Premios 2015: mejor iniciativa tecnológica

First Lego League, apuesta por la innovación

La ciencia y la tecnología necesitan de la juventud para sobrevivir. De su interés por la innovación, por la investigación y por la resolución de problemas desde una nueva perspectiva. Por eso, apoyándose en valores como la competitividad amistosa, el aprendizaje, el trabajo en equipo y la contribución a la sociedad, los jóvenes participantes en la First Lego League aprenden a diseñar, construir y programar robots Lego Mindstorms; investigan resuelven desafíos científicos; aplican conceptos científicos a casos domésticos y desarrollan habilidades y competencias del siglo XXI.

Desde 1999 la competición ha puesto diferentes retos científicos (de todas las disciplinas) a los equipos participantes: desde problemas relacionados con el espacio o los volcanes hasta retos urbanísticos, problemas de adaptación de personas con minusvalías en la sociedad y el desarrollo de nuevas energías limpias hasta la temática del abastecimiento alimentario o el desarrollo educativo de la sociedad 2.0.

Apoyada en LEGO Education Robotix -especializada en ofrecer experiencias de aprendizaje para niños de más de 10 años relacionadas con la ciencia y las nuevas tecnologías- y Urbaser (encargada del desafío Trash Trek relacionado con la gestión de residuos), la FLL cuenta con una gran cantidad de entidades colaboradoras entre las que destaca, por ejemplo, la Agencia Vasca de Innovación-Innobasque.

En la edición que ha tenido lugar este mismo año -el pasado día 12- los asistentes pudieron disfrutar de sesiones formativas de Euskaltel (en colaboración con Alboan y el gigante chino ZTE); Bridgestone (una de las referencias en la gestión de residuos); Indumetal Recycling -especializada en el reciclaje de dispositivos móviles de todo tipo-; Ausolan (y cómo se gestionan los residuos generados en cocinas) o Gaiker -que planteó como los residuos pueden convertirse en una oportunidad para conseguir recursos-.

Además, Tecnalia presentó el reciclaje como un proceso en el que participan varios agentes sociales (empezando por los ciudadanos) y presentó a los jóvenes de entre 10 y 16 las oportunidades de la economía circular y los bioproductos sostenibles.

En definitiva, una iniciativa que cumple 10 años en el Estado y que nos enseña a todos el camino a seguir para que los más jóvenes se interesen por la tecnología y la ciencia como una forma de vida.

Noticia recomendada por Binary Soul 

Publicado por

Gaizka Manero López

Nacido en 1982 en Portugalete, Bizkaia, soy doctor en "Periodismo, Comunicación y Memoria en la era digital" por la Universidad del País Vasco.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *