Redes sociales, de Facebook y Twitter a Instagram y Snapchat

Siempre hemos dicho que por mucho que defiendan los analistas más sesudos la única diferencia entre el negocio tecnológico y los más tradicionales es la velocidad con la que ocurren las cosas: el ciclo de obsolescencia y renovación de los productos y servicios es mucho mayor que en otras industrias tradicionales porque la tasa de tolerancia de los usuarios a gastar más dinero es mucho mayor (a pesar de la crisis los precios siguen siendo soportables por la clase media).

Las redes sociales son, probablemente, una de las partes más «revolucionarias» de la explosión de las TIC que llevamos viviendo algo más de una década. Su impacto en los medios de comunicación, la forma en la que nos relacionamos y nos informamos y en el negocio publicitario es innegable. Y dentro de las redes sociales hay dos nombres propios que destacan sobre los demás -de forma más o menos justificada si atendemos a sus resultados empresariales-: Facebook y Twitter.

Su tráfico e influencia es tal que son censurados en los países con más censura, son el objetivo de las principales campañas publicitarias y la niña bonita de los medios de comunicación tradicionales. Pero según un estudio que ha publicado The Wall Street Journal (y que se resume en la gráfica con la que comenzamos la entrada), todo esto podría cambiar en poco tiempo.

La muestra del estudio es bastante amplia: 9.400 adolescentes (los adultos a medio plazo y los que más trabajan con las redes sociales) repartidos en 54% varones y 46% mujeres y que viven en hogares con una renta media de 68.000 dólares -clase media y media-alta, la más influyente para las empresas del país-. La pregunta que se les planteaba era sencilla: ¿cuál era para ellos la red social más importante? El resultado, sorprendente: Facebook y Twitter lo son cada vez para menos personas.

Este mismo estudio se ha realizado durante diferentes trimestres a lo largo de los últimos años y muestra una clara tendencia. Mientras que las redes sociales «tradicionales» pierden notoriedad otras como Instagram y Snapchat van ganando peso específico. La red social de imágenes comprada por Mark Zuckerberg está viviendo un crecimiento sostenido y ya lleva dos años superando a su matriz mientras que Snapchat partía de cero en 2014 y ya es la tercera más influyente en Estados Unidos.

Dos redes sociales con carácter eminentemente móvil -a pesar de que todas tienen mayor tráfico desde smartphones y tabletas que desde ordenadores portátiles y de sobremesa- su crecimiento en tan poco espacio de tiempo parece tener como sustento una mayor adaptación de los adolescente a los smart devices.

Es cierto que si hay dos empresas que tengan capacidad económica y que hayan demostrado conocimientos sobre cómo adaptarse a las nuevas demandas, esas son Facebook y Twitter. También que la incidencia de las redes sociales depende (y mucho) de diferentes áreas geográficas pero también es importante recordar que Estados Unidos suele ser un pulso de lo que acaba ocurriendo poco tiempo después en Occidente. ¿Estamos ante un cambio de ciclo o solo una moda pasajera que no afectará a los pesos pesados del negocio? El tiempo lo dirá.

Publicado por

Gaizka Manero López

Nacido en 1982 en Portugalete, Bizkaia, soy doctor en "Periodismo, Comunicación y Memoria en la era digital" por la Universidad del País Vasco.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *