Serious Game Camp Ermua, aprendiendo a formar

Ayer tuvo lugar en Ermua el Serious Games Camp en el que se pusieron de relieve la tendencia y la influencia de los Serious Games y las Nuevas Tecnologías en campos tan diferentes y estratégicos como la educación, la formación (a profesionales) y la salud. Un ejemplo del potencial de herramientas como la realidad aumentada, la realidad virtual, las aplicaciones, etc. en mercados como el farmacéutico, las aseguradoras, la prevención de riesgos laborales, la industria o la enseñanza gracias a la gamificación.

Los Serious Games fueron presentados como puntales del pensamiento lógico y la toma de decisiones gracias a la recreación de entornos digitales en las que las personas se sienten seguras y muestran predisposición para aprender.

Si a esto le sumamos las nuevas herramientas tecnológicas potencian el learning by doing que permiten la asimilación de conceptos y su entendimiento gracias a la práctica -mucho más efectivo que la memorística o la teoría-. Además, permite que los formadores puedan adaptarse a las necesidades y demandas personalizadas de cada usuario. Y si hay algo positivo de las TICs es la capacidad de eliminar barreras de accesibilidad (se pueden usar cuando se quiera, como se quiera y donde se quiera).

Haciendo caso a estos parámetros: la práctica demuestra que el negocio de los Serious Games facturará durante en solo dos años más de 8.300 millones de dólares con una tasa de crecimiento interanual entre 2014 y 2019 del 16,8% sin tener en cuenta las posibilidades de expansión que permite un uso cada vez más intensivo en dispositivos móviles.

Gamified Training System, el enorme potencial de una aplicación de capacitación


Sin duda una de las estrellas del evento fue la presentación del Gamified Training System de Binary Soul. Una aplicación que permite formar y capacitar operarios a través de un sistema interactivo que permite emular distintos tipos de procesos industriales. El programa cuenta con un conjunto de sistemas de fabricación que recrean los útiles y las máquinas de los diferentes procesos de fabricación y unos trabajadores virtuales que deben atender a todos los procesos. Por supuesto, la propuesta es adaptable a todo tipo de líneas industriales a demanda del cliente por le propio usuario.

En muy pocos pasos, el gestor de la aplicación solo tendrá que elegir los elementos implicados en el proceso productivo y volcar la información del proceso real en las máquinas genéricas. El formador, asimismo podrá crear diferentes perfiles de usuario para cada aprendiz en el que se podrán elegir a medida los contenidos para cada uno de ellos.

Los operarios que reciban la formación tan solo tendrán que elegir el proceso productivo de entre los disponibles y seguir las instrucciones de cada proceso. De esta forma cada usuarios tendrá que poner en práctica lo aprendido en la fábrica virtual gamificada. Se medirán sus avances en tareas de control, tareas de resolución de errores y tareas cotidianas. Por supuesto habrá una relación de los resultados obtenidos por cada operario de modo que el formador podrá realizar una evaluación personalizada.

Esto no solo permite crear una formación accesible (como hemos dicho antes sin importar el lugar o el momento) y sin riesgos -el comportamiento de la maquinaria es el mismo pero no hay pérdidas de tiempo en la producción, gasto de materiales o problemas de PRL- para trabajadores y máquinas. También permite adecuar el proceso de integración de los operarios a las fábricas, realizar formaciones personalizadas y una compatibilidad total entre plataformas.

Y todo ello con un enorme potencial para personalizar y desarrollar la aplicación adaptándola a las necesidades de cada proceso productivo y cada campo de cada empresa. En definitiva, el ejemplo práctico de cómo la formación está creciendo a la misma velocidad que la industria 4.0 y las nuevas tecnologías gracias a empresas como Binary Soul.

Publicado por

Gaizka Manero López

Nacido en 1982 en Portugalete, Bizkaia, soy doctor en "Periodismo, Comunicación y Memoria en la era digital" por la Universidad del País Vasco.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *