JayBird Freedom Sprint, por y para el deporte

Hace meses que escribimos sobre diferentes opciones que tienen los deportistas -en este caso runners- para escuchar música mientras realizan sus entrenamientos. La opción de un equipo Bluetooth con enganche tras la nuca nos pareció el más indicado y uno de nuestros favoritos era el modelo Freedom Sprint de JayBird, un fabricante especializado es sistemas de audio para deportistas que, entre otros, es proveedor oficial del equipo de triatlón estadounidense.

Ahora, por fin, nos hemos hecho con unos y hemos tenido el placer de probarlos a fondo así que os dejamos el análisis de los mejores auriculares que hemos disfrutado hasta el momento. Lo primero que llama la caja -suele ser un buen síntoma de la calidad del producto- es su trabajado packaging. Una caja en formato de libro que incluye un juego de tres pares de almohadillas y tres juegos de tapones de auriculares (en tres tallas diferentes); ganchos para la sujeción externa en la oreja; un cable USB estándar para cargarlo en cualquier equipo o con un adaptador; y una elegante funda de transporte magnetizada que permitirá transportar todas las opciones en muy poco espacio.

El diseño de los auriculares (en esta segunda versión bastante más ligeros y pequeños según el propio fabricante) está pensado para la práctica de deportes activos. Desde la composición y forma del tapón (resistente al sudor y ergonómico para que se introduzca más eficazmente en el pabellón auricular sin molestar) hasta los controladores de 8 mm que ofrecen un control de audio óptimo en cualquier escenario y que bajos cálidos para eliminar la sensación de fatiga. Incluso el cable, plano, elimina la posibilidad de enredos que distraigan al deportista o le hagan sentir incómodo.

Como cualquier equipo con el sello de garantía de Apple (son unas de la referencia de la Store online de la casa a pesar de la compra de Beats), también permiten responder llamadas y controlar todas las variables del reproductor de música sin necesidad de manipular el iPhone, iPod o iPad, además de ser compatible con los servicios de voz de iOS.

Si nos ceñimos a las especificaciones del equipos se confirman las sensaciones que tenemos después de su uso: excepcional ligereza a pesar de su calidad de sonido (10 gramos); tamaño extremadamente manejable (1,3 cms de alto y fondo y 1,6 de ancho); muy buena autonomía -aunque en la web empiezan por las 250 horas en espera, nos quedamos sin duda en las 4,5 horas a pleno uso, mucho más que suficiente para un amateur-; y unas notables cualidades sonoras que incluyen un rango de frecuencia de 20 Hz a 20 kHz y una sensibilidad de 114 dB.

En su uso diario destaca la excelente conexión Bluetooth. Es cierto que funciona mejor desde el brazo derecho (es en ese auricular donde está el sistema que lo une al smartphone) pero aún así, el funcionamiento es perfecto en cualquier ambiente. Los controles están ubicados en una parte muy accesible del equipo y son fáciles de manejar. ¿Algo que pudiéramos pedirle? Una app a JayBird que nos permitiera saber el nivel de carga y si la conexión es la más óptima. Por lo demás, una compra recomendable que sólo nos dará satisfacciones. Un equipo de diseño pensado por y para el deporte.

Publicado por

Gaizka Manero López

Nacido en 1982 en Portugalete, Bizkaia, soy doctor en "Periodismo, Comunicación y Memoria en la era digital" por la Universidad del País Vasco.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *