Marshmallow, Google se sube a la nube

Parece que el nombre de la nueva distribución de Android -que llegará «en pocas semanas» según la propia empresa- tiene el nombre más adecuado de todas las que han llegado hasta ahora. Marshmallow, «malvavisco» o «nube«, un guiño a la colección de dulces que, en orden alfabético, nombran a todos los sistemas operativos móviles hasta la fecha y a la potenciación de los servicios de cloud computing que llevará a cabo la empresa de internet por excelencia.

De momento se sabe poco más que el nombre y las apuestas indican a que llegará con los dispositivos que incorporen versiones «limpias» de Android: los Nexus y los Motorola Moto E, G y X. También conocemos que los de Mountain View han invitado a los desarrolladores a que se descarguen su versión específica para adaptar sus programas.

Los pilares de esta nueva edición serán mejorar el consumo de los dispositivos -era su gran ventaja respecto a los equipos iOS y Windows pero la llegada de los terminales de mayor tamaño de Apple y que corran con el sistema operativo de Microsoft la ha eliminado- así como la personalización, programa por programa, de los ajustes de acceso de las aplicaciones.

Un nuevo paso en la creación de dispositivos a gusto del consumidor y, sobre todo, de proteger la privacidad de los usuarios, algo curioso cuando se trata de Google. Aún así, bienvenido sea. También se potenciarán los sistemas de búsqueda propios de la empresa: Now evoluciona a Now on tap y se convierte en un buscador contextual dentro de las propias aplicaciones. De forma práctica: si abrimos Now mientras reproducimos música en Spotify, el servicio buscará dentro de la aplicación.

Después de la mejora de Android One, el primer sistema operativo nacido bajo el paraguas de Alphabet ha sido diseñado para exigir menores especificaciones a los fabricantes de modo que puedan contener el precio de sus smartphones y tabletas y no se pierda cuota de mercado en los países emergentes (¿dan por perdida la batalla premium?).

Frente a la carrera por cargar de hardware a los equipos (ya hay varios en el mercado que serán renovados con 4 GB), el nuevo Android 6 correrá con tan solo 512 MB. Esto debería permitir el nacimiento de una nueva generación de terminales de acceso que lo implementen (otra cosa es cómo puedan mover las aplicaciones más pesadas) y, sobre todo, mejorará el rendimiento en los dispositivos más musculados.

Activo en más de 1.300 millones de dispositivos en todo el mundo entre smartphones y tabletas, el reto de la retrocompatibilidad con dispositivos ya en el mercado -y que va en contra de los intereses comerciales de los Samsung y compañía- parece ser el mayor obstáculo después de ver que Android 5 Lollipop no ha conseguido la implantación deseada entre los terminales con más de un año de antigüedad.

Publicado por

Gaizka Manero López

Nacido en 1982 en Portugalete, Bizkaia, soy doctor en "Periodismo, Comunicación y Memoria en la era digital" por la Universidad del País Vasco.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *