iOS 7, más abierto

Como dijimos ayer, junio será el mes de iOS 7. El sistema operativo en el que Apple tiene depositadas sus esperanzas para volver a marcar terreno frente a sus rivales. El mercado le pide más capacidad de personalización, un interfaz más moderno y que vuelva a ser la fortaleza infranqueable que ha sido durante años.

 

De momento, Tim Cook, CEO de Apple, explicó en una entrevista en All Things Digital que creen mucho «en el elemento sorpresa. Creemos que a los clientes les gustan las sorpresas». No citó ninguna de esas sorpresas pero a grandes rasgos explicó que «los wearables (prendas tecnológicas para «vestir» como los relojes inteligentes) son un área madura para la explotación» por lo que cree que «habrá un montón de empresas que competirán» en este sector.

 

Aunque Cook en ningún momento habló de ningún proyecto en particular de su empresa sí dijo que están trabajando en dispositivos que sean útiles: «los wearables tienen que servir para algo». Han de ser convincentes para llegar al público. Si no, su mercado será muy reducido. Toda una declaración de intenciones sobre las gafas de Google.

 

«No hay nada que vaya a convencer a un niño que nunca ha llevado gafas, una pulsera o un reloj para que los use. Al menos yo nunca lo he visto. Así que hay un montón de cosas que resolver en este campo» para que los nuevos productos sean interesantes para todos. Y también accesibles.

 

Lo mismo ocurre con la idea que Cook tiene sobre la televisión del futuro. Va mucho más allá de su Apple TV que, aunque es el dispositivo de su clase más vendido con más de 6,5 millones comercializadas en 2012, ni se acerca al éxito de cualquier otro iDevice. Y aquí parece que podría entrar en juego una adquisición. «Apple no descarta hacer una gran adquisición si la empresa adquirida podría ayudar a Apple ha desarrollar un producto importante». En el último año, por ejemplo, los de la manzana compraron nueve empresas frente a la media histórica de seis.

 

Preguntado sobre la conferencia de desarrolladores del día 10 en San Francisco, donde se espera que llegue una nueva edición de iOS, Cook explicó que ve su sistema operativo más abierto y flexible en un futuro. La duda es si estará disponible para otros dispositivos que no sean propios -al estilo Android de Google- o si tendrá más capacidad de personalización y más compatibilidad con terceros.

 

«Apple no ha perdido frescura, sólo hay que ver las cifras de ventas, la satisfacción de los clientes en los estudios y el uso intensivo -el que más- que los clientes de Apple dan a nuestros productos», aún así, Cook mostró su «frustración» ante la pérdida sistemática del valor de las acciones de la casa. Si a eso le unimos que Apple bajó su beneficio interanual por primera vez en una década, la obra que tiene por delante Cook parece titánica. Aún así, Jobs siempre pensó que si alguien podía mantener su legado, ese era Tim. Dejemos que nos sorprenda, sólo quedan cuatro días.

Publicado por

Gaizka Manero López

Nacido en 1982 en Portugalete, Bizkaia, soy doctor en "Periodismo, Comunicación y Memoria en la era digital" por la Universidad del País Vasco.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *