Huawei P9, vieja fórmula para entrar en el top

Hubo un tiempo -no muy lejano- en el que los smartphones se dividían en dos grupos: el iPhone y los iPhone Killers. Terminales en los que el argumento para proclamarse el mejor terminal del mercado era la potencia bruta. No importaba tanto el diseño (Samsung Galaxy o LG) si no las especificaciones -las cámaras de los Xperia o los Lumia eran antológicas-.

Para placar lo que los usuarios podían hacer con sus terminales (la estrategia que siempre ha tenido Apple), los fabricantes mostraban lo que sus teléfonos eran capaces de hacer. Y así nacieron equipos como los Galaxy S3, que a día de hoy sigue sacando los colores por prestaciones a muchos smartphones medios de última generación.

Ahora el panorama ha cambiado. El diseño tiene mucho más peso, la contienda parece decantada para Apple y Samsung (los demás fabricantes tradicionales suelen perder dinero con cada dispositivo que venden) y solo los fabricantes chinos parecen tener algo -mucho- que decir. Entre ellos destaca Huawei que con su P9 ha decidido retomar la antigua fórmula Android para, ahora sí, luchar cara a cara con los equipos más potentes del mercado. Especificaciones no le faltan.

Con una gama estructurada en P9 y P9 Plus, los orientales cuentan con un aliado de lujo en el apartado fotográfico. Leica se ha encargado de desarrollar las lentes y el software de la cámara lo que garantiza que los usuarios de los nuevos smartphones de Huawei contarán con la mejor tecnología del mercado por el momento.

Pero la cámara es solo la guinda de un pastel con hasta 4 GB de RAM; un procesador de ocho núcleos Kirin 995 (cuatro Cortex A53 a 1,8 GHz y cuatro Cortex A72 a 2,5 GHz); doble cámara trasera de 12 Mp con sensor de blanco y negro y sensor a color por separado para aprovechar mejor la entrada de luz; panel IPS de 5,2 pulgadas y resolución 1.920×1.080 (423 ppp), conector USB-C y una batería de 3.000 mAh.

Y todo ello con un diseño notable en el que se emplean metales pulidos para aumentar la sensación de ligereza (además de muy delgado es un peso pluma en toda regla), aunque el fabricante ha confirmado que también se comercializará con metales cepillados y acabado cerámico. Como no podía ser de otro modo, el excepcional panel cuenta con tecnología Gorilla Glass. Lo más increíble es la gran pila de su interior.

La pantalla no cuenta con tecnología UHD pero si tenemos en cuenta la cifra de 423 ppp no solo no notaremos la diferencia sino que lo agradecermos en forma de más autonomía y un mejor rendimiento gráfico. Los ángulos de visión nos han parecido buenos y el brillo (no lo hemos podido ver en exteriores soleados) nos ha parecido correcto.

Volviendo a la cámara, su punto fuerte, Leica ha desarrollado una lente Summarit H 1:2.2/27 ASPH con una apertura máxima f/2.2 (el Galaxy S7 tiene f/1.7). Para solucionarlo, emplean dos cámaras, una con sensor en blanco y negro que triplica la entrada de luz y que permite equilibrar la cifra con modelos más “capaces” sobre el papel. Técnicamente capta un 90% más de luz que un Galaxy S7 y un 240% más que un iPhone 6S.

Si a eso le unimos que el software que han implementado los alemanes al que ya tenía Huawei -con funciones más propias de una cámara profesional que de un smartphone- tenemos un conjunto excepcional que hará las delicias de quienes quieran “algo más” para sus fotos.

Hablando de software, la capa EMUI 4.1 sobre Android 6 no nos ha parecido una gran evolución sobre la anterior pero hemos de reconocer que su funcionamiento es excepcionalmente fluido y que es de las mejores del mercado para quien quiera algo diferente.

Por último, el lector de huellas dactilares, el puerto de carga USB Type C, el diseño de la antena triple  y una autonomía de más de un día para un usuario normal (que juguetee bastante con cámara, etc.) nos parecen aditamentos sobresalientes para un equipo que en su configuración más capaz se queda en 649€. Como hemos dicho, la vieja receta creada por Samsung y compañía (mucho hardware) sigue funcionando para entrar en el top y mirar a los ojos a todos los premium.

Publicado por

Gaizka Manero López

Nacido en 1982 en Portugalete, Bizkaia, soy doctor en "Periodismo, Comunicación y Memoria en la era digital" por la Universidad del País Vasco.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *