Apple, la nueva caja de música

El futuro no parece estar en la telefonía tal como la conocemos ahora. Al principio nos bastaba con que sirvieran para comunicarnos con otras personas desde cualquier lugar. Luego les pedimos que sustituyeran a las cartas y telegramas. Después que nos ayudaran a organizar nuestro correo electrónico y, de paso, que fueran bonitos y sacaran fotos. Más tarde se sumó la música y, desde 2007, las aplicaciones: son navegador, giroscopio, centro musical, reproductores de vídeo, monitorizan nuestras carreras y nuestra salud y, además, les pedimos que no consuman mucha autonomía, nos avisen de todo lo que pasa en las redes sociales… y que no llenen pronto sus memorias flash.

 

Ahora que los protagonistas de esta suculenta batalla son casi sólo dos (por lo menos, en cuanto a sistemas operativos, la batalla está sólo en manos de Apple y Google) parece que están dispuestos a combatir por cada cliente. Y si Google ultima su YouTube Music en Estados Unidos, parece que la nueva hornada de dispositivos móviles de la manzana no será menos. En junio, con el nuevo iOS 7 (y el más que probable iPhone 5S) se da por hecho que la música en streaming formará parte del futuro inmediato de la empresa. La única ventaja para los de Larry Page vendría en forma de videoclips musicales en streaming.

 

Según CNet, Warner y Universal mantienen negociaciones contra reloj con la empresa dirigida por Tim Cook para acordar las condiciones de un servicio musical que funcionaría más o menos como Pandora, el servicio musical rival de Spotify y líder en Estados Unidos que permite escuchar temas según los gustos del usuario -no bajo demanda como en el caso de los europeos- y que estará conectado con la iTunes Store para que los clientes puedan comprar inmediatamente los títulos que deseen.

 

En un momento en el que los servicios de música en streaming están quitando protagonismo a las ventas de iTunes, un «iRadio» permitiría cubrir todo el espectro -el que quiere escuchar si poseer y el que quiere comprar- sin necesidad de salirse del ecosistema de la manzana.

 

Apple parece tener ganado el mercado de distribuidoras musicales. Fue la pionera con iTunes y su tienda ha remitido miles de millones de dólares a unos sellos discográficos que no pasan por un buen momento debido a la transición digital. Aún así, ninguno de estos acuerdos es válido para este nuevo formato -para Apple- puesto que en él los usuarios pagan (muy poco) por escuchar música que no llegan a descargarse. Un formato de suscripción mensual -gratuita en caso de que se soporte publicidad como ocurre en Spotify o de pago, como es habitual en cualquier cosa relacionada con la empresa reina de los micropagos- parece lo más probable.

 

Este formato, que muchos dan por hecho que trabajará con la nube a modo de la tarifa premium de los suecos y que permitiría reformular iTunes Match y tener una única cuenta para todos los dispositivos de la empresa, podría suponer otro giro a la industria en un momento en el que Spotify está pagando el alto precio de internacionalizarse (los ingresos se multiplican pero las pérdidas también) y Pandora -con 125 millones de suscriptores en Estados Unidos, Nueva Zelanda y Australia- no consigue salir del entorno angloparlante y también acumula pérdidas a buen ritmo: el último trimestre 16 millones de dólares.

 

Sea como sea (tampoco se descartan adquisiciones por parte de ninguna de las dos grandes) parece que el siguiente campo de batalla entre los dos colosos californianos tendrá como emplazamiento un escenario. Qué empiece la lucha -casi siempre ganamos los usuarios-.

Publicado por

Gaizka Manero López

Nacido en 1982 en Portugalete, Bizkaia, soy doctor en "Periodismo, Comunicación y Memoria en la era digital" por la Universidad del País Vasco.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *