BluRay 4K, supervivencia de especie

2014 ha sido, en el sector audiovisual, el año de la llegada de la resolución 4K a los dispositivos domésticos. Televisores con cuatro veces más píxeles que las Full HD (a las que están llamadas a dejar obsoletas durante los próximos años) que dan un paso más en la búsqueda de la imagen perfecta -algunos fabricantes ya se están preparando para el lanzamiento del 5K en sus dispositivos.

Sin embargo, por el momento, el mayor reto al que se enfrenta este formato es a la falta de contenidos nativos que reproducir. Es cierto que muchos reproductores son capaces de escalar los contenidos Full HD y dotarlos de mayor profundidad y más nitidez pero el resultado (cualquiera que se haya acercado a una tienda de imagen donde estén reproduciendo contenidos 4K dará fe) no es el mismo.

Precisamente por eso los creadores de contenidos y las distribuidoras se han puesto manos a la obra para que con el nuevo año llegue al mercado un formato físico digital que permita aprovechar todo el potencial de esta nueva tecnología.

2014 ha sido también el año del consumo de contenidos en plataformas en streaming que no sólo permiten al usuario mantener espacio libre en sus equipos sino que también permiten una nueva forma de consumo bajo demanda mucho más cómoda que los medios tradicionales. No obstante, las limitadas conexiones de internet y el peso de los contenidos 4K (no sólo la imagen sino los completos estándares de sonido) hace muy complicado que un usuario medio pueda disfrutar de esta nueva forma de ver una serie o película.

Ese es el motivo por el que, aunque los formatos físicos tienen su fecha de caducidad anunciada, seguirán siendo necesarios para permitir la expansión de nuevos estándares de calidad de audio y vídeo aderezados, eso sí, de suculentos extras.

Una película de duración media (unas dos horas) en formato 4K/UHD tiene un peso de unos 50 GB lo que hace que el actual formato de disco BluRay se quede algo corto de capacidad para poder contener toda la información que se necesita. Es por ello que se espera que a mediados del año que viene -la BluRay Disc Association así lo asegura- lleguen los primeros discos de alta capacidad al mercado.

Esta mayor capacidad permitirá tener un mayor rango dinámico: las sombras y las zonas más claras de cada imagen se distinguirán mejor además de disfrutar de tasas de refresco de hasta 60 cuadros por segundo. En definitiva mucha más calidad de imagen que lo que los flujos de datos actuales permiten y que no sería difícil de portar en discos con capacidades de entre 66 y 100 GB.

Uno de los puntos diferentes será el uso de un nuevo códec pasando del H.264/AVC (Advanced Video Coding) al nuevo H.265/HEVC (High Efficiency Video Coding) o el nuevo sistema de protección anti-copia DRM.

En definitiva el espaldarazo para que la hiperrealidad entre por la ventana… y la pantalla del televisor.

Premios 2014: imagen y sonido

Como cada año, después de disfrutar de doce meses de dispositivos tecnológicos de todo tipo, de probar decenas de novedades y de sorprendernos de la velocidad con la que las TICs se adaptan a nosotros (y nosotros a ellas) vamos a dar los humildes «Premios 2014 de La Caverna Cibernética». Unos galardones que subrayan el rendimiento, el diseño, la utilidad y la relación calidad-precio de los elegidos.

Durante tres días presentaremos los mejores gadgets del mundo digital, de entre los dispositivos móviles y wearables y del apasionante universo de la imagen y el sonido. ¿Nos acompañáis?

 

 

Mejor televisión: SAMSUNG UE48HU7500

 

 

Es cierto que no es uno de los modernos paneles curvos de los coreanos. También que por encima de este equipos existen dos paneles superiores. El magnífico 8000 y la sobrenatural Serie 9. Sin embargo, el 7500 es uno de los mejores paneles 4K-3D del mercado. La tecnología Color Brilliance le da colores naturales, el sistema de escalado UHD hace que ya no quieras ver nada en Full HD, una tasa de refresco (CMR) de 1000 Hz hace que no exista el ghosting, los negros son nítidos y profundos, los blancos están llenos de vida, la compatibilidad con futuros estándares UHD gracias al Evolution Kit la convierte en una inversión segura, sus contenidos SmartTV la colocan por encima de sus rivales y su diseño la convierte en una escultura incluso apagada. Su precio «oficial» son 1499€ pero si se busca bien se encontrarán proveedores de confianza como Supersonido que la dejan a mucho mejor precio. En definitiva, la mejor televisión del año y no sólo por su precio.

Mejor equipo integrado: SAMSUNG Home Cinema BluRay H7500WM

Parece que es el número de la suerte de los coreanos. Una vez más, existe un equipo por encima en rendimiento dentro del propio catálogo de Samsung, sin embargo, el rendimiento de éste es muy similar y su precio es mucho más competitivo. El 7500 es un sistema integrado con reproductor de BluRay 3D y escalado 4K que destaca por su pico de potencia de 1000w y, sobre todo, por sus válvulas de vacío. El sonido es más limpio, no hay reverberaciones, la sensación de fluidez es mucho mayor que en la de otros equipos similares lo que, unido a la tecnología DTS Neo Códec Fusion 2014, todo se vuelve mucho más envolvente. Además, el diseño transparente de sus altavoces no sólo le da una imagen mucho más sofisticada y profesional sino que, técnicamente mejora el rendimiento del conjunto. Uno de los pocos equipos en el mercado que puede romper la tentación de hacer un home cinema «por partes». ¿Su precio? 899€.

Mejor equipo de sonido: DENON AVR-X500

Para los más puristas, este clásico receptor de cinco canales nos permite disfrutar de toda la calidad de sonido de DENON. Pensado para buscar un audio fluido y natural, sus capacidad máxima es de 140w por canal y es compatible con audio 3D, además de contar con certificado Dolby True HD y DTS HD. Con convertidores D/A de 192 kHz y 24 bits, sólo necesitarás encontrar unos altavoces a su altura para disfrutar de una experiencia musical redonda sea cual sea la fuente de origen -gracias a su entrada HDMI frontal podrá serlo cualquier dispositivo móvil-. Un equipo muy bien resuelto por calidad, diseño, rendimiento y precio (349€).

Mejor cámara de fotos: OLYMPUS OM-D E-M10

 

 

En un nicho dominado completamente por Canon, Nikon y Panasonic -en menor medida-, el de las cámaras con objetivos intercambiables, la legendaria Olympus ha conseguido un producto redondo con esta E-M10 de su prestigiosa familia OM-D. Su diseño compacto y ligero a pesar de su cuerpo metálico anuncia que estamos ante un buen resumen de lo que saben hacer: la velocidad de enfoque de la E-M5, un visor EVF de alta velocidad y 1440 Kp de resolución que no sólo facilita el encuadre sino que nos da una imagen previa de la captura de todos los ajustes que realizamos en tiempo real. El sistema de adaptación del brillo permite que todas las escenas -tanto las más oscuras como las más claras- se vean como lo hace el ojo humano y su software se ha vuelto los suficientemente intuitivo para que nos animemos a abandonar los «modos Auto». Una cámara de primera por poco más de 600€.

Mejor cámara de vídeo: SONY HANDYCAM HDR-PJ330E

Increíblemente compacta y ligera, con un diseño de lo más acertado y unas capacidades sorprendentes, este equipo de 399€ destaca por su sensor CMOS XMOR R de 9,2 Mp, su zoom óptico 30x y digital 60x estabilizador óptico Optical SteadyShot, procesador de imagen BIONZ X, una lente G (de Zeiss) con formato gran angular y un proyector integrado de 13 lúmenes que permite emitir imágenes de hasta 100 pulgadas. Un equipo ingenioso, ultracompatible y acabado con la calidad de Sony que será un gran regalo para los que no pueden vivir sin grabar lo que les rodea.

Panasonic AX, tu entrada al 4K

Durante muchos meses ha parecido que el mercado de las televisiones había caído irremediablemente en manos de los grandes fabricantes coreanos. Samsung, sobre todo, y LG habían entrado en una carrera para presentar todo tipo de modelos (curvados, 4K, 3D, etc.) donde los clásicos nipones siempre llegaban tarde. De hecho, cuando hace poco más de un año Panasonic anunció que dejaría de fabricar sus legendarios plasmas muchos dieron por cerrado el cambio de ciclo del negocio y el paso sin retorno de Tokio a Seúl.

Si hace poco analizábamos la nueva gama de Sony con sus Bravia para demostrar que hay vida más allá de Samsung, hoy os presentaremos los nuevos TX AX630E de Panasonic, sin duda, el mejor panel de su categoría y un equipo cargado de prestaciones propias de un televisor de muy alta gama.

4K, 3D y 1200 Hz

 

Sólo estas tres especificaciones ya denotan que no estamos ante un modelo normal. Muy pocos en el mercado ofrecen resolución 4K -y su escalado desde Full HD-, 3D con una profundidad sorprendente y un procesador a 1200 Hz para escenas deportivas. Y por si fuera poco, añade reconocimiento por voz para las principales funciones del televisor.

Con un ángulo de visión de 176 grados (que permite un 3D con mucha más profundidad de la habitual) y un muy potente sistema de conversión 2D-3D, cuenta con un equipo de sonido de 2x10W y certificado Dolby Digital Plus/DTS 2.0 para que no siempre necesites conectar tu Home Cinema.

Otro de los puntos fuertes del dispositivo es su conectividad, más allá del evidente mando a distancia, puede controlarse mediante una aplicación (disponible para iOS y Android) desde cualquier tableta o smartphone (a los que además, remite el contenido que se está visionando); permite almacenar contenidos en la nube de Panasonic, así como grabación en un disco duro externo mediante una salida USB-HDD.

Respecto a los puertos, cuenta con 3 HDMI con entrada compatible 4K, 2 USB, 1 LAN, una salida de audio digital, una ranura para tarjetas USB, una toma para auriculares, etc. además de la conectividad bluetooth para dispositivos móviles.

Lo más sorprendente de todo es que el precio de esta maravilla se queda en 749€ en su formato de 40 pulgadas. Seguro que mucho menos de lo que esperabas.

Compañero perfecto

 

 

Seguramente muchos de vosotros estaréis pensando ahora mismo que está muy bien tener un televisor con todas estas características pero que el 3D no es algo que usemos a diario y que casi no hay contenidos 4K. No hay problema. Los ingenieros de Panasonic ha creado un reproductor BluRay 3D (y con escalado 2D-3D) con función de escalado 4K que hará que los contenidos de nuestros discos en alta definición se vean (y se oigan) como nunca antes.

Compatible también con funciones Miracast que permiten el mirroring entre los dispositivos móviles y la televisión, incorpora multitud de aplicaciones rediseñadas ex profeso para la plataforma: desde redes sociales hasta YouTube.

Ahora sólo falta que os animéis con un buen amplificador y unos buenos altavoces para que deseéis que los estrenos de las grandes películas lleguen… a vuestro sofá. ¿Su precio? 159€ en la página web.

Bravia, Sony da un paso al frente

 

Durante más de una década los televisores Sony fueron la referencia del mercado. Equipos que destacaban por el brillo de sus colores, sus profundos negros y sus blancos nítidos. Modelos que aunaban toda la experiencia de los nipones en el sector y que añadían un sonido espectacular y un diseño formidable.

 

Sin embargo, la irrupción de los fabricantes coreanos en el mercado supuso todo un terremoto. Lo que comenzó como una batalla de precios les permitió crecer a un ritmo sin precedentes (sobre todo en el caso de Samsung) y, a base de productos sobresalientes, apartar a Sony de su puesto de privilegio.

 

Ahora, después de pasar varios años de penurias en los que la cuota de mercado bajaba sin parar y todos los focos se centraban en Seúl presentan una gama de productos bajo el sello Bravia que no sólo han nacido para desbancar a los fabricantes premium sino que se escala como una de las mejores de la categoría. Os presentamos los nuevos televisores Sony.

 

 

Inmersión total

 

Estas dos palabras eran el precepto bajo el que los ingenieros japoneses tenían que crear la nueva familia de productos. Modelos que hicieran que el espectador olvidara el ambiente que les rodeaba y se centrara exclusivamente en la experiencia audiovisual. Precisión en los detalles, colores explosivos, efectos sonoros propios de home cinemas, conectividad del siglo XXI y un diseño tan reconocible como aplaudido. Tenían que crear iconos de su sector.

 

Además, el ecosistema XperiaPlayStationBravia debía suponer el factor diferencial frente a sus grandes rivales que aunque también gozan de la conectividad Android carecer de la plataforma de ocio en la que se ha convertido la consola de referencia.

 

El primero de los objetivos era lanzar un 4K de diferencia. Igual que no se ven iguales todas las televisiones HD -desde la calidad del panel hasta la tasa de refresco o cómo se trabajan los colores son diferentes en cada fabricante-, Sony se puso como objetivo que ninguna televisión 4K se pudiera comparar a las suyas.

 

Con una resolución de cuatro veces superior a la de cualquier HD (8 millones de píxeles) se trabajó en crear texturas y detalles más realistas. Todo es claro y nítido. Para ello es fundamental el trabajo del procesador 4K X-Reality PRO que se encarga de escalar la calidad y nitidez de cualquier imagen. Desde una fotografía hasta una película. Además, gracias a la base de datos Reality Creation y el sistema de procesado Super Resolution, se buscan colores más enriquecidos y un mayor contraste.

 

 

Además, se mejoró la tecnología TRILUMINOS para que las combinaciones cromáticas ganaran realismo e intensidad. Tres de los tonos más difíciles de conseguir en un panel: el verde esmeralda, el rojo y el azul son ahora más claros y vivos. La distancia con los paneles 8000 de Samsung se acorta.

 

Para acabar de redondear la imagen los ingenieros se centraron en uno de los problemas de las pantallas retroiluminadas LED: el brillo se reparte igual entre todas las partes de la pantalla lo que, frente a un plasma, hace que los negros no se distingan tan bien y que algunas zonas de la imagen queden «en oscuridad». La tecnología X-tended Dyanmic Range PRO controla la retroiluminación por zonas para ganar profundidad, contraste y brillos con más sentido. Incluso las escenas con luz más tenue se distinguen a la perfección.

 

Finalmente, el diseño Wedge con perfil triangular permitía una forma más armónica al panel, estrechar la base del equipo -reduciendo el tamaño de la peana- y conseguir insertar dentro de la estructura altavoces más grandes (y con más capacidad) con tecnología Magnetic Fluid Speaker -su rango de vibración es mayor- que, unido a sistemas como ClearAudio+ permiten un sonido más envolvente.

 

En cuanto al software, las nuevas Bravia cuentan con un software mucho más sencillo y rápido que versiones anteriores. La nueva interfaz One-Flick Remote no sólo se carga más ágilmente (en 2 segundos el equipo ya está operativo) sino que permite navegar más fluidamente tanto entre contenidos offline como online. Además, la tecnología NFC permite portar cualquier contenido desde la tableta o smartphone a la pantalla grande. El doble sintonizador (que permite grabar un programa mientras se visiona otro), el sistema TV SideView que permite consultar información de cada contenido o el SocialViewing con acceso a nuestras cuentas en redes sociales completan una experiencia como nunca antes en un equipo de la casa.

 

 

El catálogo

 

Escalonado desde la interesante R4 hasta la prodigiosa X9 la gama Bravia es una de la más interesantes del mercado por su relación calidad precio. Os las presentamos a todas.

 

 

  • R4. La puerta de acceso a la familia LED de Sony cuenta con precio de lo más interesante, está disponible en 32 y 40 pulgadas y no defraudará gracias a los paneles Full HD de Sony. Destaca por su excelente sonido y su diseño sólido y trabajado.

  • W6. De 40 a 60 pulgadas, es la primera que cuenta con el procesador X-Reality PRO y el interfaz One-Flick. Con tasas de refresco de hasta 400 Hz, un audio más profundo y toda la tecnología de visionado Bravia a su disposición es un modelo a tener muy en cuenta por sus prestaciones.

  • W7. En 32, 42 y 50 pulgadas de diagonal mejora la conectividad de su hermana pequeña, refina un poco su diseño, mantiene su tasa de refresco pero aumenta su nitidez y la velocidad del equipo. Son diferencias sutiles que con la oferta adecuada deberían inclinar la balanza de su lado.

  • W8. Con este modelo de 42 a 55 pulgadas la empresa nipona entra en la gama media-alta añadiendo a la ecuación 3D activo, más potencia de audio, procesador de 400 Hz excepto en el modelo más pequeñoy un diseño minimalista.

  • W85. La entrada en el universo top se da en un panel ultrafino de 60 pulgadas y procesador de 400Hz que destaca por su contraste, color y claridad. Los altavoces son ahora Long Duck para ganar profundidad en los bajos y llegar a agudos más claros. Las imágenes son espectaculares.

  • W95. Sonido de cine, imagen hiperrealista, brillo dos veces superior al de una LED convencional, diseño Wedge plateado, altavoces envolventes, 55 y 65 pulgadas de perfección. Para sibaritas… y salones de gran tamaño.

  • X85. El salto al universo 4K viene de la mano de un equipo de gran formato -de 49 a 65 pulgadas- que aúna lo mejor de la imagen profesional con equipos de audio de gran calidad. Todo se trabaja con un nivel de detalle que nada tiene que ver con los modelos anteriores (ni del catálogo ni de la casa). TRILUMINOS a pleno rendimiento para que no olvides la experiencia.

  • X9. ¿Cómo mejorar un televisor sublime como el X85? Llevando su audio un paso más allá y su diseño directamente al año 2020. Verla -apagada- ya es un espectáculo. Encendida nos traslada a la realidad más absoluta. Da la sensación de estar mirando por una ventana.

  • X95. La gran formato 4K de Sony es la versión vitaminada y de 85 pulgadas de la anterior. Su diseño es más rotundo y tosco pero también mucho más convencional -y eso, para muchos, sumará-. Sony la define como «la máxima expresión de la imagen». No se quedan lejos de la realidad. Sin duda un tótem para competir con la S9 de Samsung.

  • S9. La más reciente y la más mimada por la casa es su primer televisor curvado 4K. No es la más cara, no es la de mejor diseño, ni siquiera es la más especial del mercado -los coreanos están «doblándolo» todo- pero sí el ejemplo de que Sony no lanza nada a las tiendas hasta que no está seguro de que es francamente bueno. De gran formato -65 y 75 de diagonal- lo mejor es su sonido. Dará que hablar.

 

IFA 2014, cuando LG curvó la perfección

Después de la resaca de smartphones que nos ha traído el IFA de Berlín primero y la Keynote de Apple después, volvemos a la cita alemana para retomar la quintaesencia del mercado audiovisual. LG -con su compatriota Samsung el principal actor en el mercado de televisores- presentó hace pocos días el primer modelo con resolución 4K y panel curvo con tecnología OLED del mercado.

 

Esta obra maestra de la ingeniería estará disponible en dos formatos de 65 y 77 pulgadas y pondrá la máxima resolución hasta la fecha (3.840×2.160 píxeles) sobre un panel en el que cada uno de los puntos de luz se iluminará autónomamente -no están construidos en láminas- para permitir la creación de tonos negros más profundos y sólidos. Además, otra de las características de estas OLED es que permiten la creación de dispositivos ultrafinos sin marco.

 

En vez de la combinación RGB tradicional, los OLED 4K de LG usan la tecnología exclusiva de la casa con cuatro colores (blanco, azul, rojo y verde) distribuidos en 33 millones de «subpíxeles» que no sólo multiplican la gama cromática disponible, sino que recrean colores más reales y naturales y aumentan exponencialmente el contraste.

 

A todo ello le suman una tecnología que permite cargar más rápido la información con lo que las imágenes se muestra con mayor fluidez sin halos ni parpadeos. Todo es más natural y sencillo y todo cuenta con un nivel de detalle nunca visto hasta la fecha.

 

El diseño de los dispositivos ha sido especialmente estudiado con el fin de que incluso el soporte -se pueden colgar de la pared pero ganan si no se hace- en forma de hoja permita un aspecto más limpio al conjunto y sea más fácil centrarse en las imágenes que se nos muestra. En cuanto al software, ambos equipos se han desarrollado a partir de webOS y aunque la casa no ha hablado sobre la adaptación a AndroidTV, se da por hecho que habrá una compatibilidad total con la plataforma de Google.

 

Aunque de momento no se han desvelado precios, se espera que no tarden en hacerse públicos ya que en pocas semanas ambos televisores deberían llegar a los mercados europeos y a Estados Unidos. Por su parte, Samsung, máximo rival en el mercado de LG trajo también al IFA el televisor multiforma que ya presentó en el CES y que permite disponer de el plano o curvo a gusto del espectador en cada momento.

 

El fabricante con más televisores curvos del mercado (17) anunció su intención de comercializar este sistema ya que afirma que no sólo cree que hay mercado sino que no todos los contenidos necesitan de un visionado curvo. En cualquier caso parece que el formato en cómo vemos la televisión volverá a cambiar más allá de los dispositivos móviles.