Ubuntu Kylin, China se pasa al Linux

Habitualmente que una Administración Pública se decante por una versión de Linux para desarrollar un sistema operativo propio no suele ser noticia. Sin embargo, cuando el Gobierno que elige el máximo exponente de software libre es el que controla los designios del mayor mercado del planeta, el calado de la decisión puede hacer temblar los cimientos del mercado tecnológico.

 

El nuevo sistema operativo -denominado Kylin- es compatible con los caracteres chinos, funcionará en equipos móviles, ordenadores y servidores y se lanzará en abril. Para su desarrollo han contado con la colaboración de la firma de software Canonical que ya ha garantizado que en futuras versiones incorporará funcionalidades como los mapas de Baidu o la tienda online Taobao.

 

Esta decisión, que nos sorprende a nadie, es el siguiente paso después de que durante años el Gobierno de Pekín se haya esforzado sobremanera en desarrollar contenidos para plataformas operativas extranjeras -sobre todo Windows-. De este modo, crear un sistema operativo made in China les permite independizarse de los grandes gigantes estadounidenses del software, el único sector tecnológico donde la supremacía de Silicon Valley parece fuera de toda duda.

 

El lanzamiento de Kylin, que coincide con la llegada de la versión 13.04 de Ubuntu, es el resultado de seis años de adaptación del biznieto de Linux desde la gestión militar a otras áreas más «sociales» como la educación, sanidad. Nacido de la colaboración entre un programa gubernamental y la Universidad de Ciencia y Tecnología para la Defensa Nacional fue concebido desde el primer día como un programa que debía ser plenamente operativo con una amplia variedad de procesadores y ordenadores pertenecientes a diferentes estructuras del organigrama chino.

 

Así, coincidiendo con la enorme expansión que está viviendo Lenovo (el gigante chino que adquirió la estructura productiva de IBM) la Administración oriental ha llegado un acuerdo con la empresa de hardware para su implantación en su enorme mercado.

 

Como bien explica Luis S. Galán es su excepcional blog, Kylin tiene un origen muy diferente a los otros sistemas de nuestra época. No ha nacido en un garaje como Windows o Mac OS. Nos llega con varios padrinos de primera: desde la ya nombrada Canonical hasta toda la infraestructura tecnológica de Pekín.

 

El programa nace como un servicio público para que todos los usuarios chinos tengan un soporte operativo que cubra sus necesidades, entienda su idioma e idiosincrasia y añade desde suite ofimáticas (como WPS Office con Interfaz Ribbon, una suerte de KingOffice similar a Microsoft Office desarrollado a partir del también open LibreOffice -disculpadme el trabalenguas) hasta widgets fundamentales en nuestro día a día.

 

Precisamente esta filosofía de «nacido de lo gratis para los ciudadanos» hará que si triunfa en China sirva para que los defensores del software libre de todo el mundo hayan ganado una enorme batalla. Mientras, el Gobierno de Pekín sigue luchando por tecnificar su sociedad y, lo más importante, desmarcarse un poco más de la dependencia que el resto del plantea tiene de Estados Unidos. ¿Se atreverá Europa a hacer algo parecido? Debería, pero lo dudo.

Publicado por

Gaizka Manero López

Nacido en 1982 en Portugalete, Bizkaia, soy doctor en "Periodismo, Comunicación y Memoria en la era digital" por la Universidad del País Vasco.

2 comentarios sobre “Ubuntu Kylin, China se pasa al Linux”

  1. No olvidemos que el govierno chino es un represor de los derechos humanos y filtra y persigue a loas comunicaciones fuera i dentro de china.
    Tenemos que aplaudir esta iniciativa?

    1. Me temo que estamos mezclando temas que no tienen mucho que ver. Desde aquí, obviamente, rechazamos cualquier ataque de cualquier persona o institución a cualquier derecho o libertad. Pero eso no está relacionado con que apoyen la creación de un sistema operativo propio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *