Aplicaciones, la guerra de las cifras

En el año 2007 Steve Jobs presentó en el Centro para las Artes de Yerba Buena en San Francisco un dispositivo que servía para conectarse a internet, llamar por teléfono, trabajar con las aplicaciones de los iPod Touch así como para disfrutar de toda la biblioteca multimedia en iTunes. El nuevo producto pronto sumó tanto detractores como fans. ¿Quién iba a pagar más de 500 dólares por un teléfono? ¿Quién pagaría un dólar por programas unitask? El dispositivo se llamaba iPhone y desde ese año se han comercializado cientos de millones en todo el mundo. El smartphone no sólo se convirtió en un objeto de culto, sino que creó a su alrededor toda una economía: desarrolladores, publicistas especializados en nuevos formatos, lanzamientos musicales exclusivos para iTunes, etc.

 

Pocas semanas después de la presentación del iPhone y de que las ventas superaran hasta las previsiones más optimistas de Apple, Steve Jobs volvió al auditorio de San Francisco para presentar la renovada AppStore donde era más fácil encontrar cualquier aplicación y las descargas eran fugaces. Sólo cuatro años después, según Appsfire y como publica El País, la tienda más famosa de internet ya tiene un catálogo con más de un millón de programas disponibles.

 

736.247 están activas, el resto llegaron a presentarse para su aprobación -esta es probablemente la mayor diferencia con otras tiendas de aplicaciones- y, o bien no llegaron a publicarse, o están «dormidas» porque nadie las ha descargado. Las cifras son enormes: más de 158.000 juegos (120.000 son de pago); más de 400 millones de usuarios habituales; 275.000 dedicadas al formato iPad (también compatible con el Mini); más de 100 aplicaciones descargadas por propietario en sus iDevices; 35.000 millones de descargas; más de 6.000 millones de dólares pagados a los desarrolladores… Toda una economía de escala alrededor de un terminal y una tableta.

 

Ni siquiera el aumento unilateral del precio de las aplicaciones más baratas (de 0,79€ a 0,89€) parece haber hecho que se baje el ritmo de descargas. Aunque los de Cupertino explicaron que se trataba de un ajuste del tipo de cambio entre euros y dólares, los desarrolladores se quejaron porque no podían marcar el precio de sus productos. Mientras, los de Tim Cook, siguen repartiendo miles de millones anuales -lo que mitiga la revolución- mientras se quedan con el 30% de los ingresos por aplicación.

 

Las cifras de su principal rival, Google Play, no son menores. Android, su soporte, es el sistema operativo que más rápido crece en el mundo. Ya controla más del 50% del mercado mundial de smartphones y cada día se activan casi un millón de equipos con este SO. Esto hace que el ritmo de crecimiento de la antigua Android Market sea mucho más rápido que el de la AppStore (y todo indica a que en breve la superará).

 

En la presentación de los últimos equipos Android, Larry Page explicó que su tienda tiene ya 700.000 aplicaciones activas -si bien, no dijo cuántas compatibles con el formato tablet- y que más de la mitad son gratuitas. Sí es cierto que el funcionamiento de esta tienda de aplicaciones es diametralmente opuesto al de los de la manzana: el desarrollador puede colgar su programa cuando desee. Sin ningún tipo de supervisión. Esto hace que el ritmo de crecimiento sea mucho más rápido, pero también hace que muchos productos lleven un regalo en forma de malware que Google tiene que revisar y retirar a posteriori.

 

En cualquier caso, frente a un Market Place que crece rápido pero que todavía no llega a las 200.000 aplicaciones (se cree que superará la barrera a finales de 2013); una App Store de Amazon que tiene capado su acceso a Google Play; y por mucho que el nuevo CEO de RIM diga que BlackBerry 10 tendrá menos aplicaciones, pero que tendrá las mejores, parece que Google y Apple seguirán siendo la referencia en este negocio multimillonario. Quién lo diría hace sólo cinco año…

BilbaoBus, no llegues tarde

Casi siempre que hablamos de aplicaciones hablamos de soluciones para el día a día creadas por desarrolladores más o menos anónimos. Sin embargo, hoy trataremos una que ha desarrollado un estudio independiente estatal especializado en tecnologías móviles (según explican en su web, sólo desarrollan el software que les gusta usar). Estos tres mosqueteros de la programación han creado BilbaoBus, el último proyecto de Quoders, pensado para hacer que movernos por Bilbao sea mucho más sencillo.

Más allá de un listado de horarios de la línea de autobuses municipal, la aplicación permitirá a los usuarios navegar por las diferentes paradas a su alrededor para saber qué buses y a qué hora pasarán por ella. Además, muy en la línea de las aplicaciones del metro de grandes ciudades como Nueva York o Londres, permitirá introducir un origen y un destino para que el teléfono (o tableta) cree una ruta con los diferentes transportes que nos ayudarán a realizar el proyecto. Por si esto fuera poco, BilbaoBus nos trae las últimas noticias relacionadas con el servicio municipal de transporte -que anda bastante agitado en cuanto a huelgas se refiere-.

Objetivamente, este programa nos servirá para recortar la desventaja que los autobuses de Bilbao (un verdadero laberinto para los que no viven en la Villa, puesto que conviven con BizkaiBus, el servicio de la Diputación Foral) tienen respecto al Metro. Además, la ausencia de publicidad en el programa no sólo la hace más efectiva sino también más eficiente con la autonomía de nuestro androide (casi todo el gasto energético de las aplicaciones se va en geolocalizar publicidad).

Disponible desde hace cuatro meses en Google Play (ex-Android Market) la aplicación ya ha llegado a las 3.500 descargas y todo indica que pronto conseguirán la mágica cifra de 5.000 (no son muchas las que han llegado a este objetivo). Otro de los hitos de BilbaoBus es su buena puntuación entre los usuarios -para mi uno de los factores determinantes a la hora de decantarme por una u otra aplicación-: 4,6 sobre 5.

Quoders, ejemplo del AppBusiness


Desarrollada, como ya hemos dicho, por un pequeño estudio de desarrolladores, BilbaoBus es uno de los mejores ejemplos de lo que Silicon Valley ya ha bautizado como AppBusiness. Formado sólo por tres socios (dos cofundadores y un «fichaje»), Quoders se presenta como una de las grandes esperanzas del software de última generación en nuestra pequeña villa.

Víctor Caveda, con experiencia en Panda Antivirus y en Zitron (empresa de ingeniería civil radicada en Gijón), tiene estudios de informática por la Universidad de Oviedo. Su bagage profesional es una garantía para desarrollar los sistemas de seguridad relacionados con los programas de su nueva aventura.

La segunda «pata» del proyecto la forma David Guerrero Díaz, primero de los cofundadores de Quoders y residente en el Reino Unido (una vez más, internet es un maravilloso punto de encuentro) su experiencia también incluye la empresa de seguridad bilbaína, así como Landmark Information Group.

La entente se cierra con Alejandro Orviz Fernández con gran experiencia en el trabajo con administraciones públicas -actualmente lo hace con el Principado de Asturias- y que ha pasado por mercados de lo más diverso antes de aterrizar en el mundo de las aplicaciones.

Cuando les preguntamos por futuros proyectos de su startup Orviz explica que están preparando dos proyectos: «por un lado, estamos desarrollado la aplicación de BilbaoBus de forma que podamos sacarla en otras ciudades del mundo aprovechando sus características multilenguaje, su conexión con Google Maps, etc. Por otro lado, estamos trabajando en una aplicación de transporte urbano que dé información global de autobús, tren y metro». Esta última, explican, incluiría a MetroBilbao.

Orviz no oculta que su disposición para colaborar con cualquier otro ente local -ayuntamientos o comunidades autónomas- para realizar otras aplicaciones similares «a medida para ellos».

Cuando les preguntamos sobre por qué Android y no iOS la respuesta es múltiple. Los tres miembros de la empresa están más especializados en el entorno de Google -podéis comprobarlo en sus CVs en LinkedIn-. Además, cuando iniciaron el proyecto «el Ayuntamiento de Bilbao ya tenía una aplicación oficial para iPhone, por lo que consideramos más oportuno comenzar con Android».

Asimismo, aunque los beneficios puedan ser mayores si se trabaja con la plataforma de Apple -los clientes de la manzana están más dispuestos a pagar por consumir aplicaciones- Google Play está creciendo más rápido. Actualmente la balanza está al cincuenta por ciento entre ambos contendientes.

No obstante, ninguno descarta el salto a la AppStore una vez los proyectos para Android se hayan asentado definitivamente en la tienda de Google.

Aplicaciones, al alcance de todos

El Circo Price de Madrid será la sede, los próximos 19 y 20 de abril de The App Fest, el mayor congreso de desarrolladores y creadores de aplicaciones para dispositivos móviles del mundo y suceso de The App Date.

La reunión, que contará con nombres tan relevantes como Richard Gerver -especialista en temas de educación- o Jorge Drexler, que explicará qué aplicaciones y cómo las emplea en sus procesos de grabación. También estarán periodistas que analizarán programas como Flipboard y la repercusión de los nuevos soportes, sobre todo las tabletas, en el periodismo.

Los organizadores, encabezados por Óscar Hormigos -creador del evento- se han apresurado a explicar que no se trata de un análisis de qué se puede hacer con los dispositivos de Apple, sino que analizarán el desarrollo de los soportes Android y de nuevos competidores como los Kindle Fire de Amazon.


Aplicaciones, no sólo para expertos


El éxito de estos programas -que en poco tiempo se han ganado hasta un congreso- viene por varios frentes. Por un lado, permiten trabajar con los dispositivos de un modo más intuitivo. Es la evolución lógica de los antiguos «accesos directos» de los ordenadores. Todo lo que necesitamos hacer está a sólo un click -o un toque de dedo-.

Por otra parte, frente a costosos programas especializados, su precio raras veces supera los 3 euros. Esto hace que sean accesibles a casi cualquier persona que pueda comprarse un smartphone, una tableta o un ordenador. ¿El último y definitivo secreto? Las aplicaciones como AppSpotr que por sólo 11 euros al mes permiten que siguiendo unos pocos pasos todos podamos crear nuestra aplicación multiplataforma.

Patric Bottne y Jim Nilsson, cofundadores de CamClic y desarrolladores del programa explican que era el siguiente paso: «cualquiera puede tener un blog o una página web de un modo sencillo, rápido y barato». Ambos guardan un gran bagaje como desarrolladores en Göteborg, donde creaban aplicaciones como Clubido -una especie de Foursquare-. Fue precisamente entonces cuando se dieron cuenta de que muchos establecimientos les demandaban «su propia aplicación».

Aunque pueda parecer complicado, utilizar AppSpotr es aún más sencillo que usa blogger. El primer paso es darse de alta introduciendo el nombre del futuro producto y una dirección de correo electrónico. Después basta con ponerse a diseñar dentro del sistema de módulos creado a tal efecto: sección de noticias, fotografías, etc. Puede elegir las que quiera y retocar su color, nombre, ubicación, etc. Gracias a un visor en un lateral de la pantalla podrá ver cuál es el resultado final antes de publicarlo.

Para acabar, sólo hay que redactar una pequeña reseña sobre la finalidad de la aplicación, la categoría donde quieres que se incluya y unas pocas etiquetas para facilitar encontrarla en Google Play (Android Market) y la AppStore.

¿El último paso? Abonar los 11 euros mensuales. Mucho más barato que contratar a un desarrollador. Si tenemos en cuenta que cada día se descargan en ambos sitios más de 30 millones de aplicaciones, parece un precio más que razonable.

Instagram llega a Android


Para terminar con las aplicaciones hablaremos de Instagram. Una de las grandes aplicaciones dedicadas a la fotografía del entorno iOS ha dado el salto al sistema móvil de Google. Kevin Systrom, creador del programa, explicó en la presentación de la nueva versión, que ya cuentan con más de 27 millones de usuarios y que esta revisión «podría ser mejor que la de iPhone».

Para explicar los 18 meses de diferencia entre ambas aplicaciones Phil González, creador de la comunidad Instagrammers, argumentó que normalmente se empieza por iOS «porque reluce mucho más» y que lo normal en una empresa «de sólo 5 o 6 trabajadores» es «centrarse en un sólo sistema operativo en vez de guerrear en varios frentes». En cualquier caso, felicidades androides.

Google y Apple, en busca del ecosistema definitivo

Ayer hablamos por primera vez de Microsoft y su nuevo ecosistema a partir de Windows 8 y Windows Phone Mango. Sistemas operativos hermanos que, apoyados en Skydrive -la nube según Microsoft-, servirán para crear un todo que tiene a los programas de la multinacional americana como nexo y que consigue que todos los dispositivos sean capaces de hacer todo.

Aunque la idea pueda parecer novedosa para los de Redmond, uno de los primeros gurús en idear algo parecido fue el difunto Steve Jobs. El líder de Apple ideó un mundo en el que su empresa era la propietaria de la máquina y del programa que utilizaba. El éxito pareció darle la espalda durante décadas pero el lanzamiento de los iPod, iTunes, iPhone, iMac, MacBook, iPad, AppTV, AppStore, etc… convirtieron a una empresa al borde de la extinción en la tecnológica de referencia y en una de las empresas más valiosas del mundo.

Ahora son todas las demás (Sony, Amazon, Samsung, Google, Microsoft, etc.) los que promueven la conectividad total entre gadgets… siempre que sean los suyos. Hubo un interesante debate a este respecto en las jornadas del CES de Las Vegas. Su nombre The next best thing: the ecosystem no deja lugar a dudas de la importancia que esta estrategia -denostada en el pasado- puede tener en un futuro cercano para todas estas empresas.

El ponente del tema fue Eric Schmidt, presidente ejecutivo de Google, quien resumió en pocas palabras el secreto de cualquier ecosistema: «el truco del mercado de consumo es que los aparatos funcionen». Esta obviedad, dijo, es el motivo por el que iOS y Android son los dos únicos ecosistemas completos del mercado. Si bien, hizo un guiño a su empresa al mostrar «su asombro» por lo que había conseguido Android en sólo tres años.

Frente a las críticas de fragmentación que le recordaron algunos de los presentes Schmidt argumentó que «una cosa es la fragmentación, que es mala, y otra la diferenciación, que es buena. La segunda da la opción de escoger al consumidor. Si los aparatos que llevan diferentes Android no se entendieran entre sí, sí podríamos hablar de fragmentación, pero esto no ocurre».

Para reforzar esta idea Schmidt habló de «la voz soberana del consumidor». «Si algo no le gusta o no le funciona -prosiguió- dejará de comprarlo y se pasará a la competencia». Fue entonces cuando se acordó de Apple, su máximo rival, al que acusó de «acabar con la competencia» con las reiteras demandas de sus abogados a empresas como HTC, Samsung o Motorola que suelen llevar parejas la retirada de productos del mercado.

No obstante, el presidente de Google también reconoció que precisamente Apple y Google son las dos empresas que han conseguido socializar la tecnología. Hacerla accesible gracias a esos ecosistemas que han permitido que todos los dispositivos hagan de todo de un modo sencillo, rápido y eficiente. Desde aquí echamos de menos que se le preguntara por su opinión acerca de estos círculos cerrados que tantas veces a criticado en referencia a los de Cupertino.

El último guiño del debate se lo llevó Amazon. Schmidt alabó el gran trabajo de la compañía de Jeff Bezos a la hora de crear un ecosistema en torno a la lectura… aunque recordó que está basado en Android. Si podéis ver la entrevista en YouTube descubriréis que Schmidt, con el auditorio lleno, estaba encantado de haberse conocido. Muy al estilo de su otrora gran rival e ideario de todo esto, Steve Jobs.

Aplicaciones, resultados 2011

Hace ya mucho tiempo que casi todas las tecnológicas descubrieron que el gran negocio de los dispositivos móviles no reside en su hardware, sino en su entorno operativo y en todas las aplicaciones que rodean y fidelizan alrededor de ese software a los clientes. Es por ello que toca resumir en cifras el año más fructífero (hasta el momento) del mercado de aplicaciones e intentar comprender qué está ocurriendo en este dinámico mundo.

A partir de un informe llevado a cabo por la empresa holandesa Distimo que se hizo público la última semana de diciembre hemos podido saber curiosidades como que las cuatro aplicaciones más descargadas en Android y en iOS -los dos grandes rivales- coinciden. Se trata de FacebookSkypeAngry BirdsTwitter. Dos redes sociales, un juego y una aplicación de comunicación a distancia. Al final parece que, a pesar de las nuevas tecnologías seguimos considerando los modernos smartphones como herramientas para comunicarnos (y divertirnos).

Pero los datos no se refieren sólo a los dos gigantes del mercado, también incluyen los resultados de BlacBerry AppWorldOvi Store de Nokia -que en breve se «fusionará» con una de sus rivales-, Marketplace para Windows Phone 7 y la Amazon AppStore (aunque esta todavía no ha llegado a nuestro mercado). Los datos de todas estas tiendas son similares en cuanto a crecimiento -todas han duplicado su oferta en el último año a excepción de la de Microsoft, que ha crecido un 400% debido a su escaso fondo de armario anterior-, pero no en cuanto a programas disponibles.

La tienda de Apple continúa siendo la más frugal: hay todo tipo de aplicaciones para todo tipo de fines y a todos los precios. Le sigue -cada vez más cerca- el Android Market de Google y, un poco más lejos, el escaparate de Nokia. Por detrás de estos tan sólo la oferta de RIM, el Marketplace para Windows Phone -aunque con su más que segura fusión con OVI al estar Symbian en «extinción» escalará seguro varios puestos- y la tienda de Amazon. Si bien, esta última tiene como peculiaridad que es una tienda de aplicaciones Android adaptadas a las expectativas del cliente Amazon.

La juventud del mercado permite pulsarlo con bastante fidelidad. Gracias a eso se sabe que el primer mercado mundial de aplicaciones es China, donde se realizan más del 30% de las descargas. Además, se ha comprobado la tremenda sensibilidad al lanzamiento de nuevos productos. Los meses más activos fueron febrero y octubre, fechas en las que llegaron a las tiendas el iPad 2 y el iPhone 4S.

Lo más llamativo de todo es, sin embargo, que la líder en todas las plataformas -sin excepción- es la aplicación de Rovio, Angry Birds. La guerra entre pájaros y cerdos copa, además, varias posiciones del Top 10 con algunas de sus múltiples versiones. Por detrás -y a una distancia considerable- se sitúa Facebook y Skype, respectivamente.

Google Maps -que va camino de convertirse a los mapas lo que Google a internet y los buscadores-, iBooks -a pesar de estar sólo disponible para iPad y iPhone se aprovecha del «empujón» de iOS5- Fruit Ninja, Talking Tom Cat -dos juegos para los más pequeños- y Twitter cierran los puestos de honor de un negocio con miles de productos y millones de adeptos.