Tecnología, al futuro por la igualdad

Un repaso a la historia del desarrollo tecnológico (y científico) durante las últimas décadas nos deja una larga lista de hombres que dejaron su huella en el nacimiento de la era digital. El acceso de las féminas a las disciplinas técnicas -ingeniería o informática, por ejemplo- era mucho menor del deseado. Sin embargo, «algo está cambiando», en palabras de Beatriz Ausucua, Production Manager de Binary Soul y una de las cincuenta admitidas para la nominación al Premio Ada Byron de la Universidad de Deusto a la Mujer Tecnóloga 2016.

Desde sus tiempos de estudiante la presencia de sus colegas en la tecnología (estudios e industria) ha ido aumentando. Lejos de los focos de Silicon Valley, las mujeres han ido ganando peso y han ido enterrando el tópico de que «tecnólogo es igual a hombre». El siguiente reto, sin duda, es que el equilibrio de géneros en las facultades se consolide para que se rompa el techo de cristal y las mujeres directivas pasen a ser «las mismas que los hombres». El cambio de mentalidad empresarial será, sin duda, un paso casi definitivo para conseguir la igualdad completa entre géneros.

En sus dos años de experiencia como responsable del Departamento de Producción de la cooperativa bizkaitarra ha aprendido a gestionar recursos críticos de la tecnológica, llevar las finanzas y encargarse de los timing de los proyectos que ha afrontado junto a sus seis socios. Y todo ello lo ha hecho sintiéndose respetada y apoyada por todos su compañeros en un entorno (industria y tecnología) que aunque antes estaba casi vetado a las mujeres ahora empieza a estar más equilibrado.

De este modo, ve «muy positivas las iniciativas de instituciones tan respetadas como la Universidad de Deusto para apoyar y animar a las jóvenes a formar parte de un sector con un futuro tan brillante». El Ada Byron, que este año ha recaído en Nuria Oliver, Scientific Director de Telefónica desde hace nueve años, Doctora por el prestigioso Massachusetts Institute of Technology y especializada en el desarrollo de modelos computacionales del comportamiento humano, es «un galardón que no solo sirve para premiar y dar luz a carreras sobresalientes sino que muestra el camino a otras mujeres de cómo se pueden hacer las cosas en el universo tecnológico».

Pero esta no es la única relación de Beatriz con la universidad bilbaína. Desde hace unos días forma parte de Met Community, una plataforma colaborativa de profesionales interesados en el emprendimiento que contribuye al desarrollo personal y profesional de mujeres a través del mentoring y las tecnologías. Deusto Entrepeneurship Center y Deusto Business School son los encargados de dar soporte a un proyecto que ella ve «fundamental para mejorar sus aptitudes dentro de Binary Soul».

La start up, centrada en las aplicaciones interactivas para industria, turismo, comercio, etc. y en la gamificación -videojuegos, serious games, etc.- (proyectos propios y para terceros) se encuentra enfocada en «uno de los sectores tecnológicos más en auge» y todas las herramientas a su disposición «son bienvenidas por la oportunidad que suponen para ponerse en contacto con otros emprendedores del Estado y otros países».

Publicado por

Gaizka Manero López

Nacido en 1982 en Portugalete, Bizkaia, soy doctor en "Periodismo, Comunicación y Memoria en la era digital" por la Universidad del País Vasco.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *