Spotify, decidida a no dejarse superar

Spotify vive un momento crítico en su historia. A pesar de ser el referente en el negocio de la música en streaming gracias a su número de suscriptores de pago y gratuitos (170 millones en total de los que 75 millones son premium, 10 millones más en conjunto y 15 millones más de pago que en julio del año pasado), la empresa sueca sigue luchando por sacudirse la presión asfixiante de las discográficas y poder ser rentable.

Por ese motivo, la compañía fundada por Daniel Ek anunció hace meses su salida a Bolsa -se estrenó el pasado miércoles 3 de abril con una valoración en el parqué de Nueva York de 29.500 millones de dólares- y ha estado trabajando en la contratación de especialistas en hardware e inteligencia artificial con el objetivo de mostrar un valor diferencial sobre sus rivales, especialmente Apple.

Spotify convirtió su deuda -acumulada por trimestres de pérdida- en acciones para los inversores y anunció tener un fondo de caja de 1.300 millones de dólares. Su objetivo al salir al mercado continuo, es demostrar a todos ellos que su modelo de música, el que permitió a la industria volver a tener beneficios tras la caída provocada por la piratería, es viable.

Las últimas ofertas de trabajo que se podían visitar en la web de la empresa estaban relacionadas con el desarrollo de software para el control por voz lo que hizo que muchos pensaran en la llegada de un altavoz inteligente. Ahora, por una filtración de la plataforma se ha podido saber cómo será ese primer dispositivo físico de Spotify.

Algunos usuarios han reportardo a la empresa la recepción de un anuncio de una promoción en la que la suscripción anual pasa a costar 12,99 dólares al mes incluyendo un nuevo dispositivo para el coche.

Esos clientes realizaron capturas de pantalla de la oferta -como la que tenemos al principio de nuestro post de hoy- en la que se ve un dispositivo circular con botones físicos laterales para controlar la reproducción así como un fino LED verde que rodea una pantalla circular en la que se nos muestra lo que está sonando en ese momento. Un diseño sencillo pero parece que práctico y, sobre todo, sofisticado. Además, parece que el equipo soporta comandos de voz, algo crítico al volante.

Por si fuera poco, otros usuarios apuntaron semanas después -el mes pasado- que su oferta tenía un precio de 14,99 dólares porque el dispositivo del que hablaban tenía conexión 4G, lo que lo haría independiente del móvil y nos deja ver que habrá diferentes categorías de producto adaptadas a las necesidades de cada uno.

Aunque los portavoces de la empresa aún  no han confirmado ni desmentido nada a este respecto, hace días que enviaron una invitación para un evento el 24 de abril en Nueva York en el que se supone que podríamos saber más sobre el dispositivo o, incluso, conocerlo.

Ahora solo queda esperar cómo recibirá el mercado un dispositivo tan especializado en un momento en el que cada vez más coches son compatibles con los dispositivos iOS y Android y que el mercado está acostumbrado desde hace años a exigir a nuestros smartphones que haga todo lo que necesitamos. ¿Será un precio razonable pedir 3 o 5 dólares al mes por llevar en el salpicadero un dispositivo que hace lo mismo que nuestro smartphone? ¿Tendrá más funciones -con lo que será entonces un rival de Parrot y no de los smartphones-? Dependiendo de las respuestas a estas preguntas el futuro de Spotify será más o menos placentero.

Publicado por

Gaizka Manero López

Nacido en 1982 en Portugalete, Bizkaia, soy doctor en "Periodismo, Comunicación y Memoria en la era digital" por la Universidad del País Vasco.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *