Apple, en busca de talento

Si hay una empresa a la que siempre se la pide más es a Apple. El motivo es doble: por un lado, la propia firma de Cupertino se encarga de recordarnos cada poco que no son una tecnológica, son una empresa que satisface las necesidades tecnológicas de las personas -muchas veces las crea-; por otro lado, sus fieles siempre exigimos un nivel de calidad y exclusividad que roza la alta costura por el historial de la empresa de Jobs (perdón, Cook) y sus precios.

 

Precisamente por ello, y para evitar problemas como los ocurridos con el lanzamiento de Maps o los miles de afectados -entre los que me encuentro- por el problema de WiFi de iOS 6.1.3, los de la manzana han empezado a reclutar unos cuantos ingenieros «de primera» para minimizar y eliminar los problemas que están dando las primeras unidades de su reloj inteligente.

 

Apple quiere adelantarse a Samsung y Google en el lanzamiento de un dispositivo que, sólo por la expectación que está generando, les reportará buenas ventas. Quiere que sea el complemento ideal para el iPhone y el iPad, famosos por su estabilidad… y quiere que esté en el mercado cuanto antes. Por eso, a pesar de contar desde hace meses con un grupo de personas que sólo se dedican a su desarrollo, ha decidido reforzarlo con otro grupo de ingenieros que supongan un soplo de aire fresco al concepto.

 

La empresa, al parecer ha comenzado una estrategia de contratación sin precedentes en los últimos tiempos -siempre ha habido un pacto de no agresión con ciertos fichajes en Silicon Valley- y que nos plantea la duda de si Apple quiere realizar un producto sin precedentes o, simplemente, no confía plenamente en sus ingenieros después de algunos de sus últimos resultados.

 

Así, aunque se pensaba que el iWatch llegaría en otoño, la mayoría de los rumores apuntan a principios de 2014. ¿Será demasiado tarde ante el empuje de los productos de Sony y Pebble? ¿Se adelantarán Samsung y Google? ¿Lo retrasarán a posta para saber cómo reacciona el mercado? ¿No les merece la pena ser ellos los que den el golpe de efecto y se lleven todos los flashes?

 

La clave de todo ello es sencilla. Si Apple consigue algo realmente espectacular con un valor añadido que la competencia no tenga, lanzarlo en 2014 sería una buena idea. Si no, el tiempo perdido puede colocarla, por primera vez, en el vagón de cola de un dispositivo móvil. De momento, según Financial Times, la maquinaria de Cupertino trabaja a máxima carga para lanzar un producto sin problemas, fiable y, sobre todo, muy esperado.

Publicado por

Gaizka Manero López

Nacido en 1982 en Portugalete, Bizkaia, soy doctor en "Periodismo, Comunicación y Memoria en la era digital" por la Universidad del País Vasco.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.