Samsung UE40H7000, fiel a la tradición

A lo largo de las últimas semanas hemos analizado modelos y gamas de diferentes fabricantes de televisores. Desde potentes gamas «medias» como el AX630 de Panasonic (con resolución 4K y 3D) hasta la renovada familia Bravia de Sony. Todos productos pensados y diseñados para derrocar a los  productos del gran referente del mercado de televisores, Samsung. ¿Por qué, a pesar de las alternativas, los coreanos siguen dominando con mano de hierro este nicho tan lucrativo? Por sus continuos avances en tecnologías, su contenida relación calidad-precio (como veremos en el modelo que analizamos hoy) y, sobre todo, por las características de sus paneles.

Un gama media por precio y un gama alta por prestaciones

 

Disponible de 40 a 60 pulgadas, la H7000 es el acceso a la primera familia de gama alta de la enorme colección de Samsung. Su panel plano LED tiene una resolución estándar Full HD (1980×1080 sin escalado UHD) y una tasa de refresco de 600 Hz -para ir hasta los 800 hay que subir pulgadas-. Sobre el papel nada espectacular. ¿Qué la hace entonces tan especial?

Con el paso de los años (desde la producción de la legendaria C8000) los ingenieros coreanos han ido mejorando ciertas tecnologías que permiten otorgar a sus paneles una nitidez, brillo, contraste y profundidad inigualables. Es cierto que para muchos su color está demasiado saturado y sus negros no están a la altura de rivales como Panasonic, sin embargo, es difícil resistirse a la explosión de color de estos equipos.

Parte de la culpa la tienen los sistemas Micro Dimming Pro que gracias a su atenuación consigue siempre la mejor imagen posible -salvo que estemos ante un contenido 4K nativo, la diferencia con un escalado es ínfima- mejorando los negros y consiguiendo unos blancos espectaculares. La sensación de realismo que se consigue es impropia de un modelo que se puede conseguir en páginas especializadas por poco más de 700€.

El Clear Motion Rate, o tasa de refresco, inteligente que aplican a este modelo hace una dupla excelente con la anterior tecnología. Una mayor tasa de refresco (600 Hz) con un procesado más rápido -el Quad Core de su interior es la diferencia con otros rivales sobre el papel más rápidos pero con sólo uno o dos núcleos- y una retroiluminación adecuada dan un resultado espectacular.

Respecto al color, la tecnología Wide Color Enhancer emplea un complejo algoritmo -de nuevo la capacidad del procesador es crítica- para mejorar, en tiempo real, la calidad de cada imagen. Los tonos son más puros y se diferencian mejor entre sí. El escalado y el contraste es evidente en cualquier visionado sea o no en alta definición.

La guinda es el «Modo fútbol avanzado» que cuando visionamos un deporte pone toda la carne en el asador para que la fluidez sea mayúscula… y que todo lo que vemos quede grabado para poder disfrutar de los mejores momentos.

El audio era hasta hace poco, sin duda, uno de los talones de Aquiles de la gama media-alta de Samsung si se comparaba con otros equipos premium (que, dicho sea de paso, eran bastante más caros). Sin embargo, desde hace un par de años los coreanos se han puesto al día y podemos afirmar que en el caso de la gama H7000 el sonido es redondo.

Con certificado DTS Premium Sound 5.1, sonido 3D y dos altavoces 2x10W no sólo está igual de equipada que la competencia sino que gracias a su enorme conectividad, está mejor preparada para acceder a un equipo de sonido de la casa con función AllShare que la convierte en un equipo redondo.

 

Smart TV

 

Sin duda, más allá de la imagen -el punto fundamental en cualquier televisor- el H7000 destaca por sus características como Smart TV. Desde el control por comandos de voz hasta el sistema Instant On de encendido rápido -damos fe, es fulgurante- pasando por el sistema de detección de gestos o la enorme colección de aplicaciones exclusivas de la plataforma de Samsung -que incluyen unos cuantos videojuegos- y el Smart View que te permite pasar contenidos del televisor a un smartphone o tablet (o viceversa) muy fácilmente.

El mirroring y el volcado de contenidos desde un USB o un disco duro externo multiplica las posibilidades del equipo como centro de ocio personalizado algo que, gracias al Multi-Link Screen (con la opción de ver varias pantallas en el televisor de forma simultánea) adquiere un verdadero sentido de televisión inteligente.

Conectividad

 

Para acabar el análisis nos centraremos en la conectividad del equipo. La estándar de la casa, sencillamente genial. 4 HDMIs, 3 USBs, 1 entrada por componentes, 1 entrada compuesta, 1 puerto LAN, 1 de auriculares, 1 salida óptica de audio digital, 1 entrada RF, 1 salida IR, conexión WiFi y Anynet…

Y todo ello en una estructura de 7,8 mm de groros con diseño ultra slim y casi sin marco que nos demuestra que la carrera entre LG y Samsung por crear paneles ultrafinos y ultraequipados no tiene límite. Un conjunto de menos de 8 kilos (sube un poco con peana) que incluye lo mejor del visionado 3D -el de Samsung para nosotros es el mejor del mercado ahora mismo- y dos gafas. En definitiva, un equipo con características de alta gama y un precio de primera que sigue fiel a la tradición de los grandes equipos de Samsung en el último lustro.

 

Publicado por

Gaizka Manero López

Nacido en 1982 en Portugalete, Bizkaia, soy doctor en "Periodismo, Comunicación y Memoria en la era digital" por la Universidad del País Vasco.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *