ASICS FuzeX, reformulando el gel

Durante mucho tiempo ASICS era la marca de referencia en el running. Lejos de necesitar importantes campañas de marketing, el boca a boca y el excepcional rendimiento de todos sus productos eran aval suficiente para que los nipones fueran la favorita por millones de atletas en todo el mundo. Sin embargo, el empuje de otras marcas como Mizuno, Adidas (y su Boost) o Under Armour hicieron que la empresa adquiriera una imagen de obsolescencia que la hizo perder cuota de mercado.

Lejos de amedrentarse o dejarse llevar por las modas, los directivos de la marca decidieron desarrollar con calma las mejoras. Comprender si los avances de la competencia eran pasajeros o si las demandas del mercado realmente habían cambiado para hacerlas suyas, mejorarlas y evolucionar correctamente su catálogo.

Si el año pasado llegaron los upper termosellados y diseños más actuales, 2016 está siendo el año de nuevos modelos que se complementan con las legendarias Cumulus, Nimbus, Kayano y compañía. Si hace pocas semanas hablamos de las Metarun como un laboratorio en el que ASICS había volcado lo mejor de sí misma, ahora le toca el turno a las FuzeX y todas sus innovaciones.

Fuzegel, una nueva mediasuela


La clave de las nuevas zapatillas (tanto las FuzeX como las FuzeX Lyte) es el nuevo compuesto elaborado a partir de la goma EVA y el Gel de la casa. Una combinación que busca ahorrar peso y mejora la firmeza para incrementar el efecto «rebote». Si le sumamos un nuevo mesh (malla) para la zona superior y una suela con nueva configuración tenemos como resultado un conjunto mucho más versátil.

Para la zona del talón han empleado una mezcla ligeramente diferente. Junto al Fuzegel han utilizado Solyte, el material de amortiguación tope de gama de los nipones, para conseguir una mayor estabilidad en el aterrizaje. Además, la plantilla es una X-40 Sockliner que suma una dosis de amortiguación interna (además de ser antibacteriana y tener «memoria» para adaptarse de forma independiente a la pisada de cada corredor).

El drop elegido es 8 mm entre el talón y metatarso para dotarla de más agilidad y una pisada más natural y, además, hacerlas menos agresivas cuando las usamos para otras actividades o para vestir -su diseño minimalista es, para nosotros, espectacular-.

Por si todo esto fuera poco, las FuzeX Lyte son aún más ligeras con un upper más sencillo y con una mediasuela construida íntegramente el Fuzegel para hacerlas más reactivas. En definitiva un modelo neutro con 280 gramos (270 las lyte) con un precio de entre 130 y 100 euros (de nuevo las Lyte) y la mejor tecnología de los nipones.

Publicado por

Gaizka Manero López

Nacido en 1982 en Portugalete, Bizkaia, soy doctor en "Periodismo, Comunicación y Memoria en la era digital" por la Universidad del País Vasco.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *