iMac Retina, el ordenador hecho arte

14,7 millones de píxeles. Nada más y nada menos que una resolución 5K para el todo-en-uno de referencia en el mercado. Un modelo de 27 pulgadas con una resolución de 5120×2880 píxeles que unido a un grosor de 5 mm en su zona más delgada -tiene una chepa donde se une al soporte- que tiene como objetivo prioritario el mundo del diseño -industrial o no- y la fotografía.

Los demás equipos iMac no tocan sus resoluciones (Full HD y 2560×1440), aunque sí sufren algunas de las mejoras del nuevo tope de gama. El Retina 5K sólo trabajará con procesadores Intel Core i5 y superiores (el i7 a 4 GHz se nos antoja un misil) y la tarjeta gráfica será la AMD R9 M290X -también disponible la 295X con 4 GB de memoria DDR5-. Desde su configuración más básica contará con 8 GB de RAM ampliables hasta 32 así como tecnología de almacenamiento Fusion Drive de 1 TB de capacidad.

La webcam seguirá siendo la notable FaceTime HD y en cuanto a conectividad seguirá contando con dos puertos Thunderbolt 2 -que mejoran su tasa de transferencia hasta los 20 GB por segundo-, USB 3.0, Gigabit Ethernet así como Bluetooth 5.0 y WiFi 802.11ac. Equipado con OS X (ahora entendemos algunas de las mejoras de software que darán el do de pecho en semejante panel) de fábrica.

Disponible desde 2.629€ en su versión “básica” se nos antoja un precio competitivo si lo comparamos con el precio de los monitores de 27 pulgadas con resolución 4K en el mercado. En definitiva, un golpe en la mesa frente al cada vez más generalizado lanzamiento de dispositivos all-in-one y que demuestra que Apple ha nacido para los ordenadores.

Mac Mini

 

Curiosamente esta vez la renovación de los Mac ha llegado por la parte de arriba y por la de abajo. El Mac Mini, cuya última actualización tuvo lugar en 2012, se pone al día y se convierte en la mejor versión para aquellos que quieran entrar en el universo Mac uniendo lo mejor de un sobremesa y un portátil.

Escalonada la gama en tres versiones las posibilidades de personalización aumentan si acudimos a la Apple Store online. Ahora todos los modelos comienzan con un procesador Intel i5 que se ofrece en velocidades de reloj de 1,4 GHz, 2,6 GHz y 2,8. Además, la opción TurboBoost nos permite picos de rendimiento de hasta 3,3 GHz. Para los que esto les parezca poco hay disponible también un i7 a 3 GHz que puede alcanzar los 3,5.

La capacidad de almacenamiento comienza en un disco duro de 500 GB pasando por 1TB de Fusion Drive o diferentes capacidades de memoria flash -que también llega hasta 1 TB-. En cuanto a la memoria RAM, la versión más modesta comienza en 4 GB de LPDDR3 y se escalona en 8 y 16 para opciones más rápidas.

En cuanto a la tarjeta gráfica, Apple ofrece dos opciones de Intel. Por un lado una tarjeta HD Graphics 5000 y por otro la más potente Iris Graphics pensada para aquellos que busquen monitores con resoluciones de hasta 2560×1600 píxeles.

La conectividad sigue la línea de los iMac y los Mini cuentan con 2 puertos Thunderbolt 2, cuatro puertos USB 3 de hasta 5 GB/s, un puerto HDMI, una ranura para tarjetas de SDXC, un puerto Gigabit Ethernet y entradas de audio y auriculares además de los obligatorios Bluetooth 4 y WiFi.

Disponible desde 499€ en su versión de acceso no es difícil superar los 1.200€ por una versión tope de gama -sin unirle el sobresaliente pero caro Apple Thunderbolt Display-. En definitiva, una renovación necesaria y acertada para un modelo de sobremesa perfectamente manejable (1,2 kilos) y personalizable.

Publicado por

Gaizka Manero López

Nacido en 1982 en Portugalete, Bizkaia, soy doctor en "Periodismo, Comunicación y Memoria en la era digital" por la Universidad del País Vasco.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *