como el primer día. No cuentan una historia. Son iguales que los vaqueros que compramos en las grandes cadenas, donde la «vejez» es artificial ya que casi ninguno de esos productos sobrevivirá mucho tiempo. La mayoría acabará abandonado en la biblioteca del dispositivo cuando se pase la razón que lo hace estar de moda.

 

Sin embargo, Amazon, el mayor especialista en comercializar con cultura (sobre todo digital) ha rizado el rizo. El pasado 29 de enero patentó un método para «vender libros, música, vídeos, aplicaciones y otros objetos digitales». Ya no es necesario que nos centremos en los vendedores de productos de primera mano… igual que hacemos con los productos «físicos».

 

El problema que se plantea es que, habitualmente, los productos digitales se asocian en el momento de la compra a un perfil. Además, suelen permitir -y si no lo hacen, tampoco pueden evitarlo- realizar un número ilimitado de copias, con lo que no tiene mucho sentido acudir a un mercado de reventa.

 

Hasta el momento, ni Apple con su iTunes, ni Google con su Play, ni la propia Amazon habían propuesto nada parecido. De hecho, son muchas las empresas de ocio digital que intenta bloquear iniciativas como esta mediante, por ejemplo, el bloqueo de los contenidos si se detecta que los mismos se están utilizando en varios dispositivos diferentes. El ejemplo más claro es el de los juegos de la PlayStation o la Xbox cuyas próximas generaciones podrían incluir un sistema que detectara los discos de segunda mano para que no se pueda jugar con ellos.

 

Lo más parecido hasta ahora también está en manos de Amazon. Se trata del sistema de libros prestados de la empresa de Jeff Bezos para Kindle y sólo funciona con libros comprados para este modelo en la tienda de la compañía. Nada más. Nos permite «prestar» un libro a otro usuario del célebre libro electrónico durante un espacio de tiempo. Pero sólo eso. Pasados 14 días el libro prestado desaparece del Kindle del beneficiario y vuelve al libro electrónico del comprador. Se haya acabado o no. La compra es legal. Existen dos copias digitales al mismo tiempo -luego no hay ningún problema técnico-. Pero todo desaparece cuando pasa un periodo de tiempo con el fin de que el segundo se decida a adquirir el libro.

 

La clave de la idea de Amazon es crear un sistema de compraventa entre privados y, aunque no se diga claramente en la patente, es casi seguro que la empresa se llevaría un porcentaje de la transacción. En el momento en el que se llega al acuerdo, el archivo, sea una canción, un libro, una película o una aplicación, desaparecen del dispositivo del primer comprador para pasar al del segundo.

 

Todo esto funcionará porque, seguro, hay muchos que querrán acceder a contenidos «nuevos» que no están tan de actualidad como cuando los compró su primer propietario. Además, el early adopter verá la posibilidad de amortizar sus compras. Una especie de alquiler por el tiempo que uno desee… y cuando se «llene» el dispositivo, la cuenta o, sencillamente, no se quiera utilizar más, se podrá sacar un beneficio ya que de otro modo, el ingreso sería nulo.

 

Es casi seguro que esto no va a agradar a los creadores y distribuidores de contenidos puesto que verán como se merman sus ventas a largo plazo… salvo que Amazon esté dispuesto a compartir con ellos parte de sus ingresos por las ventas posteriores a la primera. Una vez más, la evolución digital.

Publicado por

Gaizka Manero López

Nacido en 1982 en Portugalete, Bizkaia, soy doctor en "Periodismo, Comunicación y Memoria en la era digital" por la Universidad del País Vasco.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *