Nexus 2015, los smartphones según Google

Por fin llegó el día. Por fin se acabaron los rumores sobre cómo Google actualizaría sus smartphones para recuperar parte del terreno perdido frente a los fabricantes asiáticos y las ventas récord de Apple (si el 6 ha batido todos los registros, el 6S promete un éxito arrollador con más de 13 millones de unidades vendidas en pocas horas, más que ningún otro iPhone antes). La oferta, por primera vez, queda bien diferenciada. Dos terminales con dos capacidades y públicos diferentes. Si el 5X busca devolver a Google a la era dorada de los Nexus, el 6P quiere demostrar todo lo que un android de pura cepa es capaz de hacer.

Nexus 6P, al segmento premium con la ayuda de Huawei

Hace tiempo que Huawei ha dejado de ser otro fabricante chino de terminales para ser uno de los principales protagonistas del mercado. Por eso, cuando Google seleccionó al gigante para confeccionar una nueva hornada de smartphones todo el mundo se preguntaba hasta dónde podrían llegar. Por lo presentado ayer podemos decir que muy lejos.

El Nexus 6P cuenta con un cuerpo unibody de aluminio disponible en negro, blanco, color aluminio y dorado que incorpora un lector de huellas dactilares en su parte posterior y que es un guiño perfecto a las nuevas utilidades de seguridad de Android 6.

Por tamaño destaca por sus dimensiones generosas: el panel de 5,7 pulgadas obliga a unas cifras de 159,4 x 77,8 x 7,3 milímetros y a un peso de 178 gramos. Nada mal teniendo en cuenta que implementa una batería de 3.450 mAh (que en modo stamina nos alejará todo el día del enchufe sin problemas). De su exterior también destaca su cámara (menos salida de lo esperado), su flash doble, su sensor láser y una óptica para la frontal de primera. Por cierto, la resolución es QHD y los altavoces frontales tienen sonido estéreo.

En su interior trabaja un procesador Qualcomm Snapdragon 810 v2.1 (la que no se sobrecalienta exageradamente), 3 GB de RAM y de 32 a 128 GB de RAM no ampliables -si Steve Jobs levantara la cabeza-. Unas cifras excepcionales que prometen rendir al máximo gracias a que a diferencia de los demás productos del mercado, su Android 6.0 Marshmallow está libre de ninguna capa de personalización.

Solo echamos de menos un sistema de carga inalámbrico (vuelven al convencional) o un estabilizador de imagen óptico -una pena con todo lo que han mejorado las cámaras-. A cambio el terminal cuenta con un puerto de carga USB 3.0 Type-C y el sistema Quickcharge 2.0. Los precios oscilarán entre los 649 y los 749€ para la versión más «capaz».

Nexus 5X, ¿cumple lo esperado el heredero?

Por su parte, el 5X llega con la misión de suplantar el actual Nexus 5. Es cierto que ha habido otros terminales de por medio pero ninguno de ellos con el espíritu de los Nexus de antaño: gran rendimiento por poco dinero. ¿Cumple las expectativas el nuevo 5?

Fabricado por LG cuenta con un panel de 5,2 pulgadas con tecnología IPS y resolución 1080p para conseguir una densidad de píxeles de 420 ppp. Notable alto en este apartado pues el recubrimiento de seguridad Gorilla Glass 3 garantiza nitidez y resistencia por partes iguales. Como su «abuelo» cuenta con un acabado de plástico en tres colores que hace que parezca menos terminal de lo que realmente es pero que le hace ganar en ergonomía (y debería hacerle bajar el precio).

Los coreanos no han querido que su gama media-alta se quede muy detrás del 6P así que han incorporado un chip Snapdragon 808 de seis núcleos a 2 GHz con una GPU Adreno 418. Una muy buena dupla que cuenta con 2 GB RAM DDR3 y 16 o 32 GB de capacidad de almacenamiento. La batería, de 2700 mAh se ve premiada por una resolución más «normal» de la pantalla.

La cámara principal cuenta con la misma tecnología que el 6P: píxeles de 1,55 micrómetros, un formato similar a los ultrapixel de HTC -y que no tuvieron éxito- para llegar a una resolución de 12,3 megapíxeles. También incluye flash dual LED y también permite grabar vídeo 4K. La cámara secundaria cuenta con 5 Mp con un tamaño de 1,4 micrómetros por píxel. El gran pero es la ausencia del estabilizador óptico, algo que a buen seguro acabará restando rendimiento al conjunto.

Por cierto, como en su hermano mayor, el círculo que veis en su trasera es un lector de huellas que sirve para proteger mejor los contenidos del terminal así como para el uso de servicios como Google Play. Solo le vemos un problema y es que su precio de venta rondará los 479€, una cifra demasiado alta para un terminal llamado a competir con otros asiáticos que cuentan con un hardware mejor y el mismo sistema operativo. Habrá que esperar a probarlo para saber si llevar la palabra Nexus en la espalda es un factor diferencial como para abonar la diferencia.

Marshmallow, Google se sube a la nube

Parece que el nombre de la nueva distribución de Android -que llegará «en pocas semanas» según la propia empresa- tiene el nombre más adecuado de todas las que han llegado hasta ahora. Marshmallow, «malvavisco» o «nube«, un guiño a la colección de dulces que, en orden alfabético, nombran a todos los sistemas operativos móviles hasta la fecha y a la potenciación de los servicios de cloud computing que llevará a cabo la empresa de internet por excelencia.

De momento se sabe poco más que el nombre y las apuestas indican a que llegará con los dispositivos que incorporen versiones «limpias» de Android: los Nexus y los Motorola Moto E, G y X. También conocemos que los de Mountain View han invitado a los desarrolladores a que se descarguen su versión específica para adaptar sus programas.

Los pilares de esta nueva edición serán mejorar el consumo de los dispositivos -era su gran ventaja respecto a los equipos iOS y Windows pero la llegada de los terminales de mayor tamaño de Apple y que corran con el sistema operativo de Microsoft la ha eliminado- así como la personalización, programa por programa, de los ajustes de acceso de las aplicaciones.

Un nuevo paso en la creación de dispositivos a gusto del consumidor y, sobre todo, de proteger la privacidad de los usuarios, algo curioso cuando se trata de Google. Aún así, bienvenido sea. También se potenciarán los sistemas de búsqueda propios de la empresa: Now evoluciona a Now on tap y se convierte en un buscador contextual dentro de las propias aplicaciones. De forma práctica: si abrimos Now mientras reproducimos música en Spotify, el servicio buscará dentro de la aplicación.

Después de la mejora de Android One, el primer sistema operativo nacido bajo el paraguas de Alphabet ha sido diseñado para exigir menores especificaciones a los fabricantes de modo que puedan contener el precio de sus smartphones y tabletas y no se pierda cuota de mercado en los países emergentes (¿dan por perdida la batalla premium?).

Frente a la carrera por cargar de hardware a los equipos (ya hay varios en el mercado que serán renovados con 4 GB), el nuevo Android 6 correrá con tan solo 512 MB. Esto debería permitir el nacimiento de una nueva generación de terminales de acceso que lo implementen (otra cosa es cómo puedan mover las aplicaciones más pesadas) y, sobre todo, mejorará el rendimiento en los dispositivos más musculados.

Activo en más de 1.300 millones de dispositivos en todo el mundo entre smartphones y tabletas, el reto de la retrocompatibilidad con dispositivos ya en el mercado -y que va en contra de los intereses comerciales de los Samsung y compañía- parece ser el mayor obstáculo después de ver que Android 5 Lollipop no ha conseguido la implantación deseada entre los terminales con más de un año de antigüedad.