Televisores 2015, revolución inteligente

Aunque su tasa de renovación sea mucho menor que la de cualquier otro dispositivo tecnológico doméstico, los televisores suelen reflejar lo mejor de la capacidad de innovación de las principales empresas de electrónica de consumo. Samsung, LG, Sony, Panasonic y compañía aprovechan para demostrar la potencia de sus paneles, de sus sistemas de conectividad y sus sistemas operativos. Verdaderos centros de ocio donde el diseño tiene un rol fundamental. Os presentamos las últimas ediciones de las Smart TVs de referencia.

  • Samsung JS9000. La clave de todo reside en su tecnología Nano Crystal Color que permite ver los colores con un tono más natural. El tope de gama de la familia SUHD potencia la experiencia inmersiva gracias a su panel curvo y al sistema Auto Depth Enhancer que, según los coreanos, es la sensación más cercana al 3D del mercado. Y todo ello aderezado con un emparejamiento Smart TV-smartphone que vuelca la información preferida del usuario en su pantalla de 55 pulgadas. Siguen siendo la referencia, sin duda.

  • Philips 9109. Ultraplano, con ultra HD, Ambilight a ambos lados del panel y arriba y abajo y Android TV. ¿Qué más se puede pedir? Un procesador de seis núcleos de alto rendimiento al que no se le resiste ningún escalado ni imagen sea cual sea su resolución. El Perfect Motion Rate de hasta 1000 MHz  y el sistema Pixel Precise Ultra HD dan una calidad de imagen nunca antes vista en el catálogo de la compañía. Su sonido, como siempre, espectacular y su mando a distancia con teclado QWERTY y puntero es más propio de un tablet que de un equipo doméstico.

  • LG 8507. Tener como vecino a Samsung hace que LG siempre busque soluciones alternativas para diferenciar y vender sus productos. La tecnología IPS de su panel con resolución 4K y un audio sobresaliente gracias a un sistema de sonido creado por Harman/Kardon garantizan una muy buena experiencia multimedia. Su sistema operativo, WebOS, es una delicia por lo intuitivo que es y su diseño sin marcos dan una presencia incontestable sea cual sea su emplazamiento. Muy recomendable.

  • Sony Bravia X94C. Los japoneses la venden como la experiencia 4K definitiva y, aunque no estemos seguro de que sea el mejor televisor del momento, sí está entre los tres mejores. Su diseño es bestial. Su presencia fuera de toda duda. La calidad y profundidad de las imágenes saca años a muchos de sus rivales y el sonido hace que no necesite ningún periférico. Además, la dupla con Android TV la convierte en una extensión del smartphone, tablet o portátil. Y todo ello gracias al chip X1 que marca -y mucho- la diferencia.

  • Panasonic CX750E. Las legendarias Viera siguen siendo las grandes referencias del mercado a pesar de estar por detrás en estrategia de marketing frente a Sony y la dupla coreana. La resolución y nitidez de su panel 4K es impactante. Sus colores ganan en brillo respecto a otros modelos más bajos en el catálogo. Solo cede un poco ante la competencia con un sistema operativo menos completo, aunque lo compensa con un buen diseño y un precio muy competitivo.

Publicado por

Gaizka Manero López

Nacido en 1982 en Portugalete, Bizkaia, soy doctor en "Periodismo, Comunicación y Memoria en la era digital" por la Universidad del País Vasco.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *