EU Mobile Challenge, lanzadera para el MWC

La fecha objetivo es el 2 de marzo de 2015. Durante tres días, en el marco del Mobile World Congress, se decidirá cuál es la mejor aplicación móvil europea y recibirá un apoyo de 100.000€ para ponerse en marcha, además del suficiente reconocimiento -y publicidad- para que pueda colocarse entre las más interesantes del año.

 

Hasta entonces habrá varios concursos en los que la mayoría se irán quedando por el camino y en los que unas pocas quedarán en la retina de los representantes de los representantes del Applied Innovation Institute de California (una organización sin ánimo de lucro con sede en Silicon Valley); el Instituto de Empresa y la Fundación Mobile World Capital Barcelona.

 

El perfil del primer evento -abierto hasta el 20 de enero- será el de emprendedores españoles y portugueses (en su mayoría) de entre 18 y 25 años en equipos de dos a seis personas. No necesitarán presentar una app terminada. Lo importantes es la idea y su aplicación en el mundo real. Exactamente lo mismo que le pedirán los inversores en los cuatro días del networking del Mobile World Congress. El código es lo de menos (con el dinero y la influencia conseguirán rápidamente a los programadores y desarrolladores) porque el éxito reside en una idea diferente.

 

Una vez seleccionados, el camino no será fácil ya que, aunque los premiados entrarán en contacto directo con las empresas de referencia del sector, tendrán que competir con los ganadores de otras tres regiones del mundo también en liza: Asia-Pacífico; Latinoamérica y los Países Árabes. Ellos serán los elegidos que viajarán al Mobile World Congress a aporrear las puertas de los grandes constructores asiáticos y de Silicon Valley.

 

Es entonces cuando el tiempo correrá en su contra. En unos 6 meses la aplicación deberá estar casi completada y en otros seis deberá estar plenamente operativa para que la idea no «caduque» y los inversores se cansen. La mayoría se centrará en el universo móvil, el que más beneficios da a las grandes tecnológicas y el que más impacto social ha tenido en la última década, sin embargo, cada vez son más los que se atreven con otras soluciones de sostenibilidad o de digitalización del hogar y los espacios públicos.

 

Nuevas formas de acceder a la información, seguridad y privacidad, sistemas para tener una conexión segura, estable y permanente, el modo en el que interaccionamos con las máquinas y otras personas, todo está sujeto a recibir una revolución que lo cambie para siempre… y este puede ser el escaparate donde salte la sorpresa.

Publicado por

Gaizka Manero López

Nacido en 1982 en Portugalete, Bizkaia, soy doctor en "Periodismo, Comunicación y Memoria en la era digital" por la Universidad del País Vasco.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *