Llega800, ¿4G de alta velocidad para todos?

Llevamos meses hablando del dividendo digital y sufriendo su cara mala: la pérdida de frecuencias por parte de los operadores de TDT ha acabado con una buena parte del espectro de canales temáticos para dejar una oferta aún más ramplona. Sin embargo, desde ayer, algunos usuarios de telefonía móvil empezarán a disfrutar de la cara buena de este ajuste.

Así, aquellos que disfrutan de terminales con tecnología LTE 20-explicaremos adelante un matiz- y su operadora les ofrece 4G podrían comenzar a ver su velocidad de navegación duplicada gracias al inicio de la instalación de nodos que permitirán la utilización de la banda de 800 MHz. El despliegue, que finalizará en marzo de 2018 multiplicará la cobertura dentro de edificios respecto a las actuales bandas de 1.800 y 2.600 MHz.

El matiz que antes anunciábamos es que para poder disfrutar de las ventajas de la conectividad LTE de nueva generación será necesario un smartphone compatible con esa frecuencia algo que en muchos terminales de gama baja -sobre todo chinos- no ocurre. Así, los modelos más recientes de los principales fabricantes (Apple, Samsung, LG, HTC, Sony, etc. son totalmente compatibles). Para comprobarlo basta acudir a las especificaciones técnicas de los terminales en las webs o en las pestañas de conectividad LTE dentro de los ajustes de los teléfonos.

Las tres grandes operadoras del mercado han decidido comenzar la implantación con estrategias bien diferenciadas. Vodafone, después de un acuerdo con el Gobierno de Galicia, comenzará desde Ourense. Movistar encenderá esta semana 25 nodos en la costa mediterránea al ser la que más demanda tienen por la afluencia de turistas. Orange, por último, ha decidido empezar la implantación por A Coruña, Asturias, Barcelona, Burgos y Cantabria.

¿Y qué pasa con Yoigo y los OMV? Al no tener red propia, la primera no tendrá que realizar ningún cambio sustancial. Dependerá del despliegue de Vodafone. Y las OMVs tendrán que expandirse según alcancen acuerdos con la compañía que les alquila las infraestructuras.

Pero los operadores no se encargarán solo del despliegue de sus servicios en esta frecuencia sino que también tendrán que actuar en los edificios potencialmente afectados por el traslado de frecuencias y garantizar que la recepción de la señal de televisión no se ve afectada. En la mayoría de los casos será suficiente con la instalación de un filtro en la antena por la que se recibe la señal.

La encargada de gestionar la solicitud de la adaptación de la antena, así como de supervisar el cumplimiento de las garantías pactadas será Llega800 que ya ha comenzado a informar a clientes potencialmente afectados de zonas especialmente pobladas de los pasos que han de dar para solicitar de forma gratuita esta ayuda. Los espectadores que reciban la señal a través de fibra óptica, satélite o internet no se verán afectados en ningún caso.