LG G Pad II 10.1, ¿actualización contra el iPad?

A puertas del IFA de Berlín 2015 (se celebrará entre el 4 y el 9 de septiembre) la mayoría de los fabricantes se preparan para presentar todas sus novedades de cara a la campaña de Navidad, la más importante del año. Si a mediados de agosto los coreanos de LG nos mostraban la versión actualizada del G Pad en 8 pulgadas ahora le toca el turno al modelo grande, el de 10.1 que mejora las prestaciones del modelo pequeño y tiene varios objetivos en su punto de mira.

Lo primero que llama la atención es su panel de 10,1 pulgadas que incrementa su resolución hasta los 1920×1200 píxeles en formato 16:9 y que según los ingenieros de la casa mejora la gestión táctil. La idea es que todo sea más fluido y con mayor calidad. Para ello también se ha mejorado el procesador que ahora será un Snapdragon 800 acompañados por 2 GB de RAM y 16 GB de memoria interna ampliables mediante tarjeta microSD.

Aún así, esta cifra no será problema puesto que viene con la aplicación OneDrive de Microsoft preinstalada y 100 GB de almacenamiento gratuito en su nube con lo que podemos dar por hecho que esta ranura tendrá en la mayoría de los casos una presencia meramente testimonial.

¿Son cifras suficientes en la carrera de núcleos y gigas en las que están inmersas los fabricantes Android? Sí. El chip de cuatro núcleos corre hasta a 2,3 GHz e incorpora en el SoC una GPU Adreno 330 que permite incluso reproducir contenidos 4K. Además, destaca por su contrastada solvencia y por su buen rendimiento energético lo que unido a que implementa de fábrica Android 5.1.1 y cuenta con una batería de gran capacidad de 7.400 mAh, nos permitirán pasar holgadamente un día lejos del enchufe.

A cambio, para contener el precio, los asiáticos han penalizado las resoluciones de las cámaras: la frontal contará con 2 Mp y la trasera con 5 Mp. Para muchos se quedarán escasas pero teniendo en cuenta que la mayoría de los usuarios las utilizan para poco más que videollamadas y que las fotos de calidad han quedado relegadas a los smartphones nos parece que pueden llevarse un justo aprobado.

No así los acabados. Su tono púrpura y color bronce son una nota de color -no entramos en si más o menos acertada- en un mercado bastante monocromático pero no consigue disimular los plásticos y los retoques bastante burdos para un fabricante con este renombre. Al menos la capa de personalización del sistema operativo es bastante menos intrusiva que en otras generaciones y aporta soluciones muy inteligentes como un modo lectura que bajará la emisión de luces azules del panel para interferir menos en nuestro sistema circadiano.

Respecto a su conectividad, LG comercializará dos opciones, una WiFi y otra LTE aunque de momento no se sabe nada más ni sobre sus precios ni tampoco sobre su fecha de lanzamiento. Solo que a diferencia de su hermana pequeña esta llegará a Europa, Norteamérica y Asia. Dentro de tres días tendremos la respuesta a un modelo que si controla su tarifa puede ser una muy buena alternativa entre los usuarios de la plataforma de Google.

Publicado por

Gaizka Manero López

Nacido en 1982 en Portugalete, Bizkaia, soy doctor en "Periodismo, Comunicación y Memoria en la era digital" por la Universidad del País Vasco.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.