GitUP GIT1 Pro, alternativa para todos los bolsillos

Siempre que hemos tratado las cámaras de acción la mayoría de los usuarios potenciales las ven como productos muy atractivos pero dudan de si realmente darían uso suficiente a un dispositivo que supera los 500 euros en su formato Pro. De hecho, los problemas de GoPro parecen venir porque el nacimiento de un segmento de cámaras asiáticas de bajo coste pueden ser más que suficientes para el usuario medio.

Hemos de ser completamente sinceros ya que la calidad de imagen, estabilidad, estanqueidad, calidad percibida y resultado final no son comparables. La cámara que analizamos hoy, la GitUp GIT1 Pro es un modelo satisfactorio con un precio imbatible pero con una diferencia insalvable en todos los aspectos de casi 400€.

Por imagen son muy parecidas. Tanto que sus accesorios son compatibles entre sí y su funcionamiento recuerda poderosamente a la empresa que ha marcado el mercado. Todo se gestiona con los botones on/off, de disparo y ajustes. El cambio de modo es muy sencillo una vez hemos encendido la cámara.

Para saber cómo hemos configurado la cámara el dispositivo cuenta con una pantalla LED de 1,5 pulgadas y una resolución aceptable en la que también podremos ver las previsualizaciones de lo que capturemos.

En cuanto a la captura, cuenta con una resolución Full HD a 30 fps e inferiores así como una WGA 848×480 que permite incrementar la velocidad a 60fps. Además cuenta con dos opciones de angular: 160 o 120 grados. El resultado, gracias al sensor CMOS de Sony y al chip Novatek 96655 es una imagen con un color nítido, buena resolución y solo falla en la forma en la que se realiza la compresión de la imagen.

Como contrapartida, cuenta con balance de blancos bien escalado (10 niveles), un útil modo de disparo automático, un modo Time Lapse muy intuitivo y también bien escalado (1, 5 o 10 fps) y un sorprendente rango dinámico encargado de contrastar los claroscuros de las tomas.

Los sensores de movimiento, el sensor G (detecta cuando se mueve la cámara y no cuando se mueve algo delante de la cámara), los modos de color, un sonido regular que mejora con la posibilidad de colocar micrófonos externos, la conexión a distancia, el WiFi integrado así como la carcasa de inmersión acuática o la ranura de expansión para tarjetas de hasta 64 GB son motivos más que de sobra para decir que está cámara tiene un muy buen rendimiento.

Las hay mejores pero también son mucho más caras. Por eso este dispositivo que se puede encontrar fácilmente por debajo de los 150 euros nos parece una muy buena opción para aquel que quiere grabar su primera competición y no tiene claro de si dará mucho más uso al equipo. Una perfecta llave de entrada al universo del deporte audiovisual que satisfará a la mayoría y nos pide muy poco a cambio.

Premios 2015: imagen y sonido

Como cada año por estas fechas nos disponemos a presentaros los dispositivos, tecnologías y avances que más nos han llamado la atención durante los últimos doce meses. La sexta edición de los «Premios de La Caverna Cibernética» tendrán como objetivo subrayar aquellos gadgets que mejor mantengan el equilibrio entre rendimiento, diseño, utilidad y precio. Una semana en la que repasaremos lo mejor en imagen y sonido; dispositivos móviles y wearables; el mundo digital 2.0; el impacto de las TICs; la mejor tecnología aplicada al deporte y el mejor coche de 2015. ¿Nos acompañáis?

Mejor Televisión LG EG960V

Parecía casi imposible desbancar a Samsung de este premio (al menos para nosotros) pero la consolidación de la tecnología OLED ha hecho saltar por completo la banca. Los colores son espectaculares, la nitidez de otro nivel (sobre todo en esta familia 4K, HDR), los negros se ven como nunca antes y para el sonido han trabajado con Harman Kardon. Y lo mejor de todo es que toda esta tecnología, por fin, comienza a tener un precio accesible. La mejora del SO Smart TV WebOS 2.0 es la guinda a un pastel casi perfecto.

Mejor reproductor de BluRay Pioneer BDP LX88

Aunque somos muchos los que creemos que el soporte físico está en las últimas, hay que reconocer que la calidad de imagen y la relación imagen-sonido del BluRay (y estamos deseando la llegada del BluRay 4K) es incomparable. El reproductor que nos atañe se ha construido con una arquitectura para eliminar vibraciones aislando cada uno de los componentes para que no haya interferencias entre ellos. Es rápido, preciso y personalizable (cuenta con hasta 13 ajustes de vídeo diferentes en su configuración), permite escalado y reproducción de contenido 4K y tiene como punto fuerte -no podía ser de otro modo siendo Pioneer- una calidad de reproducción de audio incomparable. ¿El equipo definitivo?

Mejor equipo integrado Onkyo HT-S5805

Una de las opciones favoritas de los cinéfilos son los equipos integrados. Para los puristas tienen menos calidad que un conjunto reproductor más home cinema pero su comodidad de uso y la mejora de su rendimiento en los últimos años los hacen muy atractivos -además de que se precio es mucho más competitivo-. El dispositivo de Onkyo quizás sea el que mejor personaliza todas estas virtudes: ofrece salida 7.1 o 5.1.2 con 100 vatios de potencia sobre cada uno de los canales de salida. Es compatible con Dolby Atmos, Dolby TrueHD y DTS-HD Master Audio. Trabaja a la perfección con señales 4K y 3D, etc. Todo ello con una gran solvencia, un buen diseño y un precio sorprendente.

Mejor cámara de fotos Canon Powershot G3 X

Una cámara media perfecta para captar nuestros mejores paisajes o imágenes en movimiento de cualquier tipo (eventos deportivos, por ejemplo). Compacta con superzoom, tiene un excelente sensor CMOS retroiluminado de 20,1 megapíxeles que además de tomar fotos increíbles le permite grabar vídeo Full HD a velocidades entre 24p y 60f. La mejor esencia de Canon en un equipo muy bien pensado.

Mejor cámara de vídeo GoPro Hero4 Black

Aunque a muchos les pueda parecer un sacrilegio no mentar equipos como la Panasonic HC-WX970, escogemos esta action cam por su uso. La hemos visto en la calle. El público la usa para todo tipo de actividades, su calidad de imagen está fuera de toda duda y su precio -comparado con una videocámara clásica- es hasta competitivo. Ha cambiado la forma en la que nos relacionamos con esta familia de producto y parece que no tiene rival en las tiendas. Costará desbancarla.

CES 2015, Sony apuesta por la calidad

 

 

Seguimos analizando el primer gran evento del año y esta vez le toca el turno a uno de nuestros fabricantes favoritos, Sony. Referente por su calidad y por la variedad de mercados que toca con mucho acierto, el gigante nipón se ha marcado como objetivo devolver a los números negros su negocio de dispositivos móviles, aprovechar el espacio que ha dejado Samsung con su bajada de ventas y potenciar sobremanera sus departamentos de imagen. Estas son sus propuestas para 2015.

 

 

  • Action Cam. Si GoPro es la dominadora del mercado en ventas gracias a su familia Hero, Sony quiere ser un rival a tener en cuenta con su FDR-X1000V. Con capacidad de grabar en formato 4K a 30 fps, en Full HD la cifra se dispara a 120 imágenes por ciclo. Además, su mando a distancia permitirá ver lo grabado en cuanto pulsemos el stop. ¿Cuál es su ventaja frente a las Hero? Que en las imágenes que más rendimiento exigen Sony emplea el formato XAVC S que permite registrar una alta transferencia de datos por segundo: hasta 100 Mbps si empleamos una tarjeta microSDXC. La estabilización SteadyShot y el GPS integrado hacen el resto para que el dispositivo sea una de las referencias del mercado.

  • Walkman NW-ZX2. Es obscenamente caro (1.200 dólares) tanto como alta es la calidad de reproducción de audio de un equipo pensado para profesionales. Trabaja con Android 4.2 (esperemos actualizable) con lo que permite acceder al enorme universo de Google Play, cuenta con una memoria ampliable de 128 Gb y soporta una resolución máxima de 192 kHz/24 bits. Todo ello con una autonomía a máxima capacidad de 33 horas con lo que permite trabajar casi con cualquier tipo de archivo sin compresión. Pesa poco más de 230 gramos y sus diseños y acabados son propios de la alta relojería. Impresionante, aunque se verá poco.

  • X900. Mientras sus rivales en el mercado de televisores se centran en los paneles OLED y los curvados Sony ha decidido hacer lo que mejor sabe: ultra alta definición con un rendimiento y un diseño insuperables. Por un lado contamos con un equipo con un grosor de ¡4,9 milímetros! que trabaja con el chip X1 de nueva generación. Un cerebro que procesa mucho mejor y más rápido la señal de vídeo y que se encarga de analizar el tipo de señal que recibe para escalarla a la mejor posible (dentro de unos parámetros lógicos) y, sobre todo, de mantener siempre en el punto correcto el rango dinámico. La familia empieza en 65 pulgadas y trabaja con Android TV (compatibilidad con Google Play y Cast) a los que suma todo el universo PlayStation.

 
  • Wearables. Sin duda, uno de los problemas que está teniendo (y tendrá) Google Glass y cualquier otro wearable es quitarse el estigma de «producto sólo para geeks». Y eso parece haberlo comprendido Sony mucho antes que sus socios de Mountain View. Por eso, después de presentar hace meses sus SmartEyeglass ahora le toca el turno a las Atach!, un equipo que convierte en gafa inteligente a cualquiera. El sistema se coloca en la patilla derecha y se despliega una pantalla sobre la lente para acceder a los contenidos. Además, los nipones presentaron sus Smart B-Trainer, unos auriculares sumergibles y con memoria interna que, además, están pensados para aquellos que corren ya que adapta los contenidos al ritmo, da las instrucciones de voz deseadas y permiten planificar entrenamientos casi en tiempo real. Aunque son un prototipo, tendrán adeptos.

 

Kodak PixPro SP360, acción desde todos los ángulos

El de las action cams es uno de los segmentos más pujantes del sector audiovisual. Cada vez son más los que se animan a grabar sus aventuras lo que ha permitido un desarrollo sin precedentes en un negocio que con la llegada de los smartphones parecía que seguiría el mismo camino que el de las cámaras digitales de acceso.

Junto a modelos de bandera como las GoPro y las Action Cam de Sony que destacan por su resolución y ligereza, otras se han centrado en conseguir panorámicas 360 de alta calidad como la 360fly o la Panono. Todas aplican diferentes soluciones al mismo fin, dejarnos boquiabiertos y hacernos sentir como auténticos pro.

La propuesta de Kodak a este respecto también se centra en grabar vídeo desde diferentes perspectivas para procesar una imagen de 360 grados con el añadido de la resistencia de una cámara de acción que tiene en su punto de mira la exitosa GoPro.

Lo primero que llama la atención de este dispositivo es su forma de cubo y su óptica de gran tamaño que mira hacia arriba. Como siempre -es una de las marcas de la legendaria casa de Rochester- la colección de accesorios (empezando por los trípodes) deja claro que no hay nada que este equipo no pueda grabar.

Gracias a un software mejorado puede ser gestionada desde una aplicación compatible con Android e iOS siempre que esté dentro de una red WiFi. También se puede controlar desde el propio dispositivo con sólo tres botones. Sencillez no sólo en la forma. Un punto muy positivo para la SP360.

En una de sus caras cuenta con una pantalla LCD de una pulgada desde la que controlar sus parámetros. En ella no se puede ver nada de lo grabado. Eso se pasa -en tiempo real si se quiere- a cualquier otro equipo que cuente con tecnología NFC.

Tu punto de vista

 

Sin embargo, el punto fuerte de la cámara no es nada de lo anterior sino la posibilidad de grabar desde diferentes puntos de vista.

Front es un modo gran angular de 214 grados; Dome simula la grabación desde una cúpula -da una perspectiva muy diferente a la que estamos habituados; panorama 360 hace honor a su nombre; Globe graba como una esfera y pantalla partida divide la grabación en una frontal de 180 y una trasera de 180. Pura acción.

A estos novedosos se suman ráfagas a 10 fps, time lapse, comenzar a grabar sólo desde que detecta movimiento, etc.

En cuanto a la tecnología en el interior de este cubo de 103 gramos, cuenta con un sensor MOS de 16 Mp (aúna el consumo energético, precio de construcción y profundidad de color de un CMOS y la sensibilidad y menor «ruido» de un CCD); y una lente fija de 9 elementos.

Disponible ya en Estados Unidos por 350 dólares (50 más con los accesorios de la imagen de la entrada) no hay fecha de lanzamiento en Europa pero la buena acogida en el Viejo Continente de sus rivales casi garantiza su llegada.