Lumia 950, ¿cómo funciona su refrigeración líquida?

Si ayer mismo os presentábamos los Lumia 950 y 950 XL hoy nos toca desentrañar una de las novedades más relevantes de ambos terminales: la refrigeración líquida. Un sistema que prometer mejorar íntegramente el rendimiento del conjunto chip-batería gracias a una mejor gestión del calor: más velocidad y menos consumo con una sola modificación. La duda que nos surge es, ¿cómo funciona?

Analizando el hardware de los nuevos Lumia vemos que uno de ellos, el cotizado XL cuenta con el polémico chip Qualcomm Snapdragon 810. Es cierto que en su segunda versión, exenta de sobrecalentamientos, pero también es cierto que Microsoft ha preferido tranquilizar a sus clientes llevando hasta su teléfono el sistema de refrigeración que tan buen resultado le está dando en su familia de tabletas Surface Pro.

Hasta ahora Microsoft siempre había sido competitivo en el mercado porque sus terminales no necesitaban de un gran hardware para mover con ligereza Windows o sus aplicaciones -su punto débil-, sin embargo, la última generación destaca por su gran potencia. El motivo es sencillo: un gran hardware que permita sacar todo el rendimiento de la función Continuum. Si queremos llevar nuestro PC a cualquier lugar y transferirlo a cualquier pantalla necesitamos componentes a la altura de la «misión».

Como en las últimas Pro, Microsoft ha implementado unas heat pipes o pequeños tubos de metal con líquido en su interior que se encargan de recoger el exceso de calor del SoC y evacuarlo para, a cambio, llevarle dosis de líquido más frescas que permitan un rendimiento más armónico del conjunto. No es más complicado (en teoría, luego hay que construirlo y hacer que funcione) que un pequeño circuito en el que se convierte líquido en vapor y se enfría de nuevo mediante unas placas de magnesio.

La demanda de más potencia por parte de los consumidores ha hecho que los fabricantes tengan que aumentar los núcleos y la velocidad de los procesadores sin poder incrementar su tamaño. Además, ha de respetarse la batería por culpa de la necesidad de dispositivos ultraplanos. Es ahí donde entran en juego soluciones como estas que permiten a la industria ganar tiempo mientras se trabaja en nuevos materiales.

En definitiva, esta solución que ya hemos visto en ultraportátiles y tabletas parece la tabla de salvación de una nueva generación de smartphones de alta gama que prometen un salto exponencial en cuanto a rendimiento.

Publicado por

Gaizka Manero López

Nacido en 1982 en Portugalete, Bizkaia, soy doctor en "Periodismo, Comunicación y Memoria en la era digital" por la Universidad del País Vasco.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *