ARM, referencia tecnológica europea

A pesar de que cuando nos mentan los grandes hitos de las Tecnologías de la Información y la Comunicación que han ocurrido durante este siglo nuestra mirada -y nuestra mente- se van a Silicon Valley y países como Corea del Sur, Japón y China muy pocas personas saben que el interior de buena parte de los dispositivos que usan a diario y que para ellos representan «la modernidad» trabajan componentes diseñados por un fabricante europeo que en estas fechas celebra su 25 aniversario.

Fundada por Robert Saxby en Cambridge en 1990, Advanced RISC Machines (su acrónimo es ARM) como el resultado de una empresa conjunta entre Acorn Computers, Apple y VLSI Tecnhology y con el fin de desarrollar la célebre arquitectura ARM, utilizada por la primera en sus inicios y la gran apuesta de los de Cupertino en su fallido Newton.

En esta sopa de letras podemos decir que ARM es una arquitectura RISC (Reduced Instruction Set Computer u Ordenador con Conjunto Reducido de Instrucciones) de 32 bits en sus inicios que con la llegada de la versión V8-A ahora llega a los 64 bits. De una forma muy trivial, se trata de una arquitectura de procesadores muy sencilla que los hace perfectos para las aplicaciones de baja potencia. Y ese es el motivo por el que el 50% de los chips de dispositivos móviles comercializados en 2015 en todo el mundo fueran fabricados por ARM y otro enorme porcentaje se haya ensamblado bajo sus especificaciones.

De esta forma, sus licencias son trabajadas por titanes como Apple, Samsung, LG, Qualcomm, Sony, Texas Instruments, Alcatel Lucent, Intel, Nokia, Microsoft, Mediatek, etc. Sí, estáis en lo cierto, un buen puñado son rivales directos y competencia en el mercado de procesadores y semiconductores.

Pero todo esto comenzó con un primer procesador, el ARM1. Su diseño comenzó en 1983 y la idea era construir un nuevo formato inspirado en el célebre 6502 para un entorno RISC de 32 bits. Para ello se implementaban 25.000 transistores y se utilizaba un proceso de fabricación de 3 micras (3000 nanometros. Una cifra enorme si tenemos en cuenta las que se barajan hoy día pero que para su época, hace más de treinta años, era todo un hito tecnológico y un reto para su ensamblaje.

Desde ahí se pudo construir un gigante que ahora también comercializa herramientas de programación (bajo las marcas RealView y KEIL), SoCs y todo tipo de plataformas. En definitiva, una referencia tecnológica europea y mundial. Felicidades.

Publicado por

Gaizka Manero López

Nacido en 1982 en Portugalete, Bizkaia, soy doctor en "Periodismo, Comunicación y Memoria en la era digital" por la Universidad del País Vasco.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *