Hangouts, el enésimo proyecto fallido de Google

Google es, sin duda, una empresa diferente a todas las demás. Tiene un enorme potencial innovador y ningún miedo al sistema de prueba y error a la hora de poner en marcha nuevos servicios y plataformas. Eso le ha permitido dominar internet y otros mercados pero también le ha provocado sonoros fracasos.

Los sectores que más se le resisten, con mucha diferencia, son los de las redes sociales y la mensajería instantánea. Así, desde que intentó sin suerte que Talk fuera una aplicación preinstalada en todos los equipos Android, ha ido dando bandazos viendo como WhatsApp, Facebook o Telegram se han impuesto a sus servicios sin problema.

Ahora, Hangouts, su «penúltimo» servicio de mensajería parece condenado a desaparecer. A pesar de sus interesantes opciones -aprendieron bastante de Talk y quisieron crear algo que fuera mucho más adelantado a sus rivales- como las llamadas y videollamadas varios meses antes que su competencia, que la cuenta de usuario estuviera ligada a la cuenta de correo y no el teléfono hizo que muchas personas desconfiaran.

Google, incluso, integró los SMS en la aplicación. La idea era una única fuente de comunicación para el usuario pero, por desgracia, solo consiguió un caos en el que muchos nos sabían si se hablaba a través de internet o por el sistema clásico de principios de siglo.

La falta de apoyo por parte de los usuarios hizo que en el último Google I/O los de Mountain View lanzaran dos nuevas apps: Allo para la mensajería y Duo para las llamadas. Todo indica que debería estar integradas, sin embargo, la empresa del buscador triplicó las opciones y lo complicó todo aún más.

Ninguna de las dos ha tenido la repercusión que se esperaba de ellas. No vienen por defecto en los nuevos Android y no están destacadas en Google Play. Pero parece que, aún así, están abocadas a ser el futuro de la mensajería de Google. Porque Hangouts ya no soporta SMS y porque en el sector empresarial se ha dividido en Meet para videoconferencias y Chat para mensajería.

En definitiva, una herramienta que solo parece interesante para la filial corporativa G Suite de Alphabet y que debería dejar paso en un futuro cercano a Allo y Duo. El problema, sin embargo, es que con un mercado maduro en el que los usuarios parecen aplaudir la integración de servicios (Facebook Messenger, WhatsApp, iMessage y compañía), los continuos cambios de nombre y funcionalidades de cada app solo sirven para perder potencial frente a competidores mucho más maduros.

La duda que nos surge es que si, finalmente, Allo y Duo acaban integrándose, todo el trabajo que han andado con Hangouts y que ahora inexplicablemente desmontan, volverá a repetirse. Lo más seguro es que sigan intentando repetir la estrategia de la empresa de Zuckerberg o de Apple aunque no sepan si atinar hacia una herramienta o una red social. Un negocio millonario está en juego.

Chromecast Ultra, VR y Home, las otras novedades de Google

Si hay algo que Google ha dejado siempre claro a sus competidores es que el móvil es solo uno de sus mercados y que ellos buscan un ecosistema mucho mayor en el que todos sus servicios completen un gran puzzle potenciados por su inteligencia artificial. Hace unos días los medios centraron el foco en los nuevos Pixel pero hubo otras novedades igual de relevantes y, sobre todo, igual de útiles a la hora de convertir en inteligentes nuestros hogares.

Chromecast es uno de sus productos estrella y ha recibido una importante actualización: ahora es capaz de enviar contenido 4K, HDR10 y Dolby Vision a nuestras pantallas y, en caso de que estas no sean compatibles, se encarga de optimizar al máximo el color y la calidad de imagen. El Ultra es hasta 1,8 veces más rápido a la hora de enviar vídeo. Además, incorpora un puerto Ethernet para aquellos que no disfruten de una experiencia WiFi satisfactoria. Su precio, por cierto, sube hasta los 79€.

Compatible con iOS, Windows y, por supuesto, Chrome y Android, Chromecast hará muy buena pareja con otra de las novedades que presentaron los de Sundar Pichai: Home.

Siguiendo con su intención de estar en nuestros hogares, y apoyados por las mejoras de Google Assistant (que cada vez es más diferente entre usuarios gracias a su capacidad para contextualizar), han lanzado su propia versión de Amazon Echo, uno de los productos más exitosos de la empresa de Jeff Bezos.

La idea es que solo con la voz se pueda controlar el ecosistema Google: desde el termostato hasta poner alarmas, pedir ver algo en la televisión, pedir un taxi, escuchar música o mandar un mensaje -colaboran con ella MyTaxi, Pandora y WhatsApp-. La misma inteligencia artificial que ha hecho dar un salto enorme a Fotos y que tan bien han recibido los usuarios es ahora el cerebro que pretende hacernos la vida más fácil sin ser intrusivo.

Precisamente esa IA es la misma que forma parte de Allo, la plataforma pensada para hacer la competencia a WhatsApp y Telegram y una de las pocas manchas en el historial de la empresa del buscador. Si bien es cierto que la distancia en número de usuarios resulta insalvable, saben que si consiguen una tasa de éxito similar a la que tiene Apple con iMessage conseguirán atraer a mucha gente de su ecosistema, aparentemente abierto.

Para el final quedó la realidad virtual. Sabedores de que es ajena para muchos usuarios que no tienen claro si deben o no invertir dinero en unas Oculus o similares, han seguido la estela de Cardboard a la que alabaron: «han hecho una gran trabajo. Para ser una caja de cartón es impresionante, pero sabe a poco». Y a continuación llegó Daydream, su plataforma de realidad virtual en alta definición.

Además, cuenta con una ventaja que no tienen muchos de sus rivales, un sencillo mando -nos recuerda también a cierto mando de la competencia- que de una forma muy intuitiva permite gestionar contenidos en la «otra realidad».

El golpe de efecto es que nace con una potente tienda de aplicaciones en la que no faltarán cabeceras como The New York Times, Hulu, Netflix, CNN, la NBA o The Wall Street Journal. Parece que solo queda una batalla en la que plantar cara de una forma solvente, la de los wearables, pero conociendo a Google, es solo cuestión de meses que presenten algo mucho más que relevante.

Android N, así será la siguiente generación del sistema operativo

El Google I/O 2016 también nos trajo la tercera preview de Android N. Y aunque la mayoría de las mejoras presentadas ya se habían publicado durante las últimas semanas, poder ver en funcionamiento el nuevo SO era una oportunidad para que Google demostrara lo que es capaz de hacer -sobre todo cuando no hay sobre su programa capas de personalización).

La gran apuesta de la plataforma es la realidad virtual así como ciertas funciones que recuerdan al «desaparecido» Chrome OS. Parece que la fusión entre ambos sistemas operativos es irremediable -para bien- y que está más cerca en el tiempo de lo que parece.

De esta forma, para aquellos que disfruten de uno de los últimos modelos Nexus ya está disponible la primera compilación del programa con un modo de realidad virtual nativo que busca una mejor inmersión de todos los usuarios. A buen seguro la experiencia no les defraudará. Según la propia empresa un Nexus 6P es capaz de dejar la latencia de los contenidos en menos de 20 milisegundos lo que permite vivir la experiencia como «estar en ese lugar».

El secreto es un código que hará que el equipo priorice los contenidos de RV frente a los demás cuando estemos consumiéndolos. Para ello han creado el sello VR Ready que dejará claro a los compradores que están ante un equipo que soporta mejor que ningún otro esta nueva realidad. Por supuesto, los dispositivos tendrán una lista de especificaciones mínimas para ganarse esta categoría. Será interesante ver a partir de qué segmento de mercado se puede acceder a él.

Lo más interesante es que Google quiere llevar esta nueva realidad virtual más allá de los juegos o los contenidos multimedia. Por eso trabaja con The New York Times, HBO, CNN, Netflix, etc para que generen contenidos y aplicaciones totalmente compatibles con algo que busca cambiar la forma en la que consumimos internet.

Una buena noticia -mucho más mundana- es que Android, por fin, se pasa a las actualizaciones en segundo plano lo que eximirá al usuario de las notificaciones o esperas mientras el equipo se pone a la última. El efecto se dará al reiniciar el dispositivo y sin esperas. Todo mucho más cómodo. Una herencia de Chrome OS que el mercado llevaba tiempo reclamando.

Entre las demás mejoras destaca un nuevo centro de notificaciones, una experiencia multipantalla mejorada, nuevas APIs, más idiomas nativos, más emoticonos y menos demanda de potencia para los smartphones y tablets.

Sin embargo, si hablamos de móviles, la principal novedad es Allo. Google llevaba tiempo queriendo plantar cara al binomio Facebook-WhatsApp de forma infructuosa y por eso ha decidido empezar (por enésima vez) de cero. Para ello lanzarán a lo largo del verano -también para iOS-, un programa capaz de personalizar los mensajes -incluso en tamaño- y que será capaz de proponernos respuestas a los mensajes que recibamos.

Incluidas las fotografías (donde la empresa ha coleccionado una buena experiencia con inteligencia artificial). Si le sumamos el «modo incógnito», los mensajes efímeros, Google Assistant, su compatibilidad con Android Wear e incluso juegos, estamos ante una potente herramienta que si bien no tiene por qué desplazar al rival de referencia, sí puede hacer daño a otros «intermedios» como Line o Telegram.