Microsoft Lumia, se cierra el ciclo

Desde 2007, año de lanzamiento del iPhone, la empresa de la manzana siempre se ha encargado de recordarnos que el secreto de su smartphone es que es único e incomparable. El terminal es el único de Apple. Poco después Google hizo lo propio con sus Nexus. Puede que haya muchos otros dispositivos Android. Catálogos completos de teléfonos de Sony, Samsung, LG, HTC, etc. pero sólo unos son los originales. Equipos, ambos, que son los pura sangre y que representan lo mejor que sabe hacer cada una de las empresas.

Por fin se impuso la lógica y la semana pasada Tuula Rytilä, Vicepresidente Senior de Marketing para móviles de Microsoft anunció en el blog Nokia Conversaciones que la marca lapona dejaría de vincularse a los famosos smartphones Lumia para dejar paso a la nueva denominación con el nombre de la matriz de Redmond.

Bajo el titular «Say hello to Microsoft Lumia» la empresa dirigida por Satya Nadella culmina un proceso que comenzó con pequeñas pistas en su web como la unificación de los «Microsoft Mobile Devices» como sustituta de Nokia Devices. A partir de ahora, los cuatro cuadrados de color y el logo de Microsoft sustituirán el emblema de los lapones en los terminales tope de gama, mientras que en los de acceso -como el exitoso Nokia 130- seguirán recibiendo el nombre de la otrora dominadora del mercado.

Con este movimiento la empresa americana se posiciona de tú a tú frente a Google y Apple como fabricante de hardware y mantiene una firma muy reputada en los mercados emergentes para seguir teniendo una cuota de mercado muy importante en el negocio móvil.

Si a esto le unimos que los últimos datos que nos llegan sobre las ventas de sus productos son cada vez más prometedores. Si su departamento de licencias y software ha visto como sus ingresos y beneficios se estancan, sus tabletas Surface han crecido en ventas un 127% y el beneficio que deja en las arcas de la multinacional un 74%.

Respecto a los móviles, las ventas de los Lumia han alcanzado los 9,2 millones de unidades -que puede parece poco pero que supone un crecimiento importante y, sobre todo, sostenido- mientras que la de terminales Nokia sin Windows Phone han llegado casi a los 43 millones.

El último de los productos físicos con sello Microsoft, la Xbox, sigue vendiéndose a buen ritmo gracias al pack que han comenzado a comercializar sin Kinect y a su excelente aceptación en China. Buenos tiempos como fabricante para la empresa de software por excelencia.

Publicado por

Gaizka Manero López

Nacido en 1982 en Portugalete, Bizkaia, soy doctor en "Periodismo, Comunicación y Memoria en la era digital" por la Universidad del País Vasco.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *