Comercio electrónico, un pilar en el Estado

Ya se ha publicado una nueva edición del Estudio eCommerce 2015 de la Asociación de la Publicidad, el Marketing y la Comunicación Digital en España (IAB Spain) y sus datos son muy reveladores. El comercio electrónico sigue afianzándose y su tasa de crecimiento es ya mucho más sólida y estable que la del comercio convencional. El 67% de los internautas del Estado se declaran compradores online lo que suponen más de 19 millones de clientes y un crecimiento del 52% respecto a 2013.

Las estadísticas reflejan que compran tres veces al mes y que su gasto medio en cada compra es de 70€ cuando hace dos años el hábito era de casi dos veces y el importe de 63€. Como en aquella ocasión el importe más alto lo realiza la franja de edad entre 40 y 55 años que, en este caso eleva la cifra por encima de los 85€.

Los motivos de lanzarse a la red a comprar no han variado mucho y el precio así como las ofertas exclusivas de la red siguen siendo la principal razón. Detrás, la comodidad, la confianza de la plataforma y la falta de alternativas (tiendas físicas cerradas o lejanas) hacen que cada vez sean más los que se animan a pasar la tarjeta de crédito por el ordenador o el smartphone.

Si analizamos los bienes y servicios más demandados, casi 7 de cada 10 compradores adquieren tecnología y comunicación, el 66% ocio y cultura y el 64% viajes y estancias. Por sexos, lo más demandado por los hombres son los productos deportivos (el 38%) y las apuestas (el 32%) mientras que las mujeres consumen más moda -el 60% ropa, el 43% calzado y el 34% complementos- y artículos de belleza (26%).

El ordenador personal sigue siendo el soporte más utilizado en el Estado con el 83% de las operaciones mientras que el smartphone sigue creciendo y llega ya al 9%. Las tabletas se quedan en el 6% y las smart TVs y las consolas solo se encargan del 1%, respectivamente. Volviendo a los dispositivos móviles, el 60% de los que eligen el smartphone compran a través de apps y no con navegadores y su franja de edad es la más baja: entre 16 y 30 años.

La última parte del informe analiza los influenciadores en las compras por internet y el resultado sigue invariable: familia y amigos (45%) seguidos por los foros, los blogs y las webs de las marcas (36%); las redes sociales (27% aunque con una cifra mayor entre los más jóvenes); la publicidad online y los emails (26 y 24%) y, a mucha distancia, la publicidad tradicional (11%) y los famosos (3%). Respecto a la última milla, la más complicada para los distribuidores online, el domicilio y el trabajo siguen siendo los puntos calientes favoritos.

Publicado por

Gaizka Manero López

Nacido en 1982 en Portugalete, Bizkaia, soy doctor en "Periodismo, Comunicación y Memoria en la era digital" por la Universidad del País Vasco.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *