Móviles, ¿y si no quiero un smartphone?

Las ventas de teléfonos inteligentes están disparadas. Los dispositivos de moda ya se venden más que sus hermanos más «básicos» pero cada año cientos de millones de personas siguen decantándose por equipos sencillos, eficientes, seguros y con gran autonomía que sirven para llamar y enviar mensajes. La función básica de cualquier teléfono (algo que casi todos nosotros hemos olvidado). Además de esas cualidades, suman otra fundamental en tiempos de crisis: son mucho más baratos que sus primos inteligentes. Aquí tenéis una lista de los mejores del mercado, pensados para los que no quieren complicaciones (y no necesariamente para gente mayor).

 

 

  • Emporia Click: la casa británica tiene claro cuál es su público. Personas que quieren que sus dispositivos sean sencillos y eficaces. El Click va un poco más allá y es su primer terminal con cámara… pero para no complicarlo se activa con un botón dedicado en un lateral que, además, permite enviar las fotos directamente por MMS. Su pantalla es amplia y nítida. Los botones son grandes y ergonómicos y su menú es tremendamente sencillo e intuitivo. Por cierto, su calidad de construcción es muy superior a la de muchos smartphones de procedencia dudosa. Su precio, lo mejor, 99 euros… ¡libre!
  • Nokia Asha 306/311: puede que los Lumia no sean los mejores smartphones del mercado por culpa de lo «verde» que todavía está Windows Phone. Pero lo que está claro es que su construcción sólo lo igualan los Xperia y los iPhone y que lo que hacen lo hacen muy bien. Hay otra cosa que está claro: Nokia hace los mejores terminales «no inteligentes» del mercado. Son sólidos, están increíblemente bien acabados, su autonomía es prodigiosa y Symbian sigue siendo un SO básico de primera. Vienen con 40 juegos de EA precargados. Su pantalla de 3 pulgadas es muy fluida y su procesador de 1GHz (superior al de muchos iPhone) mueve el sistema operativo a una velocidad prodigiosa para un equipo de 109 euros (el 311; el 306 cuesta 79).
  • Alcatel One Touch 282: otro de los grandes de la primera generación de móviles. Cuando en Apple no sabían que era un teléfono media Europa llevaba los terminales galos en sus bolsillos. Ahora, su versión más sencilla -cuesta 29 euros- es ligero, sencillo, tiene una pantalla de 1,8 pulgadas tremendamente clara y ofrece (pensado en los mayores) marcación por voz, un botón de llamadas de emergencia pre programado, linterna, calendario, radio… Una opción genial para llamar y escribir.
  • ZTC C300: el fabricante chino ofrece otro terminal con base de carga (otro punto positivo del Alcatel) que cuenta con una pantalla TFT con pantalla de 2,4 pulgadas a color, cámara de fotos VGA, reproductor de MP3, botón de llamadas de emergencia, bluetooth, radio, linterna… Su sistema operativo recuerda al del Emporia por su sencillez y, aunque sus acabados son mucho más modestos que el de los rivales europeos, su precio no lo parece: 70 euros.
  • Orange Esencial Doro 610: la operadora francesa propone a sus clientes un terminal sencillo con una enorme pantalla de color con grandes caracteres, audio ajustable compatible con audífonos, y un sistema operativo tremendamente sencillo e intuitivo que nos recuerda a los Nokia de finales de los ’90. En su chasis cuenta con un botón de emergencia con el 112 precargado. Su precio parte desde 0 euros.
  • Akai AKMF011: el toque japonés viene de la mano de Akai que nos ofrece un baratísimo terminal -25 euros- con un peso de sólo 47 gramos y unas dimensiones (82x51x10,5) más cercanas a las de un iPod que a un teléfono móvil. Cuenta con pantalla LCD retroiluminada de 2 pulgadas y, aunque sólo ofrece funciones básicas -llamadas y mensajes- tiene una autonomía de 170 horas.

Ninguno de ellos estará entre los favoritos de los geeks pero todos ellos cuentan con un precio imbatible, unos acabados notables y una funcionalidad a toda prueba. Mucho más que recomendables.