Smart cities, más cerca de lo que parece

Para la mayoría de nosotros las smart cities son algo lejano tanto en el espacio como en el tiempo. Grandes proyectos a medio y largo plazo que se ubican en enorme megalópolis como Nueva York, San Francisco o Hong Kong. Todas ellas con soluciones inteligentes de comunicación y energía que, literalmente, se encargan de su abastecimiento, gestión de residuos, control de la contaminación, etc.

Sin embargo, casi ninguno de los proyectos que están en marcha se refieren a ciudades de tamaño mediano o pequeño ni están en una fase suficientemente avanzada. Precisamente por eso el último reportaje al respecto que hemos podido leer en Xataka nos deja atisbo a la esperanza de que estas orbes del siglo XXII estén mucho más cerca de lo que pensamos.

Vodafone, IBM y la Junta de Andalucía se han puesto en marcha para crear ciudades inteligentes en la región. Ciudades «llenas de sensores» que serán cruciales para la gestión de la movilidad, seguridad, energía, agua y salud. La clave es que el avance de las TICs permite que todo lo cuantificable pueda llevar un sensor que ayude a medirlo y lo convierta en inteligente.

El proyecto se antoja -en palabras de los gestores de los tres miembros- harto realista y con mayor impacto en los ciudadanos al tratarse de núcleos urbanos de entre 20.000 y 150.000 habitantes. Pero, ¿cómo se convertirá en inteligente una ciudad analógica? Con una instalación y una manutención de equipos que irán conectados al servidor zEnterprise BC12 de IBM, la última joya tecnológica de la empresa de Nueva York y diseñado expresamente para la gestión de grandes volúmenes de datos.

El zEnterprise BC12 trabaja con procesadores PowerPC Power 7 y Linux

De este modo, IBM pondrá el hardware central y el software y Vodafone aprovechará sus redes (móviles, PLC o fibra) para proveer conectividad e información en los puntos finales de la ciudad inteligente. El cerebro se ubicará en el Centro de Investigaciones Científicas de La Cartuja, en Sevilla, y desde allí se dará cobertura a las ciudades de la región y, más adelante, a ciudades de un espacio geográfico mucho más grande.

Si hablamos de cifras, la instalación para una ciudad de 50.000 habitantes no superará los 300.000 euros y su mantenimiento mensual (de todas las conexiones, software y volver inteligentes desde las farolas hasta los cubos de basura) no superará los 15.000 euros. Una cifra más que sufragable para un municipio de esa población.

El software, asegura IBM, ya ha sido probado en otras ciudades y tan solo requiere de la adaptación a la idiosincracia de cada uno de los nuevos municipios. Con esta estrategia Vodafone pretende recortar la distancia con otras operadoras (como Telefónica) que lleva ya tiempo operando en ciudades de mayor población. La entrada de nuevos actores en el negocio -como Intel- aseguran que las ciudades tecnificadas están mucho más cerca para hacer la vida de sus habitantes más cómoda.

Publicado por

Gaizka Manero López

Nacido en 1982 en Portugalete, Bizkaia, soy doctor en "Periodismo, Comunicación y Memoria en la era digital" por la Universidad del País Vasco.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *