Samsung Galaxy S7, nuestras primeras impresiones

Aunque no pase por su mejor momento por las ventas de su máximo rival, los Galaxy S son siempre la referencia entre los dispositivos Android. Samsung, el mayor fabricante mundial de smartphones tiene en éste su talismán en el que vuelca por completo todo lo que sus ingenieros son capaces de ensamblar en un dispositivo.

Después de las decepciones que supusieron el S4 y el S5 -que supusieron cambios radicales de concepto respecto a sus predecesores-, los coreanos decidieron apostar por un modelo que fuera (y pareciera) premium con el S6 y su revolucionaria versión Edge. Ahora, el nuevo S7 respeta el sobresaliente diseño del anterior, corrige sus errores y vuelve a dar el do de pecho en cuanto a hardware. Lo hemos podido probar unas horas y éstas son nuestras impresiones.

En la mano sigue siendo un terminal robusto. Con acabados cuidados, de calidad y sensación de solidez (ahora rubricada por la vuelta a la resistencia al agua y al polvo). Lo mejor es que lo hace sin sacrificar nada del diseño y eso siempre es algo a tener en cuenta. El terminal sigue siendo muy delgado y ligero a pesar de sus 5,1 pulgadas. La versión plana (ellos lo llaman «flat») da la sensación de flotar en el aire. Y los bordes de aluminio demuestran el mimo con el que se ha pensado todo a la hora de crearlo y ensamblarlo.

Todo parece redondo gracias a detalles como la ranura doble para insertar tanto la SIM como la anhelada tarjeta microSD de hasta 200GB que convierten al equipo en un dispositivo pensado para que nos dure mucho tiempo sin necesitar más potencia (lo veremos más adelante) o capacidad.

Maravilla en funcionamiento

Cuando lo encendemos la pantalla nos embelesa. La tecnología SuperAMOLED de los coreanos destaca por su brillo, su contraste, su nitidez y su intensidad de color. Su resolución (por encima de los 500 píxeles por pulgada) tiene un efecto hipnótico en todo aquel que lo tiene en la mano. Parece increíble que se pueda ver todo tan bien y tan fluido.

Si a esto le sumamos la tecnología Always ON que hace que esté siempre activo y preparado para notificarnos actualizaciones, mensajes, avisos, etc. y la Ambient Display que adapta la luminiscencia de continuo tenemos un panel que funciona de una forma sobresaliente y que, prometen, no afecta a la autonomía. La idea es sencilla: que no tengamos que estar cada poco encendiendo la pantalla para saber si tenemos algo pendiente (cuando lo tenemos en silencio, por ejemplo).

La famosa curva, por cierto, gana ahora funcionalidades. Los desarrolladores han descubierto su potencial y Samsung ha sabido también crear una buena paleta de utilidades que la convierten en toda una herramienta de trabajo y además permite crear paneles más amplios en las apps: todo es más grande, más fluido y más natural.

Si a esto le unimos una capacidad del procesador y la GPU impropias en un smartphone (Xataka le ha hecho el test de Antutu y consigue 111.000 puntos y en GeekBench le han dado más de 6.000 una cifra a la que llegaría solo un procesador i5) tenemos un terminal que destaca sobre todos los demás Android del mercado con mucha diferencia.

Para soportar todo esto Samsung ha implementado una pila de 3.000 mAh para el S7 «normal» y una de 3.600 mAh para el Edge (con la idea de compensar las 0,4 pulgadas extra que tiene de más). Para un usuario medio es bastante más de un día lejos de los enchufes. Para un uso intenso son 12 horas sin problema. Todo ello con un sistema de carga rápida que en pocos minutos nos devolverá hasta el 80 por ciento de la autonomía. De nuevo, sobresaliente.

El nuevo chip Exynos de ocho núcleos y la excepcional gestión energética de Android 6 permiten unos datos que sacan los colores a cualquier versión anterior de este equipo y de casi cualquier otro de su tamaño que se haya comercializado antes. Es más potente y rápido que ningún otro y consume, en proporción, mucha menos batería.

Y muy en la línea de hacer un dispositivo realmente útil Samsung ha explicado que ha renunciado al USB Type-C y ha elegido uno convencional porque no está suficientemente extendido (y porque requeriría deshacernos o desaprovechar todos esos cables que tenemos por casa y tan útiles nos resultan para cargar cualquier tipo de cacharro).

La cámara también destaca por la calidad de las imágenes que capta. Como siempre hemos dicho, lo importante no son los píxeles sino la óptica. Y los ingenieros han bajado de 16 a 12 Mp pero se han centrado en insertar la lente más luminosa en un smartphone hasta la fecha: f1,7. También en mejorar los cristales, estabilizadores, flashes, el sistema de detección, etc. para redondear un conjunto a la altura de la pantalla.

En definitiva, un terminal con mucho recorrido que no decepcionará a ningún usuario (venga de la plataforma que venga) con un uso potencial de años y un precio nada descabellado si lo comparamos con sus especificaciones -a años luz de los fabricantes chinos-.

Publicado por

Gaizka Manero López

Nacido en 1982 en Portugalete, Bizkaia, soy doctor en "Periodismo, Comunicación y Memoria en la era digital" por la Universidad del País Vasco.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *