Televisiones, ¿cómo escoger la adecuada?

2016 es año bisiesto y eso significa que además de tener un día más, cuenta con un verano cargado de eventos deportivos: a los habituales (ciclismo, tenis, varias competiciones de motor…) se le suman la Copa América y la Eurocopa de fútbol y, sobre todo, los Juegos Olímpicos. Y cuando esto ocurre los fabricantes de televisores saben que se juega mucho ya que son millones los clientes en todo el mundo que se plantean cambiar su equipo para ver como nunca a sus héroes deportivos.

Sin embargo, del mismo modo que ocurre con los teléfonos inteligentes o los ordenadores, enfrentarse a las especificaciones técnicas de estos dispositivos puede ser muy complicado -sobre todo si queremos compararlos- y puede hacer que tomemos una decisión poco acertada (y paguemos por algo que no queremos o, sobre todo, necesitamos).

Lo más importante es centrarnos en para qué vamos a usar el televisor (¿realmente usaremos el 3D?, ¿es fundamental para nosotros el 4K?), no salirnos de nuestro presupuesto (hay muy buenos equipos por mucho menos de lo que pensamos) y decidir a partir de estos cinco parámetros: el tipo de pantalla, la resolución, la tasa de refresco, la conectividad y el tipo de smart TV que es.

  • Tipos de pantalla: hay cuatro. Los paneles de plasma, los LCD, los LED y las OLED. Y la clave en todas ellas es la luz. Cómo se ilumina cada una de ellas. Porque de esto sale también la calidad de la imagen y la duración de los propios equipos. Las LCD lo hacen mediante bombillas fluorescentes cuya luz es bloqueada por los pixeles de la pantalla de cristal líquido (LCD). Las LED usan el mismo sistema solo que emplean, como su nombre indica, LEDs. La tercera evolución del sistema es el de las OLED en las que en vez de emplear una fuente de luz son los propios píxeles los que se iluminan mediante diodos orgánicos. Finalmente, el plasma emplea una mezcla de gases nobles entre dos cristales que al recibir una corriente eléctrica se convierten en plasma y generan luz. Todas ellas tienen ventajas y desventajas. Las primeras son las más económicas; las LED sacan pecho en resolución y brillo; las OLED son imbatibles en cuanto a profundida de negros y contrastes; y las de plasma son las que ofrecen los mejores y más variados colores.
  • Resolución. Básicamente hay tres niveles. El primero lo componen los televisores HD Ready con una resolución de 1280×720 píxeles. La más habitual en equipos de precio bajo es cada vez más escasa por la democratización de los paneles Full HD con resolución 1920×1080 píxeles. Por encima se encuentra el 4K que cuenta con una resolución mínima de 3840×2160 píxeles y que cuando reproduce contenidos con esta resolución es casi hipnótico. El problema es que casi no hay. Fuera de este peldaño hay fabricantes como Samsung que han mejorado la ultra alta definición con mejoras de color y contraste y lo han bautizado SUHD.
  • Tasa de refresco. Tan importante como el punto anterior (aunque muchos vendedores lo obvien) es la tasa de refresco de la imagen de nuestro posible televisor. Se mide en hercios porque se refiere al número de veces por segundo que la luz ilumina la pantalla. La media se encuentra entre los 50 y los 240 Hz aunque hay equipos que rondan los 1000 Hz (eso sí no de forma constante sino actuando de una forma similar al turbo de los coches, puntualmente). A mayor tasa de refresco más calidad de imagen y menos sombras (ghosting).
  • Conectividad. Es cierto que con la mejora de capacidades de las consolas, los home cinemas (muchos de ellos con reproductores integrados) y las plataformas en línea cada vez necesitamos menos cables para sacar todo el partido a nuestro televisores. No obstante no todo el mundo tiene una PS4-Xbox One, un home cinea con bluray integrado o un Chromecast/Apple TV con lo que será fácil que mientras nuestros equipos se actualizan necesitemos un buen puñado de puertos. Por eso la mayoría suelen venir con varias entradas HDMI y puede que algún euroconector (Samsung, por ejemplo, trae un adaptador HDMI-Euroconector entre la colección de cables que regala) para no dejar desconectado a los equipos más antiguos.
  • Smart TV. Y es que el HDMI, como hemos dicho con los Chromecast y compañía, es clave en la forma en la que consumimos televisión. Plataformas como Netflix, Waki, HBO Premium en breve, YouTube o Spotify están cambiando la forma en la que accedemos a los contenidos y por eso es importante tener claro que nuestro equipo tenga (o sea compatible con equipos) Smart TV. De esta forma no solo podremos mantener actualizado el software del dispositivo. Samsung utiliza Tizen, LG y Sony, Android TV, aunque todas ellas son compatibles con las principales plataformas.
Volviendo a factores más mundanos como el precio, por menos de 500 euros es fácil encontrar equipos de Sony, Panasonic o LG que ofrecen resolución 4K, smart TV e incluso compatibilidad con contenidos 3D (pasivo o no da para otro post). A partir de esta cifra encontraremos modelos con Android TV, mejor conectividad, paneles curvos (Samsung), mejoras en el audio y mucha más tasa de refresco.
Y será a partir de los 1.000 cuando encontremos los paneles más grandes con tecnología OLED (ahora mismo la mejor del mercado junto a la Quantum Dot de Samsung) 3D activo de última generación, 4K, etc. Solo hay una cosa que nosotros no podemos responder: ¿qué necesitas realmente? No es lo mismo usarla para ver un partido de fútbol que una serie cargada de efectos especiales o cine de autor.

CLIP, quiere cambiarlo todo

La impresión 3D ha sido, sin duda, una de las mayores promesas para la industria (casi cualquiera) y el do it yourself de los últimos tiempos. Diferentes sistemas que, capa a capa, pueden reproducir casi cualquier prototipo o producto. Sin embargo, los altos costes de los equipos y los «consumibles» así como el tiempo requerido para cualquier impresión han ralentizado considerablemente su democratización y su implantación como un estándar de fabricación. Al menos hasta ahora.

Hace pocas semanas se ha patentado un sistema que gracias a luz ultravioleta, oxígeno y resinas líquidas permite multiplicar por 100 la velocidad de impresión. Hasta ahora existían dos tecnologías de impresión 3D. La primera, conocida como FDM en inglés, era la deposición fundida. La impresora calienta el rollo de material sólido para ir depositando finas capas que acaben dando forma a un producto. Finalmente, un chorro de aire fría se encarga de que todo se solidifique rápidamente.

 

 

La segunda, conocida como estereolitografía, emplea resinas líquidas que al ser expuestas a la luz ultravioleta se solidifican inmediatamente. Con más resolución y más rápida, el único «pero» de este sistema es el alto coste del proceso.

 

 

Joseph DeSimone, químico de la Universidad de Carolina del Norte y creador de CLIP, ha desarrollado el sistema de impresión por adición para conseguir que la estereolitografía acorte la distancia entre la velocidad a la que se lleva a cabo el diseño industrial y la velocidad a la que se lleva la construcción mediante impresión 3D.

El equipo de DeSimone ha conseguido controlar el proceso por el que las moléculas de la resina líquida se solidifican y crean estructuras complejas, es decir, la polimerización. La clave consiste en que CLIP no emplea un sistema mecánico sino un láser ultravioleta que se encarga de solidificar el material mientras que el oxígeno se encarga de enfriarlo. De este modo se consigue una mayor resolución y, sobre todo, construcciones sin fisuras en su interior. El resultado, según explican en Science, es sobresaliente.

Al acelerarse el proceso de solidificación y enfriamiento la velocidad de impresión vertical (como se llama en la impresión 3D) se multiplica por 100 pasando de 5 a 500 milímetros cada hora. CLIP (Interfaz de Producción Líquida Continua) es, sin duda, el desarrollo disruptivo que conseguirá que la impresión 3D dé el salto de un prototipo futurista a la fabricación en masa de multitud de materiales (y, por lo tanto, debería disminuir su coste y aumentar su velocidad de desarrollo).

Por cierto, el sistema CLIP ha demostrado funcionar de forma fiable y eficiente con cualquier polímero y hasta ahora ha cosechado éxitos con plásticos, cerámicas y varios materiales orgánicos con lo que su aplicación tanto en el campo doméstico como en el empresarial y el científico parece inminente.

Premios 2014: imagen y sonido

Como cada año, después de disfrutar de doce meses de dispositivos tecnológicos de todo tipo, de probar decenas de novedades y de sorprendernos de la velocidad con la que las TICs se adaptan a nosotros (y nosotros a ellas) vamos a dar los humildes «Premios 2014 de La Caverna Cibernética». Unos galardones que subrayan el rendimiento, el diseño, la utilidad y la relación calidad-precio de los elegidos.

Durante tres días presentaremos los mejores gadgets del mundo digital, de entre los dispositivos móviles y wearables y del apasionante universo de la imagen y el sonido. ¿Nos acompañáis?

 

 

Mejor televisión: SAMSUNG UE48HU7500

 

 

Es cierto que no es uno de los modernos paneles curvos de los coreanos. También que por encima de este equipos existen dos paneles superiores. El magnífico 8000 y la sobrenatural Serie 9. Sin embargo, el 7500 es uno de los mejores paneles 4K-3D del mercado. La tecnología Color Brilliance le da colores naturales, el sistema de escalado UHD hace que ya no quieras ver nada en Full HD, una tasa de refresco (CMR) de 1000 Hz hace que no exista el ghosting, los negros son nítidos y profundos, los blancos están llenos de vida, la compatibilidad con futuros estándares UHD gracias al Evolution Kit la convierte en una inversión segura, sus contenidos SmartTV la colocan por encima de sus rivales y su diseño la convierte en una escultura incluso apagada. Su precio «oficial» son 1499€ pero si se busca bien se encontrarán proveedores de confianza como Supersonido que la dejan a mucho mejor precio. En definitiva, la mejor televisión del año y no sólo por su precio.

Mejor equipo integrado: SAMSUNG Home Cinema BluRay H7500WM

Parece que es el número de la suerte de los coreanos. Una vez más, existe un equipo por encima en rendimiento dentro del propio catálogo de Samsung, sin embargo, el rendimiento de éste es muy similar y su precio es mucho más competitivo. El 7500 es un sistema integrado con reproductor de BluRay 3D y escalado 4K que destaca por su pico de potencia de 1000w y, sobre todo, por sus válvulas de vacío. El sonido es más limpio, no hay reverberaciones, la sensación de fluidez es mucho mayor que en la de otros equipos similares lo que, unido a la tecnología DTS Neo Códec Fusion 2014, todo se vuelve mucho más envolvente. Además, el diseño transparente de sus altavoces no sólo le da una imagen mucho más sofisticada y profesional sino que, técnicamente mejora el rendimiento del conjunto. Uno de los pocos equipos en el mercado que puede romper la tentación de hacer un home cinema «por partes». ¿Su precio? 899€.

Mejor equipo de sonido: DENON AVR-X500

Para los más puristas, este clásico receptor de cinco canales nos permite disfrutar de toda la calidad de sonido de DENON. Pensado para buscar un audio fluido y natural, sus capacidad máxima es de 140w por canal y es compatible con audio 3D, además de contar con certificado Dolby True HD y DTS HD. Con convertidores D/A de 192 kHz y 24 bits, sólo necesitarás encontrar unos altavoces a su altura para disfrutar de una experiencia musical redonda sea cual sea la fuente de origen -gracias a su entrada HDMI frontal podrá serlo cualquier dispositivo móvil-. Un equipo muy bien resuelto por calidad, diseño, rendimiento y precio (349€).

Mejor cámara de fotos: OLYMPUS OM-D E-M10

 

 

En un nicho dominado completamente por Canon, Nikon y Panasonic -en menor medida-, el de las cámaras con objetivos intercambiables, la legendaria Olympus ha conseguido un producto redondo con esta E-M10 de su prestigiosa familia OM-D. Su diseño compacto y ligero a pesar de su cuerpo metálico anuncia que estamos ante un buen resumen de lo que saben hacer: la velocidad de enfoque de la E-M5, un visor EVF de alta velocidad y 1440 Kp de resolución que no sólo facilita el encuadre sino que nos da una imagen previa de la captura de todos los ajustes que realizamos en tiempo real. El sistema de adaptación del brillo permite que todas las escenas -tanto las más oscuras como las más claras- se vean como lo hace el ojo humano y su software se ha vuelto los suficientemente intuitivo para que nos animemos a abandonar los «modos Auto». Una cámara de primera por poco más de 600€.

Mejor cámara de vídeo: SONY HANDYCAM HDR-PJ330E

Increíblemente compacta y ligera, con un diseño de lo más acertado y unas capacidades sorprendentes, este equipo de 399€ destaca por su sensor CMOS XMOR R de 9,2 Mp, su zoom óptico 30x y digital 60x estabilizador óptico Optical SteadyShot, procesador de imagen BIONZ X, una lente G (de Zeiss) con formato gran angular y un proyector integrado de 13 lúmenes que permite emitir imágenes de hasta 100 pulgadas. Un equipo ingenioso, ultracompatible y acabado con la calidad de Sony que será un gran regalo para los que no pueden vivir sin grabar lo que les rodea.

Samsung UE40H7000, fiel a la tradición

A lo largo de las últimas semanas hemos analizado modelos y gamas de diferentes fabricantes de televisores. Desde potentes gamas «medias» como el AX630 de Panasonic (con resolución 4K y 3D) hasta la renovada familia Bravia de Sony. Todos productos pensados y diseñados para derrocar a los  productos del gran referente del mercado de televisores, Samsung. ¿Por qué, a pesar de las alternativas, los coreanos siguen dominando con mano de hierro este nicho tan lucrativo? Por sus continuos avances en tecnologías, su contenida relación calidad-precio (como veremos en el modelo que analizamos hoy) y, sobre todo, por las características de sus paneles.

Un gama media por precio y un gama alta por prestaciones

 

Disponible de 40 a 60 pulgadas, la H7000 es el acceso a la primera familia de gama alta de la enorme colección de Samsung. Su panel plano LED tiene una resolución estándar Full HD (1980×1080 sin escalado UHD) y una tasa de refresco de 600 Hz -para ir hasta los 800 hay que subir pulgadas-. Sobre el papel nada espectacular. ¿Qué la hace entonces tan especial?

Con el paso de los años (desde la producción de la legendaria C8000) los ingenieros coreanos han ido mejorando ciertas tecnologías que permiten otorgar a sus paneles una nitidez, brillo, contraste y profundidad inigualables. Es cierto que para muchos su color está demasiado saturado y sus negros no están a la altura de rivales como Panasonic, sin embargo, es difícil resistirse a la explosión de color de estos equipos.

Parte de la culpa la tienen los sistemas Micro Dimming Pro que gracias a su atenuación consigue siempre la mejor imagen posible -salvo que estemos ante un contenido 4K nativo, la diferencia con un escalado es ínfima- mejorando los negros y consiguiendo unos blancos espectaculares. La sensación de realismo que se consigue es impropia de un modelo que se puede conseguir en páginas especializadas por poco más de 700€.

El Clear Motion Rate, o tasa de refresco, inteligente que aplican a este modelo hace una dupla excelente con la anterior tecnología. Una mayor tasa de refresco (600 Hz) con un procesado más rápido -el Quad Core de su interior es la diferencia con otros rivales sobre el papel más rápidos pero con sólo uno o dos núcleos- y una retroiluminación adecuada dan un resultado espectacular.

Respecto al color, la tecnología Wide Color Enhancer emplea un complejo algoritmo -de nuevo la capacidad del procesador es crítica- para mejorar, en tiempo real, la calidad de cada imagen. Los tonos son más puros y se diferencian mejor entre sí. El escalado y el contraste es evidente en cualquier visionado sea o no en alta definición.

La guinda es el «Modo fútbol avanzado» que cuando visionamos un deporte pone toda la carne en el asador para que la fluidez sea mayúscula… y que todo lo que vemos quede grabado para poder disfrutar de los mejores momentos.

El audio era hasta hace poco, sin duda, uno de los talones de Aquiles de la gama media-alta de Samsung si se comparaba con otros equipos premium (que, dicho sea de paso, eran bastante más caros). Sin embargo, desde hace un par de años los coreanos se han puesto al día y podemos afirmar que en el caso de la gama H7000 el sonido es redondo.

Con certificado DTS Premium Sound 5.1, sonido 3D y dos altavoces 2x10W no sólo está igual de equipada que la competencia sino que gracias a su enorme conectividad, está mejor preparada para acceder a un equipo de sonido de la casa con función AllShare que la convierte en un equipo redondo.

 

Smart TV

 

Sin duda, más allá de la imagen -el punto fundamental en cualquier televisor- el H7000 destaca por sus características como Smart TV. Desde el control por comandos de voz hasta el sistema Instant On de encendido rápido -damos fe, es fulgurante- pasando por el sistema de detección de gestos o la enorme colección de aplicaciones exclusivas de la plataforma de Samsung -que incluyen unos cuantos videojuegos- y el Smart View que te permite pasar contenidos del televisor a un smartphone o tablet (o viceversa) muy fácilmente.

El mirroring y el volcado de contenidos desde un USB o un disco duro externo multiplica las posibilidades del equipo como centro de ocio personalizado algo que, gracias al Multi-Link Screen (con la opción de ver varias pantallas en el televisor de forma simultánea) adquiere un verdadero sentido de televisión inteligente.

Conectividad

 

Para acabar el análisis nos centraremos en la conectividad del equipo. La estándar de la casa, sencillamente genial. 4 HDMIs, 3 USBs, 1 entrada por componentes, 1 entrada compuesta, 1 puerto LAN, 1 de auriculares, 1 salida óptica de audio digital, 1 entrada RF, 1 salida IR, conexión WiFi y Anynet…

Y todo ello en una estructura de 7,8 mm de groros con diseño ultra slim y casi sin marco que nos demuestra que la carrera entre LG y Samsung por crear paneles ultrafinos y ultraequipados no tiene límite. Un conjunto de menos de 8 kilos (sube un poco con peana) que incluye lo mejor del visionado 3D -el de Samsung para nosotros es el mejor del mercado ahora mismo- y dos gafas. En definitiva, un equipo con características de alta gama y un precio de primera que sigue fiel a la tradición de los grandes equipos de Samsung en el último lustro.

 

Panasonic AX, tu entrada al 4K

Durante muchos meses ha parecido que el mercado de las televisiones había caído irremediablemente en manos de los grandes fabricantes coreanos. Samsung, sobre todo, y LG habían entrado en una carrera para presentar todo tipo de modelos (curvados, 4K, 3D, etc.) donde los clásicos nipones siempre llegaban tarde. De hecho, cuando hace poco más de un año Panasonic anunció que dejaría de fabricar sus legendarios plasmas muchos dieron por cerrado el cambio de ciclo del negocio y el paso sin retorno de Tokio a Seúl.

Si hace poco analizábamos la nueva gama de Sony con sus Bravia para demostrar que hay vida más allá de Samsung, hoy os presentaremos los nuevos TX AX630E de Panasonic, sin duda, el mejor panel de su categoría y un equipo cargado de prestaciones propias de un televisor de muy alta gama.

4K, 3D y 1200 Hz

 

Sólo estas tres especificaciones ya denotan que no estamos ante un modelo normal. Muy pocos en el mercado ofrecen resolución 4K -y su escalado desde Full HD-, 3D con una profundidad sorprendente y un procesador a 1200 Hz para escenas deportivas. Y por si fuera poco, añade reconocimiento por voz para las principales funciones del televisor.

Con un ángulo de visión de 176 grados (que permite un 3D con mucha más profundidad de la habitual) y un muy potente sistema de conversión 2D-3D, cuenta con un equipo de sonido de 2x10W y certificado Dolby Digital Plus/DTS 2.0 para que no siempre necesites conectar tu Home Cinema.

Otro de los puntos fuertes del dispositivo es su conectividad, más allá del evidente mando a distancia, puede controlarse mediante una aplicación (disponible para iOS y Android) desde cualquier tableta o smartphone (a los que además, remite el contenido que se está visionando); permite almacenar contenidos en la nube de Panasonic, así como grabación en un disco duro externo mediante una salida USB-HDD.

Respecto a los puertos, cuenta con 3 HDMI con entrada compatible 4K, 2 USB, 1 LAN, una salida de audio digital, una ranura para tarjetas USB, una toma para auriculares, etc. además de la conectividad bluetooth para dispositivos móviles.

Lo más sorprendente de todo es que el precio de esta maravilla se queda en 749€ en su formato de 40 pulgadas. Seguro que mucho menos de lo que esperabas.

Compañero perfecto

 

 

Seguramente muchos de vosotros estaréis pensando ahora mismo que está muy bien tener un televisor con todas estas características pero que el 3D no es algo que usemos a diario y que casi no hay contenidos 4K. No hay problema. Los ingenieros de Panasonic ha creado un reproductor BluRay 3D (y con escalado 2D-3D) con función de escalado 4K que hará que los contenidos de nuestros discos en alta definición se vean (y se oigan) como nunca antes.

Compatible también con funciones Miracast que permiten el mirroring entre los dispositivos móviles y la televisión, incorpora multitud de aplicaciones rediseñadas ex profeso para la plataforma: desde redes sociales hasta YouTube.

Ahora sólo falta que os animéis con un buen amplificador y unos buenos altavoces para que deseéis que los estrenos de las grandes películas lleguen… a vuestro sofá. ¿Su precio? 159€ en la página web.