Contenidos digitales, contigo a cualquier parte

A pesar de que últimamente podremos ver en diferentes medios anuncios de operadoras que nos dicen que «por fin nos ofrecen poder navegar en cualquier punto de Europa como si estuviéramos en casa», esta victoria es exclusivamente mérito de los consumidores y de la Unión Europea que les han obligado a minimizar el impacto del roaming en nuestras tarifas -si para algunas cosas se aprovechan del mercado único, deberán aplicarlo a todo-.

La siguiente gran batalla consistía en permitir a los usuarios disfrutar de sus contenidos digitales (sí, esos alojados en internet, donde no hay fronteras) en cualquier rincón de la Unión y convertir, por fin, el territorio en un mercado único para todo tipo de productos y servicios analógicos y 2.0.

Precisamente en esa línea hace pocos días que Andrus Ansip y Günther Oettinger, responsables del área digital de la Unión Europea, anunciaron que están trabajando en crear una nueva regulación en 2016 que actualice todas las normas sobre la propiedad intelectual y que permita que los consumidores puedan acceder a sus contenidos digitales sin importar su ubicación geográfica. Un golpe a todas las operadoras que a día de hoy restringen el acceso a los mismos cuando salimos de las fronteras de su mercado (a pesar de que el contenido pueda tener una nacionalidad de origen completamente diferente).

De facto, se puede dar el caso de que si alguien quiere disfrutar de un contenido que ha comprado en Italia, por ejemplo, cuando está de vacaciones en Alemania, deba pagar por él de nuevo. Algo insólito con cualquier otro producto (puedes meter un libro de papel de tu propiedad en tu maleta y no necesitas pagar por leerlo cuando estás en otro país).

Esto, que parece algo tan natural, supondrá una mejora en el día a día de al menos 29 millones de europeos que ven capados sus contenidos a diario ya que podrán aprovechar cualquier archivo en su smartphone, tablet o portátil sin necesidad de hacer copias físicas u offline.

Teniendo en cuenta que según la Comisión Europea el número de usuarios transfronterizos se disparará a un 70 millones en 2020 los beneficios serán mucho más relevantes. Además, a día de hoy, el 49% de los europeos ya disfrutamos de las ventajas de los contenidos digitales, una cifra que a buen seguro irá en aumento durante el próximo lustro.

Estos datos, así como el apoyo masivo de los 28 parlamentos estatales que quieren acelerar el proceso de eliminación de barreras para los contenidos digitales con fecha tope 2017. Por otra parte, en el mismo comunicado, la CE explicó que a lo largo de 2016 la actualización de los derechos de autor también integrará una nueva regulación referida a los agregadores de contenidos como Flipboard o Google News.

Publicado por

Gaizka Manero López

Nacido en 1982 en Portugalete, Bizkaia, soy doctor en "Periodismo, Comunicación y Memoria en la era digital" por la Universidad del País Vasco.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *