iOS7, una semana con la nueva Apple

Un viaje a otro país (en este caso el Reino Unido) es siempre una buena forma de poner a prueba un dispositivo tecnológico. La falta de un enchufe o la continua búsqueda de redes WiFi, así como la explotación de todos los recursos offline de un smartphone son una buena piedra de toque para un sistema operativo recién estrenado y que, aunque en líneas generales da buenas sensaciones, ha recibido críticas por fisuras en la seguridad -subsanadas rápidamente con dos actualizaciones en menos de dos semanas- y por quemar demasiada energía en los dispositivos compatibles más antiguos (iPad 2 y iPhone 4, respectivamente).

 

Comencemos, en este caso, por el final. Aunque disfruto de un iPhone 4S y no de un 4, he de decir que la autonomía del modelo se ha acortado. Es cierto que sacar más de 800 fotografías y grabar 4 vídeos -de duración respetable- en cuatro días no es el mejor modo de cuidarla pero también que, en caso de no tener cuidado con las aplicaciones que se quedan abiertas en segundo plano, el consumo se dispara. Un handicap que se puede solucionar fácilmente configurando algunas opciones como el AirDrop en modo manual y que las versiones más modernas del gadget no sufren (ni el 5S ni el 5, que comparte casi todo su hardware con el 5C).

 

Precisamente el aspecto multimedia es el más mejorado en iOS7. La cámara ha pasado de rápida a fulgurante -y eso que después de pasar un buen rato con el 5S en la Apple Store de Covent Garden todo parece lento-, la gestión de las imágenes es mucho más sencilla e intuitiva, los filtros se pueden quitar y poner con una facilidad pasmosa y las fotografías en formato 1:1 tienen más utilidad de lo que pueda parecer a priori.

 

Las funcionalidades offline, por su parte -como la geolocalización y los mapas- han mejorado ostensiblemente. Apple Maps, ahora, sí es un rival para Google Maps. No sólo nos ubica en el plano mucho más rápido, sino que es capaz de guiarnos por los rincones más recónditos de la capital británica. Tendremos que probar si también funciona en entornos más modestos como Bibao donde la practicidad de Google Maps está fuera de duda.

 

En cuanto a las nuevas aplicaciones -o a las aplicaciones que han cambiado para adaptarse a iOS7-, hay notas positivas y negativas. Mientras Flipboard ha ganado enteros (se ha rediseñado por completo para dejar en un segundo plano todo lo que nos es relevante) y Twitterrific se ha vuelto indispensable (¿cómo es posible que sea mejor que la propia aplicación de Twitter que nos bombardea de continuo con avisos poco o nada interesantes?), la nueva versión de Facebook ha perdido cualquier tipo de estabilidad. Le cuesta buscar personas y contenidos… y no aporta nada nuevo.

 

Chrome, Kindle y Soundwave son, por su parte, mucho más que recomendables. La última no sólo permite descubrir música interesante que comparten nuestros amigos y que están en boga en Spotify, iTunes o Deezer, sino que tiene puntazos como un mapa musical donde averiguar qué es lo más escuchado por barrios. En una ciudad como la capital británica es toda una experiencia.

 

En resumen, el nuevo sistema operativo no sólo supera en todo a su versión anterior (un iOS6 que más allá de renovar su interfaz necesitaba un golpe de efecto para volver a marcar distancias con Android y Windows Phone) sino que nos da una buena pista de hacia dónde van los de la manzana -la arquitectura de 64 bits va más allá de ganar velocidad en el terminal, la idea es, sin duda, poder traspasar programas de OS X a los dispositivos móviles para tener una integración completa-. Tiene fallos subsanables en las ediciones más antiguas del modelo -tener que «apagar» opciones para gastar menos batería no es de recibo aunque el equipo tenga dos años- y, sin duda, nos deja con ganas de más para el inminente lanzamiento de las nuevas tabletas.

Publicado por

Gaizka Manero López

Nacido en 1982 en Portugalete, Bizkaia, soy doctor en "Periodismo, Comunicación y Memoria en la era digital" por la Universidad del País Vasco.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *