FitBit Surge, mucho por muy poco

Hemos tenido el placer de disfrutar durante dos semanas del FitBit Surge (sí, aunque es un spoiler solo podemos definirlo como placer) un modelo que la marca americana define como un «súper reloj de forma física» y que estamos seguros que no defraudará a nadie que busque una herramienta para hacer sus pinitos -aficionado- deportivos y que además, quiera monitorizar su actividad diaria y formar parte de una gran comunidad.

El modelo que nos prestaron contaba con un impoluto tono negro. Probablemente menos llamativo que los mandarina o azul, hemos de reconocer que su diseño minimalista es perfecto para llevarlo todo el día encima sin preocuparnos por nuestra indumentaria. Los materiales empleados son mates. La pantalla podría tener un marco más pequeño pero eso es solo una objeción heredada del diseño de otros smartwatches con menos cualidades deportivas.

Las funcionalidades del Surge son muy variadas: cuenta con GPS con el que puede calcular la distancia (el ritmo), la altitud y darnos -app mediante- una buena lectura de los tramos de entrenamiento y las rutas. Incluye un sensor cardiaco en la muñeca -marca de la casa, tiene muy buen ratio de lectura si lo comparamos con un Polar con banda de pecho-; sistema de monitorización de actividad (calcula los pasos, distancia, escalones, calorías, desplazamientos, etc.) así como un sistema de registro multideporte. Toda actividad, aeróbica y anaeróbica pueden ser medidas.

La batería es uno de sus puntos fuertes: en reposo o sin GPS permite una autonomía de una semana. Con el sistema de posicionamiento baja a 10 horas pero será muy raro que lo estemos empleando continuamente tanto tiempo. Si a eso le sumamos que podemos tener control de algunas aplicaciones de música y las notificaciones que nosotros queramos (aunque es cierto que son más limitadas que en otros modelos de la competencia), un monitor de sueño y un sistema de sincronización inalámbrica para ahorrar batería -y datos-, tenemos una carta de presentación excelente.

Durante el entrenamiento la pantalla es nítida y nos da la información clara y rápidamente. Contamos con lo que necesitamos en tiempo real. Su diseño ergonómico hace del Surge un compañero del que casi no nos acordamos. Ni hay un exceso de calor durante las mediciones del ritmo ni su goma molesta -a pesar de tener piel sensible-.

La comunidad de FitBit así como una muy intuitiva aplicación que nos recuerda nuestras metas harán las delicias de aquellos que tienen la actividad como una seña de identidad. Invita a movernos, a hacer deporte a no estar en el sofá y lo hace de una forma mucho más agradable y con más gancho que la de otros modelos de la competencia.

En definitiva -y a falta de que probemos el Blaze las próximas semanas, un modelo más smart y menos deportivo- se nos antoja como una muy buena compra como un acceso a los relojes que tienen algo más, a los pulsómetros que ofrecen algo más y a una forma de vida que nos pide un poco más y nos da mucho más. Y todo ello con un precio muy atractivo: 199€.

Publicado por

Gaizka Manero López

Nacido en 1982 en Portugalete, Bizkaia, soy doctor en "Periodismo, Comunicación y Memoria en la era digital" por la Universidad del País Vasco.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *