Saucony EVERUN, amortiguación sin límites

La amortiguación es un factor clave en el desarrollo de cualquier calzado de running. El motivo es sencillo: nos protege (nuestras articulaciones y sistema muscular) de los continuos impactos contra el suelo y hace más confortable la carrera, sea cual sea la superficie sobre la que nos desplazamos. Precisamente por ello la amortiguación es tan importante cuando elegimos nuestro calzado y es fundamental que nos decantemos por el modelo que mejor se adapta a nuestro peso, nuestro tipo de pisada, la superficie sobre la que solemos correr, las distancias que entrenamos y nuestros ritmos habituales de carrera.

Saucony, uno de los fabricantes americanos más relevantes del sector, ha desarrollado una nueva tecnología denominada EVERUN que se caracteriza por adaptarse a todo el pie y por mantenerse constante (sin degradarse) sin importar los kilómetros que entrenemos. Las Triumph ISO 2 y Guide 9 son los primeros modelos que la implementan aunque las inminentes Hurricane ISO 2, Kinvara 7 y Peregrine 6 también contarán con esta tecnología desde su lanzamiento.

El funcionamiento de las EVERUN permite minimizar los picos de presión: la amortiguación bajo el pie se adapta al terreno que pisamos y a la forma de nuestra anatomía y esto se traduce en una distribución de la energía del impacto sobre un área mayor. Cuando ocurre repetidas veces -como en cualquier entrenamiento- elimina la presión local sobre un mismo punto y consigue una amortiguación más eficiente y, sobre todo, una mayor vida útil de la zapatilla.

Pero EVERUN no es solo un material revolucionario: se ha cambiado por completo la forma en la que se construye el calzado. Habitualmente se coloca una placa rígida que no permite que los materiales de amortiguación se adapten al pie. Sin embargo, Saucony coloca -Topsole mediante- la zona más importante de la amortiguación pegada a nuestros pies. De esta forma EVERUN puede «leer» nuestra pisada paso tras paso y adaptarse a nosotros y al terreno para protegernos.

Los aterrizajes se suavizan lo que nos fatiga menos y permite una reacción más rápida a la hora de «despegar» el pie. Es mucho más resistente (hasta tres veces) que una espuma EVA estándar y permite un retorno de la energía de hasta el 83% de una forma constante lo que garantiza una carrera más lineal incluso en sus fases lineales cuando la fatiga aparece y cualquier «extra» es fundamental.

 

Publicado por

Gaizka Manero López

Nacido en 1982 en Portugalete, Bizkaia, soy doctor en "Periodismo, Comunicación y Memoria en la era digital" por la Universidad del País Vasco.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *