Mensajería, el modo en el que cambió el mundo

Si los smartphones han cambiado de arriba a abajo nuestro comportamiento y han borrado del mapa muchos dispositivos y herramientas (mapas, cámaras de fotos, navegadores GPS…), las aplicaciones de mensajería instantánea están transformando completamente el uso principal que le damos a nuestros teléfonos. Hemos pasado del SMS -quitando letras de lugares casi imposibles- al email (cuando no queríamos pagar las tarifas abusivas de la mensajería- a programas como BlackBerry Messenger para, por fin, dar un uso masivo a aplicaciones como Whatsapp o Line.

 

Desde ellos se puede compartir todo: ubicación, fotografías, vídeos, notas de voz, URLs, canciones… tan sólo es necesario una conexión a internet algo que, por defecto, esta en el 99,9% de los teléfonos inteligentes. Su agilidad, su inmediatez (y su eficiencia para saber si el destinatario ha recibido el mensaje) los convierte en herramientas perfectas… mucho más que los correos electrónicos.

 

Su uso se ha extendido tanto que tan sólo hay 8 puntos de separación entre el uso del Whatsapp (sobre todo) y el de los mails, según el último sondeo realizado en el Estado por AIMC-EGM. Así, el aumento de la penetración de estas aplicaciones -que llega ya al 68% de los smartphones- es directamente proporcional al incremento de internet móvil, que tiene ya 25 millones de líneas activas en el mercado.

 

Precisamente el progresivo abandono del ordenador en favor de las tabletas y sobre todo los teléfonos inteligentes ha hecho que el correo electrónico, algo más difícil de utilizar en estos últimos que las apps de mensajería instantánea, ha hecho que sólo el 72% de los internatutas lo consulten a diario, el mismo nivel que en 2002. En ese año sólo accedía a internet el 20% de la población. Hoy lo hacen el 64% de los españoles.

 

Una de las principales claves de este aumento es, sin duda, haber roto la barrera de los usuarios mayores de 55 años. El 46% de los usuarios de smartphones con esa edad ya dedica más de 30 minutos diarios a consultar mensajería instantánea. Su uso, eso sí, está aún lejos de los porcentajes de los jóvenes, aunque es cierto que hay otras apps que salen beneficiadas de su entrada en el mercado: son la lectura de noticias, la consulta de la metereología o las cuentas bancarias.

 

Por cierto, las siguientes actividades de los internautas son las redes sociales (con un 58% de usuarios diarios) y la consulta de noticias -más de un 40%-. Ambas están al alza (y seguro que los agregadores de contenidos tienen mucho que ver con ello, así como la caída de la venta de las ediciones en papel de los principales medios de comunicación). El P2P, compartir archivos, ya sólo lo hacen 7 de cada 100 usuarios, 20 puntos menos que hace un lustro.

Publicado por

Gaizka Manero López

Nacido en 1982 en Portugalete, Bizkaia, soy doctor en "Periodismo, Comunicación y Memoria en la era digital" por la Universidad del País Vasco.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *