Europa, nuevo centro global de IBM para la industria 4.0

Hay cosas que nunca cambian. Hay empresas como IBM que desde sus orígenes –hace ya más de un siglo– han buscado siempre ese factor diferencial que les siguiera manteniendo un paso por delante de sus rivales y a las que ni las crisis ni la presión desde nuevos polos tecnológicos parecen afectarles. También hay países -Alemania- que tiene clara cuál es su estrategia de desarrollo económico a medio y largo plazo y que saben cómo atraer a ese perfil de compañías.

Por eso no es de extrañar que IBM anunciara hace unos días que había escogido Múnich -uno de los centros neurálgicos de la industria germana y europea- para instalar su sede central de la Watson Internet of Things para tener cerca a algunos de los actores más relevantes en sectores estratégicos como la automoción, la electrónica, la salud. etc.

Esta unidad es una de las ocho que completarán el ecosistema para el desarrollo y la implantación del IoT en la industria 4.0 y es la mayor inversión de la empresa neoyorquina en el Viejo Continente en más de 20 años.

Campus de la innovación

Planteado como un campus, el Watson IoT congregará a más de un millar de expertos e investigadores que conformarán un gran laboratorio en el que desarrollarán soluciones para que las empresas interesadas puedan conseguir herramientas con las que analizar la ingente cantidad de datos  que genera el creciente número de dispositivos (y máquinas industriales) conectados a la red de redes.

A día de hoy, según la propia IBM, en el mundo hay más de 9.000 millones de equipos conectados a internet que generan al día más de 2,5 trillones de bytes. En datos económicos, un negocio que en 2020 moverá más de 1,7 billones de dólares siempre y cuando las empresas tengan la infraestructura necesaria para gestionarlos.

Aunque aún no se saben datos de esta colmena de laboratorios repartidos por todo el planeta, el pasado mes de marzo la multinacional de los blue chips anunció una inversión de 3.000 millones de dólares para dar cobertura a la creciente demanda de sus clientes para gestionar la información generada por sus equipos inteligentes.

Dentro de esta partida se incluían innovación, investigación, nuevos proyectos y alguna adquisición como The Weather Company (sí, la creadora de la famosa aplicación The Weather Channel) para su plataforma Watson IoT Cloud Platform.

La apuesta por los denominados «áreas de negocio de crecimiento» –cloud computing, Watson, redes sociales y movilidad- viene en un momento clave para el devenir de la empresa después de desprenderse de los negocios de hardware «de bajo margen» y cuando los negocios clásicos que han mantenido los beneficios (software y servicios) están amenazados por la creciente competencia y por el giro de las necesidades del mercado.

Publicado por

Gaizka Manero López

Nacido en 1982 en Portugalete, Bizkaia, soy doctor en "Periodismo, Comunicación y Memoria en la era digital" por la Universidad del País Vasco.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *