Chromecast, Google se pone (aún más) serio

Hace poco más de un mes Google presentaba todo su arsenal de novedades de cara a la campaña navideña y el comienzo de 2016. Aunque, cómo no, los Nexus y Android M se llevaron casi todas las miradas, hubo un dispositivo que nos pareció especialmente interesante: la versión renovada del Chromecast, uno de nuestros dispositivos favoritos para convertir nuestro televisor en toda una smart TV.

El planteamiento del equipo es tan sencillo que es maravilloso: un dispositivo que por menos de 40€ convierte cualquier televisor con un puerto HDMI en una televisión conectada a internet de forma autónoma y a un panel en el que reproducir cualquier contenido de nuestro smartphone, tableta u ordenador. Compatible con iOS (con Android se da por hecho) las fuentes desde las que reproducir contenidos son enormes: Spotify, YouTube, Netflix, Hulu…

El éxito de la primera versión quedó constatado con la enorme cantidad de desarrolladores que han lanzado aplicaciones específicas para el gadget. De hecho, esto y la implementación de una banda dual (2,4GHz y 5 GHz) que minimiza el jetlag que en ocasiones sufría el otro lo convierten en el adaptador definitivo.

Incluso su diseño ha mejorado. El original era una suerte de PenDrive con un adaptador que a veces hacía su instalación en televisores más antiguos. El nuevo es un disco de plástico de 5 centímetros magnetizado del que sale el cable HDMI. Esto permite instalarlo más fácilmente y que el disco quede fijado donde queramos. Mucho más seguro. Además, para el que quiera que se vea, lo hay en varios colores de lo más llamativos.

Del otro lado del disco hay un puerto microUSB pensado para alimentarlo. Se puede conectar directamente a la corriente eléctrica -adaptador mediante- o bien del USB del televisor… y todo está hecho. Solo queda enlazarlo a cualquier equipo que queramos y comenzar a reproducir nuestros contenidos favoritos.

Los pasos de instalación siguen siendo los mismos (sencillos y eficientes, ¿por qué cambiarlos?). Primero lo conectamos a la red WiFi. En ese momento todas nuestras apps con soporte Chromecast (todas las multimedia relevantes lo son) aparecerán en un pequeño icono. En cuanto instalemos la extensión en nuestro ordenador todos los contenidos que queramos pasarán rápidamente de un soporte a otro a nuestro antojo. De hecho, la nueva aplicación Chromecast que hasta ahora solo permitía gestionar la conexión entre equipos es ahora un centro multimedia que se aprovecha de toda la potencia de búsqueda de Google para disfrutar de los contenidos.

La aplicación racionalizará la búsqueda: sabrá si te refieres a una película, una serie, un documental o un clip. En caso de dudar te dará todas las opciones y te dirá en que plataformas y a qué precio están disponibles para que decidamos cómo y dónde verlo. Para rizar el rizo nos informa incluso de si está disponible en alguna app que no tengamos aún instalada.

Google también ha jugado la baza de los juegos (como se pudo ver en la presentación). Permite crear partidas o sumarnos a partidas multijugador ya iniciadas en las que el dispositivo móvil se convierte en el mando y la pantalla tiene modo dividido para facilitar la interacción entre usuarios.

En resumen un dispositivo con mucho potencial que mejora íntegramente al anterior y que nos deja con ganas de saber qué ocurrirá según le vayan implementando mejoras en el software (le cuesta trabajar con programas de terceros y es incompatible con plataformas como iTunes y Amazon Instant Video, aunque en este caso es más que normal). Si el otro Chromecast ya era una compra acertada, esta actualización es sencillamente brillante y un ejemplo de lo que debemos esperar de las demás grandes de Silicon Valley.

Publicado por

Gaizka Manero López

Nacido en 1982 en Portugalete, Bizkaia, soy doctor en "Periodismo, Comunicación y Memoria en la era digital" por la Universidad del País Vasco.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *