Honor 10, puesta de largo en Bilbao

Honor, la marca hermana de Huawei presentó el pasado día 29 en Bilbao su modelo 10, un smartphone con especificaciones similares al P20 pero que, gracias a su precio más ajustado busca convertirse en el terminal con mejor relación calidad precio del mercado.

Su diseño en cristal, una notable calidad de construcción así como el empleo de inteligencia artificial fueron sus cartas de presentación en un evento que contó con la presencia de Javier Palacios, Director de Marketing de la compañía.

Sobre el papel el Honor 10 cuenta con unas características notables: pantalla Full HD con una diagonal de 5,84”, procesador Kirin 970, hasta 6 GB de RAM y 128 de almacenamiento, 3400 mAh de batería con carga rápida, cámara frontal con 24 Mp y f/2.0, sistema operativo Android 8.1 con EMUI 8.1, reconocimiento facial, lector de huellas, toda clase de conectividad y 153 gramos de peso para un precio tope de 449€.

Un dispositivo ligero, con un diseño reconocible y bien trabajado, muy ergonómico y con unos colores -verde y azul sobre todo- que se salen de la media del mercado para bien en el que el aprovechamiento del frontal de casi el 80% deja patente que sus rivales son los Galaxy S9 y compañía.

Como peros, la falta de un certificado de resistencia frente al polvo o al agua y puede que para usuarios más clásicos una ranura microSD, al fin y al cabo es dual SIM.

La pantalla cuenta con un color muy natural y la ventaja de ocultar el notch cuando queramos. Con formato 19:9 y una resolución de 432 ppp es una de las mejores de su categoría y gracias a sus 500 nits de brillo, el uso en exteriores es muy bueno. Quizás solo le penaliza un poco más de contraste pero teniendo en cuenta la tarifa final, es mucho más que suficiente.

En cuanto a uso, como positivo poder personalizar cada detalle de la pantalla. Como negativo, su táctil es mejorable.

El procesador Kirin 970 ya es conocido de otros modelos de Huawei y está sobrado de potencia. En la configuración de 4GB notaremos algo menos de fluidez y, nos tememos que irá a peor cuando las nuevas ediciones de Android pidan más RAM (que el estándar esté ya en 6 y 8 GB pinta mal para quienes tengan menos).

Nos ha llamado negativamente la atención lo que se calienta el equipo a pleno rendimiento. Lo mismo ocurre con un lector de huellas que, por su ubicación debajo del panel hace que no funcione tan fluido como debería.

Mención aparte merece la cámara y su trabajo con la IA. Para quienes quieran que sea el smartphone el que haga todo no notará gran diferencia (las cámaras son sobresalientes) pero para los que quieran jugar con los ajustes, EMUI es una herramienta perfecta para sacar imágenes a nuestro gusto y que la IA las mejore notablemente.

Por último, la autonomía se puede quedar algo justa si hacemos un uso extensivo del equipo. No obstante, el sistema de carga rápida es tremendamente eficiente y nos permitirá disfrutar todo el día del dispositivo siempre que tengamos un enchufe cerca.

En definitiva, un equipo con una relación calidad precio excepcional que gracias a EMUI es totalmente personalizable incluso para aquellos que quieran un Android limpio. Muy recomendable.

Publicado por

Gaizka Manero López

Nacido en 1982 en Portugalete, Bizkaia, soy doctor en "Periodismo, Comunicación y Memoria en la era digital" por la Universidad del País Vasco.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *