Cloud computing, las mejores opciones de almacenamiento en la nube

Se acercan épocas del año en el que se mandan más mensajes que nunca, se comparten más fotografías, se graban más vídeos y se escucha más música. Regalos, momentos familiares y fiesta. Una época llena de actividades solos o en compañía que suelen suponer un gran estrés para nosotros, nuestro bolsillo y la capacidad de almacenamiento de nuestros dispositivos.

Por eso el almacenamiento en la nube es una ayuda casi imprescindible por motivos de comodidad (también es la época del año en la que más se cambia de teléfono, tableta u ordenador) y seguridad (confiar toda nuestra información a un equipo es arriesgado por las posibles pérdidas, golpes o ciberataques).

Precisamente por eso os acercamos ocho alternativas fiables (y con buenos precios) para aquellos que aún no hayáis dado el salto a la nube.

  • Dropbox. Fue la primera empresa que hizo accesible el almacenamiento en la nube sin importar el sistema operativo o el dispositivo con el que trabajásemos. Esa es su baza para seguir siendo una de las mejores ofertas del mercado. De entrada ofrece 2 GB gratis. Su variante más atractiva es la Plus en la que por 9,99€ al mes nos ofrece 1 TB de almacenamiento. La información está cifrada y cuenta con verificación de dos pasos. Además, Dropbox permite el borrado de forma remota de los dispositivos en los que hayamos instalado la aplicación.
  • Google Drive. El planteamiento de la empresa del buscador es muy similar al de Dropbox: multiplataforma desde su nacimiento y con un sustituto real a un disco duro por muy poco dinero. 1 TB por 9,99€. La gran ventaja de Drive sobre el anterior es que su plan gratuito ofrece 15 GB lo que es una solución más que suficiente para millones de usuarios que cuentan con dispositivos de 8 o 16 GB de almacenamiento.  El «pero», como suele ser habitual con los de Mountain View es que la cuenta se comparte con los demás servicios de Google, entre ellos Gmail, (con lo que los 15 GB pierden bastante capacidad si somos de los que nunca borramos bandejas). En cuanto a seguridad, también cuenta con cifrado y verificación en dos pasos.
  • iCloud. La respuesta de Apple para quienes disfrutan de su ecosistema es una delicia en cuanto a integración (su carpeta en la nube aparece integrada por completo en el sistema y en todos los dispositivos que deseemos adjuntar a la cuenta) y a capacidad: hasta 2 TB por 9,99€ al mes. En cuanto a seguridad van un paso más allá con cifrado en la nube y en el dispositivo además de verificación doble y sistema de gestión de claves mediante segundos iDevices.
  • OneDrive. No podía faltar Microsoft ya que cuenta con uno de los mejores servicios en la nube. Su servicio se comercializa junto a la suite Office365 (que permite acceso a Excel, Word, PowerPoint, etc.) que permite, por 69€ al año, trabajar en varios equipos con esos programas así como almacenar 1 TB en la nube. Aquí el pero está en la seguridad: la información no se cifra en sus servidores salvo que seamos una empresa. Esto hace que nuestros datos sean más accesibles ante un posible ciber ataque.
  • Amazon Cloud Drive. Aunque muchas veces desconocida para el gran público, se trata de una de las divisiones más exitosas de la empresa de Jeff Bezos tanto para empresas -referencia entre ellas, de hecho- como particulares. La versión de prueba permite almacenamiento ilimitado (5 GB para archivos que no sean fotos) aunque solo durante un corto periodo de tiempo. Después la tarifa sube a 70€ al año. Si se es cliente de Amazon Prime se tienen gratis 5GB.
  • SpiderOak. Aunque menos conocida que las anteriores, esta alternativa es perfecta para aquellos que busquen un extra de seguridad. Ofrece cifrado de extremo a extremo y se basa en la política de «no saber»: la empresa no conoce la contraseña ni puede acceder a los contenidos de las cuentas gracias a su sistema de cifrado. La tarifa por 5 TB (mucho más que suficiente para cualquier particular) es de 279 dólares al año para cubrir un número ilimitado de dispositivos.
  • ADrive. Aún relativamente desconocido para el gran público, va ganando adeptos con el paso de los meses. El motivo es que comenzó ofreciendo almacenamiento gratuito. A día de hoy, empero, solo ofrece suscripciones de pago. Eso sí, hay tal variedad de configuraciones que todas es imposible no encontrar una que se adapte al usuario. Tiene planes incluso trienales. Además ofrece ventajas como poder acceder a modificaciones intermedias de archivos desde múltiples dispositivos y un sistema de cifrado muy seguro.
  • Box. Uno de los servicios más seguros. Para algunos su inconveniente es que solo está disponible en inglés. Gratis ofrece 10 GB para guardar archivos de cualquier tipo de hasta 250 MB. Existe una opción «Business» en la que accedemos a almacenamiento ilimitado por 12€ al mes. El sistema es multiplataforma y cuenta con encriptado y verificación en dos pasos.

Apple vs Amazon, tercer round

El primer asalto vino en forma de libro electrónico vitaminado. El Kindle Fire nacía con lo mejor de Android, toda la experiencia comercial de Amazon y un precio irresistible. Sin embargo, incluso antes del nacimiento del iPad Mini, los de Jeff Bezos perdieron estrepitosamente la batalla contra los de la manzana. Sólo les duraron unas pocas semanas, hasta que los clientes potenciales se dieron cuenta de que quedaban demasiado expuestos a la tienda de Amazon. Para eso no se compra un Android.

 

El segundo enfrentamiento vino de la mano del precio de los libros electrónicos. El formato digital de la literatura le da pingües beneficios a la tienda online más grande del mundo. Para minimizarlo, presuntamente, Apple presionó a las editoriales para que subieran el precio de los textos. Después de muchas argucias de ambas compañías, el asunto terminó en los tribunales pendiente de sentencia.

 

Ahora el pulso llega al centro del universo Apple: iTunes. La última estrategia de los de Bezos ha sido crear una tienda multimedia para los usuarios de dispositivos iOS. Su oferta es inmensa, hasta 22 millones de canciones. Toda una amenaza a la supremacía de iTunes como la mayor tienda musical de internet -por facturación, al menos-.

 

Steve Boom, vicepresidente de Amazon Music, explicó que «los clientes pueden comprar una vez la música y escucharla todas las veces que quieran con álbumes a 5 dólares y canciones a 69 centavos». Ostensiblemente más barato que la tienda de Apple. La ventaja que ofrecen es que, por primera vez en un equipo iOS, la música ya no depende del dispositivo. Da igual que cambiemos un iPhone por un Galaxy o que huyamos de un iMac a un PC -supongo que habrá alguien que encuentre un motivo para hacer esto último-. La música se aloja en nuestra cuenta de la nube de Amazon. Disponible para cualquiera de nuestros dispositivos.

 

La tienda ya está disponible en Estados Unidos y Canadá, los dos principales mercados de los de Seattle y en no mucho tiempo debería dar el salto a Europa vía el Reino Unido. La ventaja que tendremos a este lado del Atlántico es que a los 22 millones de canciones habrá que sumarle otros 7 millones que, por motivos de derechos de autor, no están disponibles para Norteamérica.

 

Una de las novedades más atractivas para los clientes y las discográficas es que Amazon ha anunciado que no se llevará el 30% que normalmente pide Apple por la venta de aplicaciones o temas. Esto no sólo bajará el precio de las canciones, sino que es la principal ventaja junto con el alojamiento en la nube de los archivos (a pesar de que serán accesibles desde la biblioteca de iTunes).

 

La pugna entre ambos gigantes ha hecho que copen el mercado musical en Estados Unidos. No sólo el digital, también el físico. iTunes representa el 64% del negocio de distribución de música digital y el 29% del total frente al 19% de Amazon y al 11% de WalMart. La única amenaza para ellos es la música en streaming y compartirla por las redes sociales: ahí mandan Pandora (con un 50% de las descargas) Clear Channel (25%) y los suecos de Spotify (un 19%, el doble que hace dos años cuando se instalaron en Estados Unidos).

Música online, súbete a la nube

Una vez más, acudimos a nuestros amigos de TechStyle para descubrir cuáles son los mejores servicios de música online. Por un precio mucho más bajo que comprar un único disco físico podremos acceder a millones de canciones desde casi cualquier dispositivo en cualquier lugar.

 

 

  • Spotify: el rey del mercado europeo cuenta con más de tres millones de clientes con cuentas gratuitas y de pago. Las primeras, a cambio de soportar publicidad permite escuchar hasta 10 horas de música al mes. En cuanto a las de pago, por 5 o 10 euros al mes se podrá acceder ilimitadamente a unos 16 millones de temas desde el ordenador, tu tablet o smartphone. Lo mejor, sin duda, las listas de reproducción que permiten personalizar al máximo nuestra música. Esta disponible en las redes sociales.
  • Instant.fm: el equivalente a YouTube en el mercado musical. De hecho, esta web nutre casi todo su catálogo del disponible en el portal de vídeos de Google. Permite crear listas de reproducción, pero de un modo menos eficaz que en Spotify puesto que requiere ir «cazando» los temas en YouTube. Precisamente encontrar la música en los servidores de Google hace que, según sus fundadores, no tengan que abonar dinero a los artistas. Compatible con Facebook y Twitter.
  • Jamendo: bajo licencia Creative Commons, este portal que ofrece hasta 350.000 títulos de cada vez más músicos que permiten la difusión de contenidos bajo ciertas condiciones. Parte de que todos ganamos: el artista porque consigue que su obra gane relevancia pública y el usuario porque la disfruta gratis. Además, desde el propio portal se pueden adquirir los discos que queramos.
  • Amazon Cloud Player: a diferencia de los anteriores Amazon propone que los usuarios cuelguen en su servidor su biblioteca de temas para que los reproduzca hasta en 8 dispositivos diferentes cuando quiera. También permite disfrutar con este sistema de cualquier canción o disco adquirido en la tienda online de la empresa de Jeff Bezos. Todavía no ha llegado al Estado, pero en Estados Unidos ofrece hasta 5 gigas gratis para almacenar y compartir temas.
  • Google Music: la apuesta del gigante del buscador dentro de Google Play (antes Android Market). Funciona como tienda y sistema de almacenamiento en la nube. Aunque nació sin el apoyo de las discográficas, Sony, EMI, Universal y otras más pequeñas ya se han sumado al proyecto. Junto a las compradas, también permite almacenar 25.000 canciones propias gratis. Está integrado con Google Plus.
  • iTunes Match: el siguiente paso de Apple para con iTunes, su piedra filosofal. Después de haber cambiado por completo la industria musical, la empresa ahora dirigida por Tim Cook ofrece un sistema de almacenamiento en iCloud donde el usuario podrá compilar sus compras y las canciones que haya adquirido por otras fuentes (como CDs). iTunes examina el ordenador, sube la música a internet y permite compartirlo con 10 dispositivos. Permite almacenar gratis hasta 25.000 canciones -más si todos vienen de iTunes-. Se rumorea que pronto tendrá una opción de suscripción como Spotify.
  • Deezer: la versión yankee de Spotify cuenta con 20 millones de usuarios que sólo con registrarse pueden acceder a cualquier canción del catálogo. Eso sí, ningún oyente escapará de la publicidad salvo que abone 4,99€ por usarlo en el ordenador o 9,99€ por hacer lo propio en teléfonos y tabletas. Su catálogo es más limitado que el de los suecos: «sólo» 13 millones de temas.
  • Rdio: el fundador de Skype y Kazaa, Niklas Zennstrom, ha concebido Rdio un acceso que nos permite acceder a 15 millones de canciones por sólo 4,99€ al mes (desde un móvil por 9,99€). Su punto débil es que, a pesar de tener un periodo gratuito de 6 días, no existe una opción sin pagar. Se puede vincular con Facebook y Twitter para saber que escuchan nuestros amigos. Como Deezer, no tiene cliente de escritorio y funciona desde la web.

Megaupload, ¿hay alternativas?

Como bien dijimos ayer, Kim Schmitz, fundador en 2005 de Megaupload, fue, en cierto modo, uno de los pioneros del cloud computing. Su servicio permitía subir y descargar contenidos a la cuenta de un usuario en sus servidores desde cualquier lugar. Sólo se necesitaba un dispositivo conectado a la red. El calibre de la innovación de esta idea es tal que Amazon, Google, Microsoft o Apple tardaron más de cinco años en crear su equivalencia legal. Resulta llamativo que se haya descubierto que Megaupload estuviera preparando un sitio de música al margen de las discográficas en el que los artistas se llevarían el 90% de los ingresos e, incluso, una parte de las suscripciones para aquellas canciones que se descargaran a coste cero.

Después del cierre de otros servicios similares -en El País anunciaban el día 20 la desaparición de Allostreaming, el equivalente francés de Megaupload- son muchos los internautas que buscan un sistema favorito para disponer de sus archivos en cualquier lugar. Presentamos aquí unos pocos. La mayoría ofrecen una versión gratuita de acceso, sin embargo, para disfrutar de ellos con toda comodidad, recomendamos pagar las pequeñas tarifas que nos exigen para ser clientes premium.

  • Google Docs: integrado en GMail, en teoría su función principal es crear documentos de texto, hojas de cálculo y presentaciones. No obstante, también ofrece la opción de almacenar contenidos que se pueden compartir con sólo enviar un email. El espacio total se comparte con la cuenta de correo, aunque por muy poco precio se pueden ampliar. Por 20 gigas nos pedirán 3 euros anuales. Por 1 terabyte, 210.
  • Minus: el que nació como un rival para Flickr se ha convertido en un portal de almacenamiento que ofrece 50 gigas gratuitos con sólo registrarse. Maravillosa su aplicación para móviles, tiene un funcionamiento muy intuitivo que permite compartir contenidos hasta un máximo de 2 gigas por archivo.
  • iCloud: el eslabón que faltaba para cerrar la cadena Apple. Permite compartir en cualquier lugar de modo instantáneo cualquier archivo que tengamos en un iPad, iPod, iPhone o Mac. Su funcionamiento es muy intuitivo y su capacidad parte de los 5 gigas (gratis). Se pueden añadir 10, 20 o 50 gigas adicionales por hasta 80 euros al año. Para los que les encante disfrutar de la música en cualquier parte, recomendamos iTunes Match, disponible desde la última actualización del portal de Apple. Por sólo 24€ al año se podrán escuchar hasta 30 millones de temas todas las veces que queramos… sin ocupar memoria en ninguno de nuestros dispositivos. Excelente.
  • Dropbox: su funcionamiento es muy sencillo. Basta con crear las carpetas que queremos compartir y dar permisos de acceso por correo electrónico a nuestros contactos. También permite crear una carpeta pública a la que podrá acceder un contacto o cualquier persona -depende de cómo restrinjamos el acceso-. De partida regalan dos gigas que se pueden ir ampliando de 250 en 250 megas trayendo amigos al sistema hasta llegar a un máximo de 8 gigas. Por 50 gigas cobran 8 euros al mes y, a partir de 100, lo consideran una cuenta profesional. Se integra perfectamente con cualquier navegador del mercado y tiene aplicaciones de enlace en la AppStore y Android Market.
  • YouSendit: extendida en el mundo profesional -sobre todo medios de comunicación y agencias de prensa- tiene como mayor ventaja que «libera» las cuentas de correo electrónico. La versión gratuita nos permite enviar archivos de hasta 50 megas -texto- y almacenar hasta 2 gigas. Lo malo es que tiene anuncios publicitarios incrustados. Por 6 euros mensuales ganamos espacio ilimitado y una gran cantidad de herramientas de gestión de archivos y contenidos.
  • RapidShare: otro de los portales en el ojo del huracán baraja la posibilidad de «variar» sus utilidades. Su funcionamiento es el más parecido a Megaupload ya que permite hospedar y compartir archivos muy pesados. Requiere crearse una cuenta de usuario registrado -lo que espantará a más de uno- para poder almacenar y compartir enlaces. La diferencia con Megaupload es que estos caducan. Por casi 10 euros al mes ganamos velocidad y seguridad ya que los mensajes se encriptan.
  • Skydrive: el equivalente Microsoft a Google Docs es un híbrido entre éste y iCloud.com. Permite gestionar archivos y contenidos y compartirlos entre usuarios de Hotmail. Además, permite acceder a ellos desde cualquier aparato con conexión a la red y compatible con las cuentas de Microsoft -todos, de momento-. Sus precios son muy similares a los de la competencia y, también, son recomendables: de entrada ofrece 25 gigas y hasta 100 megas por archivo.
  • MediaFire: otro de los investigados por el FBI se caracteriza por su sencillez. Basta con arrastrar un archivo y soltarlo para trasladarlo donde queramos. La única restricción viene en el tamaño de los mismos: hasta 200 megas en las cuentas gratuitas. Además, en éstas, los enlaces dejan de estar disponibles a los 30 días. Por 6 euros al mes todo esto desaparece -así como la publicidad- y el tamaño por archivo aumenta hasta los 2 gigas. Otros que podrían variar su política de contenidos tras el varapalo a Kim Dotcom.
  • Amazon Cloud Drive: el primer servicio ofrecido al público por una de las grandes. Los usuarios de este servicio de alojamiento de archivos disponen de 5 gigas y pueden aumentar su cuenta a un coste de 1 dólar anual por giga. Junto con este servicio la empresa de Jeff Bezos oferta el Cloud Player que permite acceder a contenidos musicales desde cualquier dispositivo Android con acceso a la red. Este servicio está sólo disponible en Estados Unidos, si bien, parece que su desembarco en Europa no tardará. Sólo tendrán que arreglar sus problemas con los derechos de autor.

Aquí tenéis opciones para los que usabais el servicio como un almacenamiento de archivos en la nube. Espero que alguno os resulte útil. Desde aquí creemos que representan el futuro de la informática.