Polar M400, apuntalando los cimientos

En plena fiebre de los wearables (acrecentada por la presentación del Apple Watch) los finlandeses de Polar han demostrado que tienen clara su estrategia como empresa: seguir haciendo lo que mejor saben hacer, dispositivos que permiten monitorizar nuestro rendimiento y nuestra salud obviando el lado más lúdico de un reloj inteligente.

No hay mensajería, no hay música, sólo un pulsómetro con GPS que mide nuestras carreras, desplazamiento y resultados y nos planifica entrenamientos. Un retorno a lo básico que se complementa perfectamente con aplicaciones en todas las plataformas para todo tipo de dispositivos y que, a buen seguro, tendrá una buena lista de clientes por su sencillez y eficacia.

A su completo catálogo -en el que es difícil no encontrar un reloj que se adapte a nuestras necesidades- Polar le añade el nuevo M400, un equipo que cuenta con casi todas las especificaciones de los tope de gama de la compañía pero con un diseño mucho más estilizado y ligero que permite utilizarlo también en el día a día. Más deportivo que un smartwatch y sobre el papel más sencillo pero, sin duda, nadie hace su trabajo mejor que él.

Como los demás pulsómetros GPS de la casa, permite trazar rutas, objetivos y metas diarias que serán monitorizados a través de la aplicación para el móvil (o mediante un USB en el ordenador) y que nos permitirá gestionar nuestros entrenamientos. El software, además, nos permitirá tener un análisis sobre el terreno de cómo estamos llevando a cabo nuestra sesión y otra más «calmada» en la que se desmenuzarán datos como la altitud, distancia, velocidad, cambios de ritmo, etc. Todo un personal trainer en la muñeca.

Su batería dura 24 días y su carga -muy rápida- se lleva a cabo mediante el puerto microUSB. Además, su memoria permite almacenar hasta 30 horas de entrenamientos muy fáciles de volcar a los dispositivos externos que queramos.

A la venta el próximo mes, se podrá comprar con una banda pulsómetro por 200€ o sólo como reloj por 160€ (lo que nos permitiría adquirir una banda bluetooth compatible con el smartphone). En definitiva, una buena compra perfecta para quienes quieren que cada dispositivo haga -muy bien- lo que se espera de él.

Publicado por

Gaizka Manero López

Nacido en 1982 en Portugalete, Bizkaia, soy doctor en "Periodismo, Comunicación y Memoria en la era digital" por la Universidad del País Vasco.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *