Emprendimiento, el mejor aliado de la innovación

A pesar de todo lo que se ha hablado de la crisis económica (y de modelo) que lleva azotando Occidente desde finales de 2008, este bache ha puesto de acuerdo a analistas de todas las condiciones de que solo hay una salida posible y una receta para evitar otro problema de este calado: una economía sustentada en los principios de la innovación y del emprendimiento y con un mix entre sectores que no la haga estar expuesta innecesariamente a los problemas puntuales de uno de ellos.

En resumen, un equilibrio entre servicios, industria y sector primario que estén unidos a través del tronco común de las nuevas tecnologías y de la innovación que les permita ser competitivo no por el ahorro de costes sino por el valor añadido de lo que producen.

En este marco, las universidades tienen un papel central. No solo a la hora de forjar a nuevos profesionales o a la hora de estar a la vanguardia en materia de patentes sino también a la hora de labrar la personalidad profesional de sus licenciados. Precisamente por eso, la Universidad del País Vasco-Euskal Herriko Unibertsitatea puso en marcha la semana pasada unas charlas con el fin de exponer a los futuros graduados las posibles experiencias al acabar el ciclo educativo.

De la mano del vicedecano de la Facultad de Ciencia y Tecnología, Ibon Sagastabeitia, y de Estíbaliz Asua -profesora de varias asignaturas en el centro- presentaron a los alumnos presentes en el Campus de Leioa a perfiles que tienen experiencia tanto en la aventura del emprendimiento y el autoempleo como en el mercado por cuenta ajena dentro de grandes empresas.

Entre ellos destacó Santiago Córdoba, uno de los fundadores de Binary Soul y que antes de comenzar con la pequeña cooperativa especializada en soluciones de virtualización, gamificación y en el desarrollo a medida de software trabajó para ZIV, una multinacional sita en Zamudio que desarrolla soluciones propias para la explotación de redes eléctricas inteligentes.

Como explicó el Commercial Manager de la empresa de Bilbao, existen tres posibles salidas igual de importantes para el desarrollo de la innovación: desde la búsqueda de empleo por cuenta ajena para forjarse una carrera profesional en una empresa consolidada -fundamental para adquirir experiencia y adaptarse al enorme salto que hay entre el mundo universitario y el mercado laboral-; hasta el emprendimiento pasando por pasar a formar parte de la plantilla de la propia universidad para volcarse con la investigación.

Dentro de esta decisión tienen un papel fundamental las becas y los contratos en prácticas. Éstos permiten entrar más fácilmente en el mercado laboral al disminuir los costes de contratación de las empresas y sirven para potenciar las habilidades del becado y acabar su formación (es habitual que muchos estudiantes reconozcan que siguen aprendiendo muchas cosas nuevas al acabar su ciclo discente).

La charla, a la que acudieron una treintena de jóvenes, sirvió para mostrar a los presentes los problemas que suele tener aparejados montar una start up -y a pesar de ello todas las satisfacciones que da a aquellos a pesar de las estrecheces de los primeros meses-, la importancia de vivir un proceso de formación continua sea cual sea nuestra etapa estudiantil o laboral y las posibilidades que da el mercado laboral a aquellos que se arriesgan sea cual sea la crisis que vivamos.

Noticia recomendada por Binary Soul

Publicado por

Gaizka Manero López

Nacido en 1982 en Portugalete, Bizkaia, soy doctor en "Periodismo, Comunicación y Memoria en la era digital" por la Universidad del País Vasco.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *