JayBird X2, sonido de calidad en cualquier circunstancia

Si hace poco os presentábamos Spotify Running como una de nuestras aplicaciones favoritas para escuchar música mientras entrenamos (y, por qué no, durante una carrera) ahora llega el turno de hablar del soporte perfecto para escuchar nuestra música favorita cualquiera que sea la actividad deportiva que realicemos.

Después de haber tenido la suerte de probar auriculares bluetooth de bastantes marcas hemos de reconocer que, por sonido, diseño y relación calidad-precio una de nuestras favoritas es Jaybird. El fabricante es el proveedor oficial del equipo estadounidense de triatlón y tiene una enorme experiencia en desarrollar dispositivos que se adecuen a la práctica deportiva.

Hoy os acercamos los nuevos X2 que destacan por la alta calidad de los materiales de construcción así como por un diseño llamativo (tan en boga entre los equipamientos deportivos), ergonómico -tiene un enganche especial que ayuda a que las cápsulas no se salgan durante el ejercicio y cuenta con tres pares de almohadillas para adaptarse a cualquier usuario- y cuentan con una construcción resistente al sudor y a deportes tan duros como el cross-fit.

En cuanto a la tecnología que incorporan, cuentan con sistema bluetooth compatible con el codec Bluetooth SBC que se encarga de mantener el sonido lo más natural posible y un extraordinario sistema de cancelación de ruido externo que permite escuchar la música -o las llamadas- de la forma una nítida mucho más cercana a la de un equipo audio inalámbrico de alta calidad para consumo doméstico que para uno deportivo.

Si hablamos de software, el equipo es totalmente compatible con equipos iOS, Android, Windows y Blackberry OS. De hecho, han trabajado para que sea compatible con las nuevas posibilidades de iOS 9 para ajustar los ecualizadores a los gustos del usuario.

Por si esto fuera poco, la batería nos garantiza hasta 8 horas lejos del enchufe (no hay muchos smartphones que consigan esta autonomía con el bluetooth encendido, dicho sea de paso) algo nada desdeñable para un conjunto que mide 22×13 mm y pesa menos de 14 gramos. Lo consiguen gracias a una pila de polímero de litio de 100 mAh que se carga por completo en 2,5 horas más que suficiente entre sesiones.

Las cifras muestran una impedancia de 16 ohmios (más que notable) y una sensibilidad de los altavoces de 103 decibelios. Una vez más, más propia de un equipo de firmas como Sennheiser que de un equipamiento deportivo. Y todo ello con un estuche de alta resistencia para guardarlos donde queramos… aunque lo más seguro es que estemos deseando tenerlos puestos en nuestras orejas entrenando.

Publicado por

Gaizka Manero López

Nacido en 1982 en Portugalete, Bizkaia, soy doctor en "Periodismo, Comunicación y Memoria en la era digital" por la Universidad del País Vasco.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *