S1, el secreto mejor guardado de Apple

Es -además de su precio- el elemento más llamativo del último iDevice. Un SoC diseñado por Apple y que inaugura una nueva familia de chips -junto a los A y M- pensada para hacer funcionar todos los dispositivos wearables de la casa de la manzana.

Cuando el Watch fue presentado se dijo muy poco al respecto de sus características. Solo unas pocas pinceladas sobre su funcionamiento y la experiencia de uso que proporcionaba (piedra filosofal de la compañía). Sin embargo, ahora que el equipo está a la venta (acumula ya más de un millón de unidades comercializadas a pesar de su precio y de haber llegado solo a 11 países) los chicos de Fixit han desmontado uno y le han dado el célebre S1 a ABI Research para que nos cuenten que hay en el cerebro de la máquina.

En palabras de los de Cupertino, el reto de construir el reloj era que nada de lo que había en sus estanterías valía. «Ninguna arquitectura tradicional de un ordenador cabe en un espacio tan pequeño», con lo que tuvieron que «encontrar la fórmula para integrar varios subsistemas en un solo módulo súper compacto». El resultado final fue «encapsulado con resina para aislarlo de los golpes, el desgaste y las inclemencias climáticas». El resultado: «un prodigio de la ingeniería y la miniaturización».

¿Opinan lo mismo los chicos de ABI Research? En su informe destacan que todo en este S1 está concentrado en un pequeño módulo resistente a golpes, desgaste y el clima, lo que le ha valido el certificado IPX7: es sumergible durante 30 minutos a 1 metro de profundidad… aunque Apple recomienda no hacerlo.

El SoC integra un chip Broadcam con conectividad WiFi, Bluetooth, NFC y radio FM aunque ésta última sin habilitar. Unido a un amplificador de señal, aquí tenemos el corazón que nos une a la plataforma Apple Pay.

Además, el S1 incorpora un módulo Elpida de 512 MB de RAM y una memoria Flash de 8 GB así como un chip STM que se encargan de acelerómetro y giroscopio y un controlador ADI para funciones táctiles. Por si esto fuera poco, un módulo IDT se encarga de la carga inalámbrica.

En el centro de este pequeño «universo» un procesador denominado APL 0778 hace que todos estos elementos trabajen en armonía con Watch OS. Sin duda, el mejor proyecto de Apple desde el A5 que permitió dar el salto al SoC del iPad 2 y el iPhone 4S, referencias aún entre los ingenieros de Cupertino… y de la competencia.

Publicado por

Gaizka Manero López

Nacido en 1982 en Portugalete, Bizkaia, soy doctor en "Periodismo, Comunicación y Memoria en la era digital" por la Universidad del País Vasco.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *